Noticias, comercio electrónico, economía digital

Actualmente tres cuartas partes de los adultos tienen una cuenta bancaria o de dinero móvil, además de observarse una menor disparidad de género en la tenencia de cuentas

La pandemia de COVID-19 ha estimulado la inclusión financiera, lo que generó un gran aumento en la adopción de pagos digitales en el contexto de una expansión a nivel mundial de los servicios financieros formales. Esta expansión, a su vez, creó nuevas oportunidades económicas, lo que contribuyó a reducir las disparidades de género en la tenencia de cuentas, además de generar resiliencia en los hogares para lograr una mejor gestión de las crisis financieras, de acuerdo con la base de datos Global Findex 2021.

Al 2021, el 76 % de los adultos a nivel mundial contaban con una cuenta en un banco, otra institución financiera o por medio de un proveedor de dinero móvil, lo que marca un aumento en relación con el 68 % que se registraba en 2017 y al 51 % registrado in 2011. Cabe destacar que el aumento en la tenencia de cuentas se dio con una distribución equitativa en muchos más países. Si bien, en estudios anteriores de Findex durante la última década, gran parte del crecimiento se concentraba en India y China, el estudio de este año indica que el porcentaje de tenencia de cuentas aumentó en dos dígitos en 34 países a partir de 2017.

La pandemia también ha generado un mayor uso de los pagos digitales. En economías de ingreso bajo y mediano (sin incluir a China), más del 40 % de los adultos que realizaron pagos a comercios minoristas en tiendas o en línea con una tarjeta, un teléfono o Internet lo hicieron por primera vez desde el inicio de la pandemia. Lo mismo ocurrió con más de una tercera parte de los adultos en todas las economías de ingreso bajo y mediano que pagaron una factura de servicios públicos directamente desde una cuenta formal. En India, más de 80 millones de adultos realizaron su primer pago digital a comercios minoristas tras el inicio de la pandemia, mientras que en China lo hicieron más de 100 millones de adultos.

En la actualidad, dos terceras partes de los adultos de todo el mundo realizan o reciben pagos digitales, mientras que la proporción en las economías en desarrollo subió del 35 % en 2014 al 57 % en 2021. En dichas economías, el 71 % de los adultos tienen una cuenta en un banco, en otra institución financiera o por medio de un proveedor de dinero móvil, lo cual representa un aumento con respecto al 63 % que se registraba en 2017 y al 42 % registrado en 2011. Las cuentas de dinero móvil generaron un gran aumento en la inclusión financiera en África subsahariana.

“La revolución digital ha catalizado aumentos en el acceso y el uso de los servicios financieros en todo el mundo, lo que ha significado una transformación en las formas en que las personas realizan y reciben pagos, concretan préstamos y ahorran”, señaló David Malpass, presidente del Grupo Banco Mundial“La creación de un entorno normativo propicio, la promoción de la digitalización de los pagos y la mayor expansión del acceso a cuentas y servicios financieros formales para las mujeres y los sectores pobres son algunas de las prioridades normativas para mitigar los reveses sufridos en materia de desarrollo a causa de las múltiples crisis actualmente en curso”.

Por primera vez desde que se dio inicio a la base de datos Global Findex en 2011, el estudio indicó una reducción de las disparidades de género en la tenencia de cuentas, lo que se traduce en mayor privacidad, seguridad y control del dinero para las mujeres. Desde el último estudio de 2017, la disparidad presentó una disminución de 7 a 4 puntos porcentuales a nivel mundial y de 9 a 6 puntos porcentuales en los países de ingreso bajo y mediano.

Ahora cerca del 36 % de los adultos en economías en desarrollo reciben en una cuenta pagos de salarios o del Gobierno, pagos por ventas de productos agrícolas o pagos de remesas internas. Los datos sugieren que recibir un pago en una cuenta en vez de dinero en efectivo puede servir como puntapié inicial para que las personas comiencen a utilizar el sistema financiero formal: el 83 % de las personas que recibieron pagos digitales también usaron sus cuentas para realizar pagos digitales. Alrededor de dos terceras partes usaron su cuenta para la gestión de caja, mientras que cerca del 40 % la usaron para ahorrar, lo cual fomenta el crecimiento del ecosistema financiero.

A pesar de los avances, muchos adultos de todo el mundo aún no cuentan con una fuente confiable de dinero para emergencias. Solo cerca de la mitad de los adultos en economías de ingreso bajo y mediano afirmaron que podían acceder a dinero adicional durante una emergencia con poca o ninguna dificultad, y que suelen recurrir a fuentes de financiamiento poco confiables, como familiares y amigos.

“El mundo tiene una oportunidad crucial de crear una economía más inclusiva y resiliente y de generar un camino hacia la prosperidad para miles de millones de personas”, afirmó Bill Gates, copresidente de la Fundación Bill y Melinda Gates, una de las organizaciones que financian la base de datos Global Findex. “Al invertir en infraestructuras y tecnologías públicas digitales para los sistemas de pagos y de identificación y al actualizar las regulaciones para fomentar la innovación y proteger a los consumidores, los Gobiernos pueden aprovechar el progreso informado en Findex y ampliar el acceso a los servicios financieros para todas aquellas personas que los necesitan”.

En África subsahariana, por ejemplo, la falta de un documento de identidad sigue siendo un importante obstáculo que atenta contra la tenencia de cuentas de dinero móvil para el 30 % de los adultos que no poseen cuentas, lo que sugiere una oportunidad para invertir en sistemas de identificación accesibles y confiables. Más de 80 millones de adultos que no poseen una cuenta siguen recibiendo pagos del Gobierno en efectivo; la digitalización de algunos de estos pagos podría permitir ahorrar dinero y reducir la corrupción. Aumentar la tenencia y el uso de cuentas requerirá de confiabilidad en los proveedores de servicios financieros, confianza en el uso de productos financieros, un diseño personalizado de productos y un marco de protección al consumidor sólido y de cumplimiento efectivo.

La base de datos Global Findex, que realizó un sondeo sobre cómo personas de 123 economías usaron los servicios financieros durante 2021, es una iniciativa del Banco Mundial que se publica cada tres años en colaboración con Gallup, Inc.

Perspectivas regionales: 

Perspectivas regionales de Global Findex 2021

Asia oriental y el Pacífico

En Asia oriental y el Pacífico, la inclusión financiera se divide en dos partes: por un lado, lo que sucede en China y, por otro, lo que sucede en las demás economías de la región. En China, el 89 % de los adultos tienen una cuenta y el 82 % de estos la usó para realizar pagos digitales a comercios minoristas. En el resto de la región, el 59 % de los adultos tienen una cuenta y el 23 % de estos realizaron pagos digitales a comercios minoristas, de los cuales el 54 % lo hizo por primera vez después del comienzo de la pandemia de COVID-19. En Camboya, Myanmar, las Filipinas y Tailandia, se obtuvieron aumentos de dos dígitos en la tenencia de cuentas; mientras que el nivel de las disparidades de género en la región continúa siendo bajo, en 3 puntos porcentuales, las disparidades entre adultos ricos y pobres es de 10 puntos porcentuales.

Europa y Asia central

En Europa y Asia central, la tenencia de cuentas aumentó en 13 puntos porcentuales desde 2017 hasta llegar al 78 % de adultos. El uso de pagos digitales es robusto, dado que cerca de tres cuartas partes de los adultos usaron una cuenta para realizar o recibir un pago digital. La COVID-19 impulsó un mayor uso para el 10 % de los adultos que realizaron un pago digital a un comercio minorista por primera vez durante la pandemia. La tecnología digital podría aumentar aún más el uso de cuentas para los 80 millones de adultos bancarizados que continuaron realizando pagos a comercios minoristas solo con dinero en efectivo, incluidos 20 millones de adultos bancarizados en Rusia y 19 millones de adultos bancarizados en Türkiye, las dos economías más importantes de la región.

