UNIDO

Retos de la industrialización en la era digital

Jostein Hauge

Si no se abordan, las asimetrías de poder en la economía mundial pueden afectar negativamente a la industrialización del Sur Global.

 

Desde los albores de la primera revolución industrial, el cambio tecnológico ha sido un enorme factor de creación y configuración de la economía mundial. El ritmo del cambio -tanto tecnológico como económico- ha sido especialmente rápido desde el inicio de la «era digital». El inicio de esta era se caracterizó por el uso generalizado de los ordenadores digitales y los avances en la tecnología de la información y la comunicación a finales del siglo XX. El final de esta era está lejos de haber terminado, ya que apenas estamos arañando la superficie del potencial de las nuevas tecnologías digitales en ámbitos como la impresión en 3D, la robótica avanzada, el análisis de grandes datos, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático. Las tecnologías digitales y su comercialización han tenido, y siguen teniendo, un enorme impacto en el desarrollo y la industrialización de las economías. Tres cuestiones en particular están dando forma a los debates actuales sobre la industrialización: 1) ¿Están surgiendo los servicios digitales como alternativa al desarrollo impulsado por la industria manufacturera en el Sur Global? 2) ¿Las tecnologías de automatización digital están desplazando los puestos de trabajo de la industria manufacturera en el Sur Global? 3) ¿Representa la expansión de las cadenas de valordigitales y globales un obstáculo para la industrialización en el Sur Global?Abordo estas tres cuestiones en un reciente artículo publicado en Third World Quarterly.1En resumen, sostengo que las respuestas a las preguntas 1 y 2 son «no», y la respuesta a la pregunta 3 es «sí». Es decir, las asimetrías de poder en la economía mundial son un obstáculo mayor para la industrialización en el Sur Global que el cambio tecnológico, en un sentido directo y explícito. La respuesta larga a estas preguntas es un poco más complicada, y se desarrollará aquí.

Por qué los servicios digitales no sustituirán a la industria manufacturera como motor del desarrollo económico

Una instantánea de las cuentas nacionales de los países de todo el mundo revela que el tamaño del sector manufacturero se está reduciendo en casi todos los países (véase la figura siguiente). todos los países (véase la figura siguiente), y está siendo sustituido por el sector servicios. Muchos servicios, especialmente los digitales, están demostrando ser motores del crecimiento de la productividad. Por ejemplo, los servicios relacionados con el software: los activos fijos son costosos (por ejemplo, granjas de servidores, sistemas de refrigeración, sitios seguros, etc.), al igual que ocurre con las operaciones de fabricación, pero los costes disminuyen rápidamente con la escala, ya que los servicios se venden en todo el mundo en un instante. De hecho, la Organización Mundial del Comercio considera que el crecimiento de la productividad del factor total de los servicios digitales entre 2005 y 2015 ha sido superior al de la fabricación en cuatro de las mayores economías del mundo.2

Sin embargo, los servicios aún no han alcanzado el potencial de las manufacturas como motor del desarrollo económico. A lo largo de la historia del capitalismo, casi todas las economías que avanzaron de una renta baja a una alta lo consiguieron desarrollando sus capacidades manufactureras.3Y esto no parece estar cambiando: un estudio reciente que incluyó una muestra de 63 países entre 1990 y 2011 descubrió que el crecimiento de la producción manufacturera estimula el crecimiento económico y de la productividad, especialmente en los países en desarrollo.4Por ello, los países que luchan por desarrollar un sector manufacturero competitivo también luchan por desarrollar sus economías.

Las cuestiones de medición también plantean dudas sobre el supuesto aumento de los servicios como proporción de la producción económica. La contribución del valor añadido y del empleo del sector manufacturero al PIB y al empleo mundiales, respectivamente, no ha cambiado mucho desde 1970. ¿Cómo conciliar esto con la cifra anterior? La respuesta es que la disminución de la proporción de la industria manufacturera en la mayoría de las economías del mundo durante las últimas décadas es simplemente el resultado de la reubicación de las actividades manufactureras en un pequeño número de economías, encabezadas por China.5En otras palabras, China está asumiendo la mayor parte de la producción manufacturera mundial y se ha convertido en la fábrica del mundo, por así decirlo. También hay que preguntarse si los servicios relacionados con la fabricación, como la investigación y el desarrollo (I+D), el diseño industrial y la comprobación de productos, que requieren conocimientos de ingeniería, deberían contarse como servicios, como ocurre actualmente en los sistemas de clasificación industrial de la mayoría de los países.

