GBM

El aumento de la inclusión financiera digital durante la pandemia de la COVID-19

Leora Klapper y Yira Mascaró

Cuando empezó la pandemia de la COVID-19, los Gobiernos se apresuraron a brindar ayuda financiera a los ciudadanos, utilizando frecuentemente diversos canales digitales. Al mismo tiempo, el distanciamiento social obligó a buscar alternativas al dinero en efectivo y a las compras presenciales. Estos cambios alimentaron las expectativas de que la pandemia crearía un aumento general de la inclusión financiera digital.

Un nuevo estudio del Banco Mundial analiza hasta qué punto la pandemia ha cambiado la forma en que la gente efectúa los pagos a comerciantes en la región de América Latina y el Caribe (ALC). Según nuestros cálculos, el 11% de los adultos en ALC —aproximadamente 50 millones de personas— adoptó la modalidad de pagos digitales en comercios durante el primer año de la pandemia , con una proporción de nuevos individuos que adoptaron tecnologías digitales que oscila entre el 15% de los adultos en Argentina y Costa Rica y aproximadamente la mitad de ese porcentaje en El Salvador y Jamaica (gráfico 1).

Gráfico 1: En ALC, 50 millones de adultos adoptaron los pagos digitales a comerciantes por primera vez durante la pandemia de la COVID-19

Porcentaje de adultos que utilizaron una tarjeta, un teléfono móvil o internet en una tienda por primera vez en 2020.

Porcentaje de adultos que utilizaron una tarjeta, un teléfono móvil o internet en una tienda por primera vez en 2020

 

Nuestras estimaciones se basan en encuestas representativas a nivel nacional que abarcaron 14.000 adultos y se efectuaron en 14 economías de ALC en 2020. En México y Argentina pudimos recolectar datos más detallados sobre una gama más amplia de casos de uso de pagos digitales; estos resultados se analizarán más detenidamente en un próximo blog post. Los sondeos fueron realizados por Gallup, Inc. en asociación con la Encuesta Mundial de Gallup, y en coordinación con el equipo de Global Findex.

Proporcionamos cifras recientes sobre el número de adultos que utilizan de forma habitual los pagos digitales en comercios, ya sea en tiendas o en línea. Entendemos por pagos digitales en comercios como el uso de una tarjeta, un teléfono móvil o internet para realizar una compra en línea o en una tienda. Los datos indican que alrededor de 4 de cada 10 adultos utilizan este tipo de pagos en la región. El uso de los pagos digitales en comercios varía desde menos del 20% de los adultos en Nicaragua y El Salvador hasta más del 45% en Argentina, Brasil, Costa Rica y Venezuela (gráfico 2).Los resultados también muestran desigualdades, con un mayor uso de los pagos digitales en comercios entre los hombres y la población de mayores ingresos frente a las mujeres y las personas de menores ingresos. 

Gráfico 2: El uso de los pagos digitales a comerciantes varía en la región de ALC

Porcentaje de adultos que realizaron pagos digitales en línea o en una tienda en 2020

 

Porcentaje de adultos que realizaron pagos digitales en línea o en una tienda en 2020

 

La propagación de los servicios financieros digitales durante la pandemia es una buena noticia. Los sistemas financieros digitales ayudan a aliviar la pobreza al aumentar la velocidad, la seguridad y la transparencia de las transacciones. Crean un espacio para el desarrollo de productos financieros sostenibles que permiten brindar servicios a los grupos vulnerables y de bajos ingresos mediante la eliminación de barreras, como la falta de un documento de identificación personal, los ingresos formales y la distancia geográfica.

Sin duda, la rápida proliferación de los servicios financieros digitales también aumenta los riesgos de fraude y abuso. Cuando los adultos no bancarizados se incorporan por primera vez al sistema financiero formal, la protección de los consumidores —y el diseño eficaz de los productos— son de vital importancia. 

Sin embargo, la tendencia reciente hacia los pagos digitales puede resultar ser de carácter temporal. Las investigaciones al respecto concluyen que las epidemias aumentan la probabilidad de que los individuos realicen transacciones a través de internet, cuentas bancarias móviles y cajeros automáticos, pero que estos cambios suelen ser de corto plazo en lugar de persistir en el tiempo, y que la adopción digital tiende a ser mayor entre los jóvenes con ingresos relativamente elevados. De hecho, nuestra propia encuesta muestra que aproximadamente 1 de cada 2 usuarios de pagos digitales a comerciantes preferiría realizar las transacciones en efectivo (gráfico 3).

Gráfico 3: Alrededor de la mitad de los nuevos usuarios que adoptaron pagos digitales quieren volver a usar dinero en efectivo

Porcentaje de adultos que utilizaron una tarjeta, un teléfono móvil o internet para realizar un pago en una tienda por primera vez en 2020

Porcentaje de adultos que utilizaron una tarjeta, un teléfono móvil o internet para realizar un pago en una tienda por primera vez en 2020

Es demasiado pronto para hacer afirmaciones generales sobre el impacto de la pandemia en los servicios financieros digitales. Por ahora, solo disponemos de datos sobre América Latina y el Caribe, Europa y Asia central. En junio publicaremos la próxima base de datos Global Findex, que incorporará un conjunto más amplio de preguntas y abarcará a todas las regiones en desarrollo. Además, no dejes de consultar un análisis más detallado acerca de Argentina y México en nuestro próximo blog post. Haz clic aquí para ver los nuevos datos y leer nuestra nota de política

 

Previously posted at :