América Latina y el Caribe

En América Latina y el Caribe, se observó un aumento de 18 puntos porcentuales en la tenencia de cuentas desde 2017, el mayor aumento de todas las regiones en desarrollo a nivel mundial, lo que resultó en que un 73 % de la población adulta sea titular de una cuenta. Los pagos digitales son de una importancia clave, dado que el 40 % de los adultos realizaron pagos digitales a comercios minoristas, incluido el 14 % de adultos que realizaron dichas operaciones por primera vez durante la pandemia. Asimismo, la COVID-19 impulsó la adopción digital para el 15 % de los adultos que realizaron su primer pago de facturas de servicios públicos directamente desde su cuenta por primera vez durante la pandemia, más del doble con respecto al promedio en países en desarrollo. Aún existen oportunidades para un uso aún mayor de los pagos digitales, dado que 150 millones de adultos bancarizados realizaron pagos a comercios minoristas solo en efectivo, incluidos más de 50 millones de adultos bancarizados en Brasil y 16 millones de adultos bancarizados en Colombia.

Oriente Medio y Norte de África

La región de Oriente Medio y Norte de África ha progresado en la reducción de la disparidad de género en la tenencia de cuentas de 17 puntos porcentuales en 2017 a 13 puntos porcentuales: ahora el 42 % de las mujeres tienen una cuenta en comparación con el 54 % de los hombres. Existe un gran abanico de oportunidades para aumentar ampliamente la tenencia de cuentas si se digitalizan los pagos que actualmente se realizan en efectivo, como los pagos de productos agrícolas y los salarios del sector privado (alrededor de 20 millones de adultos que no poseen cuentas en la región recibieron salarios del sector privado en efectivo, incluidos 10 millones en la República Árabe de Egipto). Otra oportunidad reside en lograr que las personas adopten modos de ahorro formales, dado que cerca de 14 millones de adultos que no poseen cuentas en la región, incluidos 7 millones de mujeres, ahorraron a través de métodos semiformales.

Asia meridional

En Asia meridional, el 68 % de los adultos tienen una cuenta, una proporción que no ha cambiado desde 2017, aunque existe una gran variación en la región. En India y Sri Lanka, por ejemplo, el 78 % y el 89 % de los adultos, respectivamente, tienen una cuenta. Sin embargo, existe un aumento en el uso de cuentas como resultado de los pagos digitales: el 34 % de los adultos usaron su cuenta para realizar o recibir un pago, lo cual representa una suba respecto del 28 % que se registraba en 2017. Los pagos digitales presentan una oportunidad para aumentar tanto la tenencia de cuentas como su uso, dada la continua predominancia del dinero en efectivo, incluso entre los propietarios de cuentas, para realizar pagos a comercios minoristas.

África subsahariana

En África subsahariana, la adopción del dinero móvil continuó en aumento, tal es así que el 33 % de adultos poseen una cuenta de dinero móvil en la actualidad, una proporción tres veces mayor que el promedio mundial del 10 %. Si bien los servicios de dinero móvil se diseñaron originalmente para hacer posible que las personas envíen remesas a amigos y familiares de otras partes del país, la adopción y el uso se han expandido más allá de ese propósito. De hecho, en 2021, 3 de cada 4 propietarios de cuentas móviles realizaron o recibieron al menos un pago no presencial y el 15 % de los adultos usaron su cuenta de dinero móvil para ahorrar. Las oportunidades para aumentar la tenencia de cuentas en la región incluyen digitalizar los pagos en efectivo para los 65 millones de adultos que no poseen cuentas y que reciben pagos por productos agrícolas, así como ampliar la tenencia de teléfonos móviles, dado que la falta de un teléfono se menciona como obstáculo para la adopción de cuentas de dinero móvil. Los adultos de la región se preocupan más por pagar los aranceles escolares que los adultos de otras regiones, lo que sugiere la oportunidad de implementar políticas o productos que posibiliten los ahorros orientados a la educación.

Tras más de dos años de pandemia queda clara la aceleración de la digitalización en gran parte de la economía mundial. Con la tecnología a sus pies, la sociedad, el sistema productivo y el estado cuentan ahora con mayores opciones para aprovechar las oportunidades que ofrece la red. El inédito avance de la virtualidad ha naturalizado los trabajos híbridos, las jornadas laborales flexibles y la difusión de nuevos servicios sin contacto físico.

Las órdenes de confinamiento y el distanciamiento social adelantaron el futuro: consultas al médico por videollamada, servicios financieros por aplicaciones digitales, y hasta clases de gimnasia sin salir del hogar.

El vigor de los servicios digitales explica que muchos empresarios consideren que América Latina y el Caribe (ALC) se encamina a un nuevo modelo de crecimiento. El boom de inversiones sin precedentes en startups y la irrupción de empresas unicornio, son dos señales muy sugerentes al respecto.

Sin embargo, el sector es muy heterogéneo. A diferencia de los servicios tradicionales como el turismo y el transporte, los no tradicionales, como aquellos basados en conocimiento que se apoyan en la digitalización y en capital humano muy calificado, se caracterizan por una demanda global más dinámica e impulsan mayores efectos de derrame en la economía. Los ejemplos más prominentes en ALC van desde los servicios empresariales, hasta el desarrollo de software, biotecnología o industrias creativas, como audiovisuales o videojuegos.

Para tomar el pulso de la región en esta revolución, en un estudio realizado con mi colega Cloe Ortiz de Mendívil presentamos evidencia sobre tendencias, costos y políticas comerciales relacionadas con el universo de los servicios. En el trabajo destacamos la importancia de modernizar los marcos normativos de la región para impulsar la competitividad de la región en el mercado global, y desencadenar así un poderoso vector de desarrollo.

Rápida expansión

La creciente importancia de los servicios en la economía de ALC es muy visible. Antes de la irrupción de la pandemia, el valor agregado en los servicios (entendido como el valor generado en la producción, incluyendo la contribución de la mano de obra y del capital) ya representaba el 58% del Producto Interno Bruto (PIB), y en 2019 el sector empleaba a un 64% del total de la fuerza laboral.

Entre 2005 y 2019, el comercio de servicios (importaciones y exportaciones) registró un crecimiento promedio anual de 6,1%, una cifra más alta que la media del comercio de bienes. Solo en 2019, el comercio de servicios fue de US$ 377 mil millones. En el mismo periodo el peso de las exportaciones de servicios en el PIB se duplicó, al saltar de 1,9% a 3,8%.

Otro dato que nos habla del ascenso del sector: en 2019, las ventas globales de servicios representaron en promedio casi el 15% de las exportaciones totales de ALC; una media que oculta máximos superiores al 40% en el Caribe y Centroamérica.

Desafíos en la competitividad global

El formidable desempeño del sector, sin embargo, tuvo un techo por debajo del potencial. Una mirada más precisa revela por ejemplo que la especialización de ALC está aún concentrada en los servicios tradicionales, como viajes (turismo) y transporte (de mercancías), que representan cerca del 60% del total.

Exportaciones de servicios por segmento competitivo en %, 2013-2018

Fuente: Giordano and Ortiz de Mendívil (2022).
Nota: Siendo los datos primarios de México incompletos, los resultados deben considerarse indicativos.