Hauge, J., y E. O’Sullivan. (2019). Inside the Black Box of Manufacturing: Conceptualizar y contabilizar la manufactura en la economía. Cambridge: Departamento de Ingeniería de la Universidad de Cambridge.

 

 

Por qué las tecnologías de automatización digital no suplantarán la mayoría de los empleos en la industria manufacturera

Cada vez se teme más que las nuevas tecnologías de automatización empiecen a desplazar puestos de trabajo a un ritmo más rápido que en el pasado, y muchos estudiosos destacan que los puestos de trabajo en el sector manufacturero (o la creación de puestos de trabajo en el sector manufacturero) en el Sur Global están especialmente en peligro.6

Si nos fijamos en los estudios de previsión que predicen el impacto de la automatización en el empleo en el futuro, lo primero y más importante que hay que señalar es que sus estimaciones varían mucho (véase la figura siguiente para una recopilación de estudios clave). Algunos de estos estudios también advierten del peligro de extrapolar la automatización al desempleo o al desplazamiento de puestos de trabajo, porque la tecnología de la automatización tiene el potencial de crear puestos de trabajo, no sólo de desplazarlos. Esto es atribuible a una serie de razones relacionadas: 1) el avance tecnológico está asociado al crecimiento de la productividad, que a su vez está asociado al crecimiento del empleo; 2) las nuevas tecnologías dan lugar a nuevas industrias y nuevos puestos de trabajo; 3) el uso de tecnologías de automatización puede hacer bajar el precio de los bienes de consumo o dar lugar a una mayor variedad de bienes de consumo. Así pues, aunque la tecnología de la automatización ha provocado y seguirá provocando desplazamientos de mano de obra y alteraciones de la misma en el futuro, hay buenas razones para ser optimistas sobre su impacto neto en el empleo. Un buen ejemplo es un reciente estudio de McKinsey, que calculó que el ordenador creó 15,8 millones de puestos de trabajo más en Estados Unidos de los que desplazó entre 1980 y 2015.7

Hauge Table 1 - updated

Fuente: Recopilación del autor.

Otra razón por la que las tecnologías de automatización digital no causarán un desplazamiento de puestos de trabajo a gran escala es que simplemente no es comercialmente viable desplegar todas estas tecnologías, especialmente en el Sur Global. Un informe reciente de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo concluye que la mayoría de los estudios existentes sobrestiman los posibles efectos adversos de la tecnología de la automatización sobre el empleo, porque no tienen en cuenta que lo que es técnicamente factible no siempre es también económicamente rentable.8En el Sur Global existen una serie de barreras adicionales para la aplicación de las tecnologías de automatización, como la falta de personal de mantenimiento capacitado, la falta de acceso al capital y una infraestructura energética poco fiable.9Un contraargumento a este punto es que la pérdida de puestos de trabajo en el Sur Global debido a la automatización se producirá sobre todo por la «deslocalización». Esto se refiere a un proceso por el cual los países de altos ingresos «retiran» la producción previamente deslocalizada debido a la disponibilidad de nuevas tecnologías de automatización en sus propios países. Sin embargo, aunque los datos demuestran que la deslocalización se produce, lo hace a pequeña escala, a menudo menor que la nueva actividad de deslocalización.10

Por qué la expansión de las cadenas de valor digitales y globales está dificultando la industrialización de los países

Desde finales del siglo XX, los procesos de producción están cada vez más fragmentados a nivel mundial, sin fronteras e interconectados, lo que ha dado lugar al concepto de cadenas de valor mundiales. La expansión de las cadenas de valor mundiales es el resultado de muchos factores, como la reducción de las barreras comerciales y de los costes de transporte. Pero el rápido avance de la tecnología digital es sin duda el más importante, y muchas cadenas de valor se centran hoy en día en la tecnología digital.