 

El estudio expone los desafíos de competitividad de la región al descomponer las exportaciones de servicios de 2013 a 2018 en cuatro segmentos: estratégico (crece la cuota de mercado y la demanda es dinámica), maduro (crece la cuota de mercado, pero la demanda es estable o en contracción), desaprovechado (baja la cuota de mercado en sectores con demanda dinámica), y en declive (baja la cuota de mercado en sectores con baja demanda).

Encontramos, por ejemplo, que ALC ganó participación principalmente en segmentos maduros (50%), sobre todo en los viajes, y solo marginalmente en los estratégicos (1%), como los cargos por el uso de propiedad intelectual. Asimismo, perdió participación en rubros del segmento desaprovechado (26%), como en el caso de los servicios empresariales, como los relacionados a la consultoría, la atención al cliente o la gestión de los recursos humanos.

Los beneficios de reducir los costos comerciales

Para aprovechar el potencial del comercio global de servicios es imperativo reducir los costos regulatorios y de acceso a los mercados externos.

Según nuestras estimaciones, los costos totales del comercio de servicios (como por ejemplo tarifas equivalentes, barreras no arancelarias, así como gastos relacionados a la transmisión del servicio) son extremadamente altos para el proveedor promedio de ALC. Si bien hubo una baja de 259% en 2005 a 251% en 2015, siguen ubicándose en valores más elevados que los de Asia (203%), la Unión Europea (192%) y Estados Unidos (151%), y en comparación a aquellos relacionados con la exportación de mercancías.

En lo específico, los índices de la OCDE permiten evaluar las restricciones en el comercio de servicios general y digital. Reflejan obstáculos relacionados con la trasparencia regulatoria, la competencia, el acceso al mercado de empresas y personas o regulaciones específicas para el comercio digital que perjudican la conectividad, las transacciones electrónicas y la protección de la propiedad intelectual, tan solo para mencionar algunos.

La comparación de la región con las mejores prácticas mundiales revela oportunidades de reformas, pero también casos de éxito. Por ejemplo, Costa Rica resulta ser el país con el menor nivel de restricciones en el comercio digital en la muestra mundial.

Estas estimaciones tienen implicancias concretas para la formulación de las políticas. La evidencia empírica indica, por ejemplo, que una reducción de 10% en el nivel de las restricciones contribuye a una disminución de los costos comerciales de cerca del 3% y a una expansión de casi el 5% de las exportaciones de servicios.

Prioridades estratégicas

Para impulsar un proceso de crecimiento basado en las exportaciones de servicios, la región debería enfocarse en cuatro prioridades estratégicas:

  • Es imprescindible invertir en la generación de una base de información sobre el comercio de servicios que sea confiable, detallada, desagregada y comparable internacionalmente. Esto es clave para que los hacedores de políticas no naveguen a ciegas en un sector clave para la recuperación económica.
  • Para incidir en ecosistemas complejos como los de los servicios, las políticas comerciales, de innovación, educación, conectividad y regulación bancaria, por citar algunas, no pueden operar en silos. Es necesaria una articulación inteligente orientada a reducir los costos comerciales y posicionar a las empresas competitivamente en el mercado global.
  • La competitividad de los servicios depende principalmente del talento de las personas. Invertir en actividades de formación del capital humano diseñadas en función de la demanda dinámica de las empresas es central.
  • La tendencia hacia la digitalización del comercio de servicios está transformando la definición de las reglas del juego a nivel internacional. Es urgente que la región actualice las capacidades de los negociadores y modernice la arquitectura regulatoria por medio de tratados de última generación, aprovechando el potencial de la integración regional.

En resumen, el comercio de servicios está en el centro de una aceleración digital provocada por la pandemia. Los empresarios latinoamericanos están convencidos de que pueden ser jugadores globales y los inversores de riesgo están tomando nota del talento de la región. Corresponde ahora que los gobiernos diseñen políticas públicas de última generación que reduzcan los costos comerciales y desencadenen el potencial de la digitalización. El BID cuenta con las mejores prácticas operativasredes empresariales y foros especializados para acompañar a la región en este desafío clave para la recuperación pospandemia.

  • BID lanza estudio que mapea las principales brechas de género en la transformación digital
  • Participación de las mujeres en la transformación digital de sus organizaciones es limitada por falta de capacidades y competencias digitales
  • El acceso al financiamiento es una de las principales barreras que enfrentan las mujeres emprendedoras en el ámbito digital

Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), BID Invest y BID Lab reveló que un 62 por ciento de los representantes de las principales instituciones y entidades vinculadas al ámbito digital en América Latina y el Caribe considera que la brecha digital de género es un problema en sus respectivos países, y que la baja participación de las mujeres en los procesos de transformación digital es un reto por la falta de habilidades y competencias necesarias.

Por ser un desafío de desarrollo relevante para la región, los gobiernos de la región necesitan implementar políticas públicas específicas para reducir la brecha de género en la transformación digital empresarial, de acuerdo con encuestas inéditas y análisis de investigaciones recientes contenidas en el estudio La dimensión de género en la transformación digital empresarial de América Latina y el Caribe.

La encuesta reveló que la participación de las mujeres en los procesos de transformación digital en las organizaciones fue de menos de 50 por ciento en aproximadamente la mitad de las organizaciones encuestadas, las que señalaron la falta de habilidades y competencias digitales necesarias como una de las razones principales.

El estudio mapea las principales brechas de género en los procesos de digitalización de las empresas y señala que los gobiernos pueden ayudar a resolver este problema a través de políticas públicas que aumenten el acceso y el uso de tecnologías digitales por parte de las mujeres y reduzcan las brechas relacionadas a la participación femenina en empleos digitales.

“Queremos que los procesos de transformación digital sean guiados por políticas públicas fuertes que promuevan una mayor inclusión de género pues eso ayudará a que nuestra región acelere su crecimiento y promueva el desarrollo equitativo y justo’’, indicó Jessica Bedoya, Jefa de Gabinete y Oficial Principal de Estrategia en el BID.

“Este estudio ofrece una hoja de ruta para que los gobiernos incorporen la equidad en sus agendas digitales y refuerza el compromiso establecido en la Visión 2025 del Grupo BID de promover la equidad de género y avanzar en la transformación digital de la región.”

Actualmente dos tercios de los países de América Latina y el Caribe no contemplan la dimensión de género en los pilares transversales a la hora de diseñar políticas públicas eficientes en transformación digital empresarial.

Cuestionados sobre las principales barreras a las que se enfrentan las mujeres emprendedoras del ámbito digital, la mayoría de los encuestados y encuestadas (73,6 por ciento) señala el acceso a financiamiento. Se han investigado las causas por las que las mujeres no emprenden más en el ámbito digital y la más común es la elevada carga y las responsabilidades familiares que asumen las mujeres (70 por ciento). Además, una amplia mayoría de las personas entrevistadas (80,2 por ciento) considera que la inversión en negocios digitales propiedad de mujeres es inferior a la que obtienen los negocios cuyos propietarios son hombres.

Los datos de la encuesta se basan en las respuestas de agentes que lideran las agendas de transformación digital en 20 países de América Latina y el Caribe y en el análisis de las políticas públicas digitales de 27 países de la región. En total, se han recibido 416 respuestas al cuestionario general de la encuesta entre octubre y noviembre de 2021.

Otras brechas de género

En términos de acceso, en más de la mitad de los países de la región el porcentaje de hombres que accede a internet es superior al de mujeres. En el caso de la conectividad móvil, el 70 por ciento de los países cuenta con porcentajes de usuarios masculinos superiores al de femeninos. Los principales factores que contribuyen a la brecha de acceso desde el lado de la demanda son el nivel educativo, la presencia de hijos/as en el hogar, el empleo y las condiciones socioeconómicas. Desde el lado de la oferta el principal factor es la falta de asequibilidad de los servicios de telecomunicaciones y de los dispositivos de acceso.

El estudio también indica que las mujeres cuentan con menor formación en tecnologías digitales y confían menos en sus habilidades digitales tecnológicas, lo que las lleva a hacer un uso más limitado de dichas tecnologías.

En términos de brecha de género en empleos digitales, el estudio alerta que este problema se está agudizando con el paso del tiempo, especialmente por causa de los altos niveles de informalidad laboral en la región y de los impactos de la pandemia del COVID-19 sobre los niveles femeninos.  Las mujeres representan 32 por ciento de los empleados en el sector de información y comunicación en la región.

Por último, el estudio señala que la limitada participación de las mujeres en la transformación digital también es afectada por sesgos comportamentales de las propias mujeres y del sector digital, que es dominado por hombres, además de la limitada participación de las mujeres en los puestos de decisión en las empresas.

Recomendaciones de política pública

El estudio recomienda diversos tipos de política pública para impulsar la participación femenina en el ámbito digital. En términos generales, las recomendaciones apuntan a la necesidad de cambiar la cultura a través de campañas de sensibilización y educación temprana igualitaria en disciplinas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM por sus siglas en inglés) y fomentar una cultura de la autocapacitación y capacitación continua en tecnologías digitales.

Para el sector público, el estudio recomienda acelerar el despliegue de infraestructuras digitales y reducir la brecha de género en capacidades digitales, especialmente en las zonas rurales. También recomienda fomentar las vocaciones digitales entre las mujeres y concientizar al sector privado sobre la enorme pérdida de valor que supone el no contar con el talento femenino en el proceso de transformación digital empresarial.

El estudio sugiere que los países promuevan cambios legislativos para que las cargas familiares se distribuyan de forma más equitativa entre las personas responsables de los hogares y que, a la hora de financiar proyectos de emprendimiento mediante convocatorias públicas, los gobiernos hagan un esfuerzo de considerar el mismo número de propuestas de hombres y mujeres.

Para el sector privado, la publicación recomienda que las empresas desarrollen políticas de igualdad de género y utilicen las analíticas de datos para diseñar políticas de igualdad. En términos de contratación, las empresas deben garantizar que la candidatura a ciertos puestos en la organización sea equitativa y utilizar currículos ciegos, sin referencia al género de la persona que es candidata.

Para aumentar las oportunidades de carrera para las mujeres, las empresas deben considerar la implementación de mecanismos de trabajo flexible o híbridos, la creación de programas de mentoría para incentivar más mujeres a desarrollar sus capacidades digitales y la adopción de medidas de upskilling y reskilling para facilitar la actualización y reconversión de las habilidades digitales de las mismas.

Finalmente, el estudio recomienda crear fondos o programas específicos para facilitar el acceso al financiamiento a mujeres emprendedoras. Estos programas deben ser diseñados de modo que puedan mitigar el posible efecto indeseado de dejar a estas mujeres fuera de los circuitos normales de acceso a financiamiento.

Sobre el BID

El Banco Interamericano de Desarrollo tiene como misión mejorar vidas. Fundado en 1959, el BID es una de las principales fuentes de financiamiento a largo plazo para el desarrollo económico, social e institucional de América Latina y el Caribe. El BID también realiza proyectos de investigación de vanguardia y ofrece asesoría sobre políticas, asistencia técnica y capacitación a clientes públicos y privados en toda la región.

Sobre BID Invest

BID Invest, miembro del Grupo BID, es un banco multilateral de desarrollo comprometido a promover el desarrollo económico de sus países miembros en América Latina y el Caribe a través del sector privado. BID Invest financia empresas y proyectos sostenibles para que alcancen resultados financieros y maximicen el desarrollo económico, social y medio ambiental en la región. Con una cartera de US$14.8 millones en activos bajo administración y 376 clientes en 25 países, BID Invest provee soluciones financieras innovadoras y servicios de asesoría que responden a las necesidades de sus clientes en una variedad de sectores.

Sobre BID Lab

BID Lab es el laboratorio de innovación del Grupo Banco Interamericano de Desarrollo, la principal fuente de financiamiento y conocimiento para el desarrollo enfocada en mejorar vidas en América Latina y el Caribe. El propósito de BID Lab es impulsar innovación para la inclusión en la región, movilizando   financiamiento, conocimiento y conexiones para probar soluciones del sector privado en etapas tempranas con potencial de transformar la vida de poblaciones vulnerables por condiciones económicas, sociales y ambientales. Desde 1993 BID Lab ha aprobado más de US$ 2 mil millones en proyectos desplegados en 26 países de América Latina y el Caribe.

Los Ministros de Australia, el Japón y Singapur, países coorganizadores de las negociaciones sobre el comercio electrónico celebradas en la OMC, se han felicitado de los buenos resultados alcanzados por los participantes en el marco de la iniciativa. En una declaración publicada el 13 de junio, durante la Duodécima Conferencia Ministerial de la OMC, subrayaron la importacia de la elaboración de normas mundiales sobre el comercio electrónico y, junto con Suiza, pusieron en marcha el Marco de Creación de Capacidad sobre el Comercio Electrónico para reforzar la inclusión digital y ayudar a los países en desarrollo y a los países menos adelantados a aprovechar las oportunidades que brinda el comercio digital.

Los Ministros destacaron el compromiso de los participantes de llegar a un acuerdo sobre un conjunto de normas mundiales para el comercio digital lo más rápidamente posible y de asegurar que esas normas ayuden a los países en desarrollo y a los países menos adelantados a aprovechar las oportunidades que brinda la economía digital.

En su declaración, los Ministros reconocieron los obstáculos a que hacen frente los países en desarrollo y menos adelantados que tratan de beneficiarse de la economía digital. Dijeron que el Marco de Creación de Capacidad sobre el Comercio Electrónico ayudará a estos países a abordar mejor esos obstáculos y aprovechar los beneficios del comercio digital.

El Marco ofrecerá una amplia gama de actividades de asistencia técnica, formación y creación de capacidad para apoyar la participación de los países en las negociaciones sobre el comercio electrónico,  incluso mediante un nuevo Fondo de Asesoramiento Digital y Asistencia al Comercio, al que aportan financiación Australia y Suiza, y del apoyo a la creación de capacidad digital que prestan el Japón, a través del Organismo de Cooperación Internacional del Japón (JICA) y de la Organización de Comercio Exterior del Japón (JETRO), y Singapur, a través del Programa de Singapur-OMC de Capacitación de Terceros Países.

Los coorganizadores subrayaron que la inclusión sigue siendo un principio importante en las negociaciones, como pone de manifiesto la labor inclusiva y transparente del Grupo, que está abierto a todos los Miembros.

Los coorganizadores señalaron que 105 asociaciones comerciales de todo el mundo han pedido que se mantenga la moratoria multilateral sobre la imposición de derechos de aduana a las transmisiones electrónicas. Dijeron que es fundamental que la iniciativa dé carácter permanente a esta práctica entre los participantes en las negociaciones.

Los Ministros afirmaron que están decididos a concluir oportunamente las negociaciones, y los coorganizadores distribuirán un texto de negociación refundido revisado a finales de 2022.