La expansión de las cadenas de valor mundiales tiene efectos tanto positivos como negativos en la industrialización del Sur Global. Entre los positivos están los beneficios de la integración en la economía mundial a través de un mayor comercio y de la entrada de inversiones extranjeras directas. China es un muy buen ejemplo de un país que ha cosechado los beneficios de esta oportunidad. Sin embargo, la expansión de las cadenas de valor mundiales11va acompañada de algunos aspectos negativos, por ejemplo, ha permitido a un pequeño número de grandes empresas transnacionales -con sede en su mayoría en el Norte Global- consolidar cuotas crecientes de beneficios en un mercado más amplio.12Esta consolidación se ve reforzada por el dominio tecnológico, la fuerte protección de los derechos de propiedad intelectual, las bajas barreras comerciales y el acceso privilegiado al capital y la mano de obra de bajo coste en todo el mundo.13

La cadena de valor del iPhone es un ejemplo elocuente de la distribución desigual del valor en una gran industria mundial. En la siguiente figura, he calculado la distribución media del valor de los iPhone lanzados entre 2010 y 2018. La cifra es nada menos que impactante. A lo largo de prácticamente todos los lanzamientos de nuevos iPhone, Apple ha estado ganando el 56% del precio final de venta al público (en promedio) sin producir o ensamblar realmente ninguno de los componentes; el 1,5% del precio final de venta al público va a la parte más intensiva en mano de obra de la etapa de producción, el ensamblaje, que se lleva a cabo principalmente en China. Esta presión sobre el valor de la mano de obra también explica las pésimas condiciones de trabajo en la industria electrónica mundial y en la mayoría de las demás industrias manufactureras mundiales, evidenciadas por los salarios inferiores al salario de reproducción social, el exceso de horas extraordinarias y las perjudiciales condiciones de salud.14

¿Y qué? Implicaciones para la política

Podría destacar una serie de políticas para aprovechar las oportunidades y hacer frente a los retos discutidos hasta ahora. Las asimetrías de poder en la economía mundial son una de las cuestiones más pertinentes, por lo que me centraré en los dos aspectos siguientes 1) cómo los países en desarrollo pueden evitar convertirse en presa de las estrategias de las empresas transnacionales, y 2) la nivelación del terreno de juego en la economía mundial.

La creación de empresas estatales es una estrategia que ha dado buenos resultados en los intentos de los países del Sur Global por disminuir su dependencia de las empresas transnacionales con sede en el Norte Global. No es un hecho que las empresas estatales tengan éxito, pero los países en desarrollo que han tenido más éxito en alcanzar parcialmente el dominio tecnológico del Norte Global -por ejemplo, China, la República de Corea y Taiwán, Provincia de China- han recurrido a las empresas estatales en cierta medida.15Esto se debe a que las empresas estatales permiten una mayor autonomía del capital multinacional, un mayor control sobre las industrias estratégicas y permiten estrategias de inversión que implican mucho riesgo para el sector privado. Es importante destacar que los países que han tenido éxito se han apoyado en el capital multinacional, además de centrarse en la creación de empresas estatales. La vinculación con las empresas transnacionales y las empresas líderes con sede en el Norte Global permitió a estos países especializarse en actividades industriales de nicho, añadiendo valor y empleo que luego se utilizó como trampolín para una mayor industrialización.

También es necesario nivelar el campo de juego en la economía mundial. Esto implica que tenemos que mirar más allá del ámbito de la política industrial nacional y en el de la política internacional, e investigar, en particular, las prácticas de las organizaciones internacionales que tienen el poder de establecer políticas y reglamentos industriales y comerciales. La Organización Mundial del Comercio es una institución importante a este respecto, y ha sido objeto de críticas durante años por proteger las tecnologías de las empresas transnacionales con sede en el Norte Global y por limitar el «espacio político» que tienen los países del Sur Global para transferir tecnología de las empresas extranjeras a la economía nacional y fomentar las industrias nacionales.1617(Capítulo 5.1). Addis Abeba, Etiopía: Comisión Económica para África. Esto significa que tenemos que apelar a las organizaciones internacionales, como la Organización Mundial del Comercio, para que dejen más espacio a los países del Sur Global para aplicar políticas comerciales e industriales estratégicas.

Previously posted at :