En la actualidad, participan en las negociaciones sobre el comercio electrónico 86 Miembros de la OMC, que representan más del 90% del comercio mundial.

La declaración completa puede consultarse aquí.

BID Lab, el laboratorio de innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), hace una convocatoria para encontrar soluciones innovadoras que hagan uso de los tokens digitales para impulsar la conservación de la biodiversidad y favorecer la acción climática. La Convocatoria de innovación Tokens digitales para la biodiversidad cuenta con la colaboración del Laboratorio de Capital Natural, la ventanilla única del Grupo BID para impulsar la innovación financiera en capital natural, y con el apoyo de LACChain, la alianza global liderada por BID Lab para el desarrollo de blockchain en América Latina y el Caribe (ALC).

Los tokens digitales, criptoactivos o activos puramente digitales pueden convertirse en amplificadores de acciones que detengan y reviertan la pérdida de biodiversidad y promuevan soluciones respetuosas con la naturaleza. Sin embargo, las posibilidades de estos instrumentos en este campo apenas han sido exploradas a nivel global y mínimamente en ALC, una región que posee el 40% de la diversidad biológica mundial, el 30% del agua potable disponible en la tierra y casi el 50% de los bosques tropicales del mundo.

BID Lab, plenamente alineado con el impulso de acciones contra el cambio climático establecido por la Visión 2025 del Grupo BID, lanza esta convocatoria para explorar las posibilidades de los tokens digitales y la dirige a startups, pymes, fundaciones, organizaciones sin ánimo de lucro, corporaciones, universidades, think tanks, agencias públicas de innovación, aceleradoras y otras organizaciones con experiencia en la temática con modelos listos para ser implementados, debidamente registradas y ubicadas en alguno de los 26 países prestatarios del BID. Podrán asimismo participar organizaciones procedentes de los países no prestatarios si lo hacen en asociación con alguno de los anteriores.

Se espera recibir propuestas que promuevan la conservación y/o regeneración de la biodiversidad con una solución novedosa, de naturaleza innovadora y que haga un uso apropiado de la tecnología prestando especial consideración al contexto, la inclusión social y económica de las poblaciones pobres y vulnerables, así como a la participación y liderazgo de las comunidades locales en la conservación y gestión de los recursos naturales. Una segunda vía de la convocatoria busca soluciones que permitan sensibilizar y crear redes de actores que trabajan en la industria tecnológica en el campo de la biodiversidad, al igual que favorecer protocolos de gobernanza inclusivos y vinculantes para este campo de aplicación, incluidos los sistemas de monitoreo.

La convocatoria estará abierta hasta el 12 de agosto de 2022. Las propuestas seleccionadas serán anunciadas durante el mes de septiembre de 2022 y podrán recibir financiación para desarrollar sus proyectos en alguno de los 26 países indicados.  Además serán incluidos en la red de innovadores globales de BID Lab para el intercambio de conocimientos, experiencias y mejores prácticas y para la creación de contactos en eventos organizados por el Grupo BID y sus socios.

Para más información sobre la presente convocatoria haga clic en el siguiente enlace: https://convocatorias.iadb.org/es/bid-lab/tokens-digitales-para-la-biodiversidad

En este documento de investigación, pretendemos calcular los ingresos tributarios que obtendrán (o perderán) los Estados miembros del South Centre y la Unión Africana con arreglo a los regímenes del Importe A y del Artículo 12B. En nuestro análisis hemos recurrido a fuentes de información disponibles para el personal investigador del sector privado, aunque no ha conllevado el examen de ninguno de los datos que los contribuyentes proporcionan a las autoridades fiscales. Nuestra investigación demuestra que los efectos comparativos en los ingresos obtenidos con los regímenes fiscales del Importe A y el Artículo 12B dependen en gran medida de a) los detalles de diseño del régimen del Artículo 12B; b) si el país es sede de empresas multinacionales que puedan estar dentro del ámbito de aplicación de los regímenes fiscales del Importe A o del Artículo 12B; y c) la desgravación a partir de la doble tributación, de haberla, que conceda el país a los contribuyentes nacionales sujetos al pago de tributos en virtud del régimen del Importe A o del Artículo 12B.

Download the research

El Presidente Claver-Carone y el Ministro de Economía de Panamá firman contrato de preéstamo pour US $60 millones.

El Gobierno de Panamá y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) firmaron una operación por US$60 millones para impulsar la transformación digital de la gestión y de los servicios públicos en el país.

El Ministro de Economía de Panamá, Héctor Alexander, y el Presidente del BID, Mauricio Claver-Carone, firmaron el contrato del préstamo “Panamá Digital”, cuyo objetivo es aumentar la eficiencia en la prestación de trámites y servicios, teniendo en cuenta la mejora de la ciberseguridad, la protección de datos, la reducción de costos en interacciones con la administración pública, así como una adecuada gestión de datos. La operación, además, priorizará a las poblaciones más vulnerables, especialmente a las mujeres indígenas.

Durante el acto de firma, el Presidente Claver-Carone señaló que “El BID está totalmente comprometido con la transformación digital de Panamá. Esta transformación hacia una economía digital contribuirá al desarrollo sostenible del país, mejorará su competitividad y ayudará a crear más y mejores empleos”.

El acto se llevó a cabo posteriormente a la reunión bilateral que sostuvo el Presidente Claver-Carone con el Presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, en la que reiteró el interés del BID de continuar apoyando el crecimiento económico de Panamá, así como el fortalecimiento de su gestión fiscal y su inserción en las cadenas regionales de valor.

“Panamá Digital” da continuidad al trabajo iniciado en el 2016 a través de la operación “Panamá en Línea”, con la que el BID está apoyando al país en poner a disposición de los ciudadanos y empresas alrededor de 400 trámites en línea a nivel nacional, incluido el registro de vacunación contra el COVID-19. Asimismo, se implementaron herramientas digitales de gestión financiera en 68 municipios para incrementar la eficiencia y la transparencia en la gestión de los recursos públicos.

Por su parte, el Ministro Alexander, señaló: “Este programa tiene un importante impacto en el desarrollo económico del país, ya que permite digitalizar los procesos de tramitación institucional e interinstitucional, de manera tal, que el sector privado pueda reducir los tiempos y costos de sus trámites; tanto a nivel de empresas, ciudadanos y el Estado. Por otra parte, la gestión del Gobierno a través de este proceso de digitalización, logra una mejor y más rápida recuperación de ingresos, ya que, al reducir los tiempos de tramitación, redunda en la agilización del cobro de los impuestos, la transparencia y la recuperación económica y por otro lado, en la mejora de la misma calidad del gasto.”

Con la firma de este contrato, el BID financiará el diseño, la construcción y la puesta en marcha de la sede del HUB de Innovación Digital Gubernamental, que albergará las áreas técnicas vinculadas con el proceso de transformación digital y seguridad cibernética.

En formación de talento digital, el financiamiento del BID apoyará un programa piloto de plan de carrera TIC, con enfoque de género y diversidad en tres entidades públicas, así como el desarrollo de habilidades TIC centradas en el empoderamiento económico de mujeres indígenas con potencial de adaptación a otros colectivos. El proyecto también financiará estructuras móviles para actividades de formación en competencias, trámites digitales y habilidades TIC con perspectiva de género, para llegar a zonas con mayor presencia de poblaciones vulnerables.

Con estos recursos, se implementarán mejoras al Portal Único del Ciudadano, integrando más entidades públicas. Además, se brindará apoyo en el diseño y puesta en marcha de una Estrategia Nacional de Datos, y la capacitación en tecnologías de la información y la comunicación (TIC), y en ciberseguridad en la administración pública.

Esta operación se encuentra alineada con​​​​​ Visión 2025, la hoja de ruta del BID para lograr la recuperación y el crecimiento sostenible e inclusivo de América Latina y el Caribe mediante la inversión en áreas que incluyen la digitalización, equidad de género y cambio climático. También se alinea con la Estrategia del Grupo BID con Panamá para el período 2021–2024, donde la transformación digital de la administración pública figura como área prioritaria.

Acerca del BID 
El Banco Interamericano de Desarrollo tiene como misión mejorar vidas. Fundado en 1959, el BID es una de las principales fuentes de financiamiento a largo plazo para el desarrollo económico, social e institucional de América Latina y el Caribe. El BID también realiza proyectos de investigación de vanguardia y ofrece asesoría sobre políticas, asistencia técnica y capacitación a clientes públicos y privados en toda la región.

El proyecto incluye una fuente innovadora de financiación en el comercio electrónico a través de un tramo mezzanine

BID Invest y Blue Like an Orange otorgaron un paquete de financiamiento de US$22 millones a Merqueo, el líder en el mercado de distribución integral en línea de alimentos en América Latina, con operaciones en México, Colombia y, más recientemente, en Brasil. Esto incluye un tramo mezzanine de US$4 millones de BID Invest y US$18 millones movilizados de Blue like an Orange Sustainable Capital. Los ingresos ayudarán a Merqueo a expandirse en Brasil y mejorar su plataforma tecnológica.

El financiamiento fomentará el crecimiento de la cadena de suministro minorista y la creación de empleo, ya que se espera que Merqueo fortalezca y aumente la solidez de su cadena de suministro. La empresa incrementará las compras a proveedores nacionales en Brasil, donde el 80% son micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes). También impulsará la creación de empleo, con planes de contratar a más de 2.000 trabajadores para 2025.

BID Invest también ofrecerá servicios de asesoría para desarrollar una estrategia de sostenibilidad sólida y factible para identificar, gestionar y medir mejor los aspectos ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) en sus operaciones en Brasil, Colombia y México.

La transacción se basa en los continuos esfuerzos de BID Invest para promover fuentes alternativas de financiamiento para sectores económicos estratégicamente importantes. La inversión respalda la estrategia de BID Invest para impulsar la innovación, la economía digital y la disrupción tecnológica de los negocios tradicionales, como el comercio minorista, para aumentar la eficiencia y beneficiar a los consumidores.

El financiamiento complementa otra serie de inversiones en Merqueo, incluida una realizada en 2021 cuando BID Invest se convirtió en accionista de la empresa y apoyó su lanzamiento en México. Además, este es el quinto acuerdo conjunto entre Blue like an Orange Sustainable Capital y BID Invest, como parte de un acuerdo marco de cofinanciamiento para catalizar inversiones con alto impacto de desarrollo en la región.

Se espera que el acuerdo contribuya a cinco Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas: Trabajo decente y crecimiento económico (ODS 8), Industria, innovación e infraestructura (ODS 9), Reducción de las desigualdades (ODS 10) Producción y consumo responsables (ODS 12), y Alianza para lograr los objetivos (ODS 17).

Sobre BID Invest

BID Invest es un banco multilateral de desarrollo comprometido a promover el desarrollo económico de sus países miembros en América Latina y el Caribe a través del sector privado. BID Invest financia empresas y proyectos sostenibles para que alcancen resultados financieros y maximicen el desarrollo económico, social y medio ambiental en la región. Con una cartera de US$14.800 millones en activos bajo administración y 376 clientes en 25 países, BID Invest provee soluciones financieras innovadoras y servicios de asesoría que responden a las necesidades de sus clientes en una variedad de sectores

Sobre Merqueo

Merqueo está construyendo la red logística de tiendas oscuras más grande de América Latina para entregar comestibles de manera más rápida y económica. Su catálogo abarca hasta 10.000 productos que incluyen frutas y verduras frescas, productos importados, licores, artículos para el hogar, artículos para el cuidado personal y más. Actualmente, la empresa opera en México, Colombia y Brasil.

Sobre Blue like an Orange Sustainable Capital

Blue like an Orange Sustainable Capital busca oportunidades para otorgar préstamos a empresas y proyectos que brinden fuertes rendimientos ajustados al riesgo y un impacto social positivo en apoyo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

nforme se basa en encuesta inédita a más de 200 empresas de transporte y casi 100 lideres de todo el mundo.

América Latina y el Caribe (ALC) está rezagada en los esfuerzos para incluir más tecnologías digitales en el transporte, lo que destaca una gran oportunidad para impulsar la economía en un sector clave de la región, según concluye un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

A pesar de los esfuerzos de algunos gobiernos de la región para una mejor política pública de transformación digital en transporte, un 40% de las agencias públicas del sector de transporte tienen pendiente elaborar una estrategia de transformación digital, mientras que para el sector privado la cifra es de 27%.

Esta es una de las grandes conclusiones de la investigación Impulsando la transformación digital del transporte en América Latina y el Caribe, realizada por el BID entre 2021 y 2022, para la cual se revisaron alrededor de 300 documentos públicos, privados y académicos, y se realizaron encuestas a 223 empresarios del sector transporte en la región y 96 entrevistas a líderes de todo el mundo.

El estudio realizado en conjunto con el Instituto de Columbia para la Tele-información, encontró que dos de cada tres organizaciones ya tienen una estrategia de transformación digital, mientras que en 2019 apenas tenían conocimiento del tema. Sin embargo, 43% de los encuestados reconocen estar rezagados o muy rezagados frente al promedio de América Latina y el Caribe. Esta cifra asciende al 67% cuando se comparan con países líderes a nivel mundial.

Como estipulado en la Visión 2025 del Grupo BID, la transformación digital presenta una oportunidad única para trabajar en conjunto desde los sectores públicos y privados de transporte, y lograr la recuperación económica inclusiva y sostenible.

Cómo alcanzar esta transformación

  • El estudio recomienda que, desde las agencias públicas, generar estrategias de transformación digital para el transporte y sus diferentes modos, contando con la participación del sector privado en su elaboración e implementación.
  • El estudio también recomienda trabajar en proyectos demostrativos de los beneficios de la transformación digital, a fin de superar la resistencia al cambio, fomentar la colaboración público-privada y preparar las políticas para el despliegue a gran escala de nuevas tecnologías como vehículos eléctricos y autónomos, Internet de las Cosas e inteligencia artificial.
  • Asimismo, el estudio identifica la necesidad de capacitar al recurso humano. El estudio reveló la necesidad de profesionales con experiencia en el manejo de tecnologías digitales avanzadas.

Una hoja de ruta hacia la transformación digital del sector

El BID recomienda aunar esfuerzos desde las políticas públicas para incentivar la transformación digital del transporte, a su vez que se catalizan estas transformaciones para reducir las emisiones del sector de manera a abordar el cambio climático.

En efecto, se estima que para 2025 la inteligencia artificial y las tecnologías para la reducción de emisiones seguirán cobrando importancia. Si bien la región se encuentra en una primera fase de la transformación digital, es fundamental considerar mayores inversiones para apalancar los beneficios de las nuevas tecnologías en materia de competitividad y sostenibilidad.

Como mencionado, la modernización digital del sector demanda un mayor esfuerzo, compromiso y cooperación de los gobiernos, empresas y de la academia, para tomar acciones que contribuyan a la construcción de futuros prósperos y sostenibles.

Para ello, será necesario impulsar un cambio cultural y de capacidades en las instituciones públicas, y fomentar alianzas con las instituciones nacionales, regionales y locales, crear incentivos a la inversión tecnológica, o fortalecerlos en los países que ya se tienen, y abrir espacios para buscar alternativas conjuntas que permitan avanzar.

Sobre el estudio 

Impulsando la transformación digital del transporte en América Latina y el Caribe ha sido posible gracias a la colaboración del BID, junto con Foro Económico Mundial (FEM), de la Asociación Americana de Autoridades Portuaria (AAPA), la Asociación Latinoamericana de Transporte Aéreo (ALTA), la Comisión Latinoamericana de Aviación Civil (CLAC), la Unión Internacional de Transporte por Carretera (IRU, por sus siglas en inglés), Intel, y Microsoft.

El estudio será presentado este 12 de mayo en la primera edición del Diálogo Regional de Políticas de Transporte enfocado en la transformación digital: Oportunidad para la recuperación económica inclusiva y sostenible, de a 10:00am a 1:00pm (EDT Time).

Sobre el BID

El Banco Interamericano de Desarrollo tiene como misión mejorar vidas. Fundado en 1959, el BID es una de las principales fuentes de financiamiento a largo plazo para el desarrollo económico, social e institucional de América Latina y el Caribe. El BID también realiza proyectos de investigación de vanguardia y ofrece asesoría sobre políticas, asistencia técnica y capacitación a clientes públicos y privados en toda la región.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Oracle America, Inc., firmaron un acuerdo para formalizar y profundizar la colaboración entre sus instituciones, con un enfoque en el aprovechamiento de la digitalización como herramienta para el desarrollo sostenible.

El Banco Interamericano de Desarrollo y Oracle America, Inc. firmaron un Memorando de Entendimiento (MOU) para formalizar su intención de colaborar y promover conjuntamente iniciativas y proyectos a través de los cuales la tecnología puede ayudar a impulsar el desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe (ALC).

En el memorando de entendimiento recientemente firmado, ambas instituciones declararon unir fuerzas para colaborar para impulsar el progreso social, la recuperación económica, la infraestructura y la salud, con un enfoque en áreas relacionadas como la justicia, la educación, la recaudación de impuestos, la infraestructura tecnológica y la ciberseguridad. En última instancia, los socios aprovecharán la experiencia tecnológica y las capacidades innovadoras de Oracle, así como el profundo conocimiento del BID sobre el desarrollo y los países de ALC, para aprovechar la tecnología como una fuerza para el bien en toda la región.

El Memorando de Entendimiento también esboza sus intenciones de colaborar a través de conferencias, talleres, cursos de formación y materiales destinados al fortalecimiento institucional y la creación de capacidad. Estos esfuerzos buscan enfocarse en desarrollar el conocimiento y las habilidades técnicas de los formuladores de políticas de ALC, líderes corporativos y funcionarios públicos y privados en los sectores descritos anteriormente.

«En el BID, reconocemos que las empresas más disruptivas e innovadoras del mundo son socios esenciales en nuestro viaje para impulsar el crecimiento y el desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe. Es por eso que estamos encantados de anunciar esta nueva alianza con Oracle, un gigante tecnológico que comparte nuestra visión de una recuperación liderada por el sector privado en nuestros países. Juntos, trabajaremos para aprovechar la tecnología y la digitalización como herramientas para mejorar vidas», comentó el presidente del BID, Mauricio-Claver Carone.

«Para Oracle Latinoamérica, la firma del acuerdo con el BID reafirma el compromiso que tenemos como empresa con el desarrollo social y económico de la región. Creemos profundamente que como empresa tenemos la responsabilidad de utilizar nuestros talentos y recursos en beneficio de las comunidades donde operamos, por lo tanto, para Oracle este es un hito que nos permitirá en el corto plazo seguir impactando positivamente la vida de las personas,» agregó Luiz Meisler, Vicepresidente Ejecutivo de Oracle Latinoamérica.

Esta nueva alianza apoya la Visión 2025: Reinvertir en las Américas, la agenda del BID para impulsar el crecimiento económico e inclusivo en ALC con un enfoque en cinco áreas prioritarias, incluida la economía digital. La colaboración ha evolucionado en el marco de la Coalición de Socios del Sector Privado para el futuro de América Latina y el Caribe del BID, una alianza liderada por el BID de más de 160 empresas que desbloquea los recursos y capacidades únicos del sector privado para impulsar la recuperación en la región en línea con la Visión 2025.

Acerca de Oracle

Oracle ofrece conjuntos integrados de aplicaciones además de una infraestructura segura y autónoma en Oracle Cloud. Para obtener más información sobre Oracle (NYSE: ORCL), visítenos en www.oracle.com.

Acerca del BID

El Banco Interamericano de Desarrollo es una de las principales fuentes de financiamiento a largo plazo para proyectos económicos, sociales e institucionales en América Latina y el Caribe. Además de préstamos, donaciones y garantías crediticias, el BID lleva a cabo proyectos de investigación de vanguardia para brindar soluciones innovadoras y sostenibles a los problemas más urgentes de su región. Creado en 1959 para ayudar a acelerar el progreso en sus países miembros en desarrollo, el BID trabaja todos los días para mejorar vidas.

  • ercera edición del estudio del BID, BID Invest y Finnovista destaca el auge del ecosistema fintech de América Latina y el Caribe, que creció un 112 por ciento entre 2018 y 2021.
  • La pandemia del COVID-19 impulsó la digitalización de numerosas actividades y también aceleró la adopción y la consolidación de las finanzas digitales desde las plataformas fintech en la región.
  • Además del segmento de Pagos y Préstamos, el más importante en la región, destacan otros emergentes, como Plataformas de Tecnologías Empresariales para Instituciones Financieras, Bancos Digitales o Seguros (insurtech).

El ecosistema fintech en América Latina y el Caribe ha experimentado un rápido crecimiento y se ha consolidado como un actor clave para responder a las demandas y necesidades de los consumidores financieros de la región, de acuerdo con la tercera edición del informe Fintech en América Latina y el Caribe: un ecosistema consolidado para la recuperación, publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), BID Invest y Finnovista.

El número de plataformas Fintech alcanzó 2.482 en 2021, lo que representa un crecimiento del 112 por ciento entre 2018 y 2021. Además, casi una cuarta parte de las fintech a nivel mundial, un 22,6 por ciento, son latinoamericanas y caribeñas. La concentración en el número de plataformas cambió poco frente a la publicación anterior y sigue siendo liderada por Brasil (31 por ciento del total), seguido por México (21 por ciento), Colombia (11 por ciento), Argentina (11 por ciento) y Chile (7 por ciento).

Emprendimientos fintech en América Latina y el Caribe 2017-2021

Fuente:  Elaboración propia a partir de la base histórica de datos de Finnovista (2021).

El crecimiento fue impulsado por una creciente demanda de servicios financieros que no están siendo cubiertos por el sector financiero tradicional, un aumento de la demanda por servicios financieros digitales causadas por la pandemia del COVID-19 y cambios regulatorios que aumentaron la transparencia y la seguridad para los inversores en estas plataformas, de acuerdo con el estudio.

“El estudio demuestra que el ecosistema fintech se están convirtiendo en una pieza clave para promover una mayor inclusión financiera,” dice Juan Antonio Ketterer, jefe de la División de Conectividad, Mercados y Finanzas en el BID.

“Desde el BID estamos comprometidos en apoyar el desarrollo de este sector, pues creemos que las fintech ofrecen un gran potencial para expandir el crédito para sectores como las micro, pequeñas y medianas empresas y segmentos de poblaciones comúnmente excluidas, como las mujeres. Esperamos que este estudio sirva de insumo para promover un ecosistema en donde las fintech sigan creciendo y potenciándose para apoyar el desarrollo sostenible de América Latina y el Caribe”, manifiesta Ketterer.

Detrás de los principales mercados, hay seis países que abarcan el 14 por ciento del total de las empresas fintech de la región, cuyo ecosistema aún es emergente pero que experimenta tasas de crecimiento importantes. Perú se sitúa como líder de este grupo, seguido de Ecuador y República Dominicana, en términos de número de emprendimientos fintech actualmente activos.

Segmentos más importantes

El estudio también ofrece un análisis de los segmentos más importantes en los últimos tres años en la región. Aunque el segmento de Pagos y Remesas sigue siendo de mayor peso, representando 25% del mercado, impulsado por recientes desarrollos regulatorios en Brasil y México, el estudio destaca que los segmentos de Préstamos Digitales (19 por ciento) y crowdfunding (5,5 por ciento) están empezando a ser mayoría en la región. A estos segmentos le siguen las Plataformas de Tecnologías Empresariales para Instituciones Financieras (15 por ciento), Gestión de Finanzas Empresariales (11 por ciento), entre otros.

Otros datos clave del estudio, incluyen:

  • El número de plataformas fintech que ofrecen servicios bancarios digitales, principalmente a través de aplicaciones móviles, pasó de 28 en 2018 a 60 en 2021.
  • El 36 por ciento de las startup fintech encuestadas presentan soluciones que implican a los segmentos de población total o parcialmente excluidos del sistema financiero formal.
  • Los resultados de la encuesta realizada por el BID y Finnovista muestran un aumento en el promedio de iniciativas fintech que cuentan con una mujer en el equipo fundador. Desde el último informe, el promedio de fintech con una mujer fundadora o cofundadora en la región creció del 35 por ciento en 2018 al 40 por ciento en 2020.
  • El incremento en la adopción de tecnología móvil ha detonado el surgimiento de plataformas insurtech que, directamente, ofrecen productos de seguros de acuerdo con las necesidades de los usuarios. El 73 por ciento de los emprendimientos identificados en 2020 operando activamente en América Latina ofrecen productos de seguros. En 2018 esta proporción era de 60 por ciento.

Avances regulatorios

El informe (que se puede descargar aquí) también enumera los retos en materia de políticas públicas que se han venido superando en la región. Para ello, el informe incluye por primera vez un resumen de la regulación fintech en la región y muestra la adopción de innovaciones regulatorias: la puesta en marcha de sandbox regulatorios y hub de innovación, que han abierto espacios de prueba o diálogo en países como Bahamas, Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, El Salvador y República Dominicana. Asimismo, destacan avances regulatorios como el avance en crowdfunding en Brasil, Colombia, Ecuador, México o Perú, y la habilitación de finanzas abiertas en Brasil y México.

Inversión

“Aun cuando las perspectivas de recuperación para América Latina no son aún muy claras, el sector fintech vive en estos momentos una etapa que podría categorizarse de exuberancia. Este sentimiento se ve reflejado por la inversión disponible para emprendimientos, ya sea en forma de deuda o de capital, que ha seguido una trayectoria creciente durante un periodo donde las propuestas de valor ofrecidas por las fintech han sido todavía más relevantes”, señala Andrés Fontao, managing partner en Finnovista.

La inversión en Fintech en la región, durante 2021, lideró el número de inversiones de venture capital y acaparó el 39% del monto invertido en la región en 2021.

Sobre el estudio

Fintech en América Latina y el Caribe: un ecosistema consolidado para la recuperación ha sido posible gracias a la colaboración de BID, junto con BID Invest y Finnovista, países y aliados estratégicos en la región, que, desde 2016, han publicado informes que generan un enorme interés entre las comunidades que componen el ecosistema fintech. Estos informes se han constituido como una de las principales fuentes de información sobre este sector y apoyan la estrategia Visión 2025 del BID de impulsar el desarrollo de las PYMES y la promoción de una mayor equidad de género en sus países miembros.

Acerca del BID

El Banco Interamericano de Desarrollo tiene como misión mejorar vidas. Fundado en 1959, el BID es una de las principales fuentes de financiamiento a largo plazo para el desarrollo económico, social e institucional de América Latina y el Caribe. El BID también realiza proyectos de investigación de vanguardia y ofrece asesoría sobre políticas, asistencia técnica y capacitación a clientes públicos y privados en toda la región.

Sobre BID Invest

BID Invest es un banco multilateral de desarrollo comprometido a promover el desarrollo económico de sus países miembros en América Latina y el Caribe a través del sector privado. BID Invest financia empresas y proyectos sostenibles para que alcancen resultados financieros y maximicen el desarrollo económico, social y medio ambiental en la región. Con una cartera de US$14.800 millones en activos bajo administración y 376 clientes en 25 países, BID Invest provee soluciones financieras innovadoras y servicios de asesoría que responden a las necesidades de sus clientes en una variedad de sectores.

Acerca de Finnovista

Finnovista es una empresa de innovación y capital de riesgo impulsada por el ecosistema Fintech, que ayuda a transformar las finanzas y los seguros para crear un mundo mejor. Finnovista conecta y facilita el ecosistema Fintech en América Latina, para hacer posible la transformación de la industria financiera. A través de la conferencia FINNOSUMMIT, lideramos la comunidad Fintech más grande de América Latina, con más de 30,000 emprendedores, inversores y ejecutivos de la industria. También hacemos público nuestro conocimiento del ecosistema Fintech y publicamos estudios sobre las innovaciones en Fintech e Insurtech.

La Oficina del Enviado del Secretario General para la Tecnología y la UIT piden un acceso rápido y asequible a la tecnología digital para todos

​La Oficina del Enviado del Secretario General de las Naciones Unidas para la Tecnología y la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) han anunciado un nuevo conjunto de metas de las Naciones Unidas destinadas a lograr la conectividad digital universal y efectiva para 2030.

Las 15 metas deseables, elaboradas en el marco de los trabajos del Grupo de la Mesa redonda de la Hoja de ruta para la cooperación digital del Secretario General, copresidido por la UIT y el UNICEF, dan prioridad a la universalidad, la tecnología y la asequibilidad para garantizar que todos puedan beneficiarse plenamente de la conectividad. En la Hoja de ruta se pedía que se establecieran una referencia y unos objetivos de conectividad para contribuir a un mundo digital más seguro y equitativo y a un futuro más brillante y próspero para todos.

«La conectividad universal por sí sola no es suficiente para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y garantizar que cada persona tenga un acceso seguro y asequible a Internet para 2030», declaró el Secretario General de la UIT, Houlin Zhao. «Estas metas ayudarán a los países a orientar sus esfuerzos para garantizar eficazmente que cumplimos nuestro objetivo de conectividad universal y efectiva para el final de la década».

La conectividad universal y efectiva supone la posibilidad de que todo el mundo disfrute de una experiencia en línea segura, satisfactoria, enriquecedora, productiva y asequible.

La Subsecretaria General de las Naciones Unidas y Enviada del Secretario General para la Tecnología en funciones, Maria-Francesca Spatolisano, afirmó: «Al establecer metas claras, nos fijamos objetivos y aspiraciones para trabajar, especialmente en esta Década de Acción sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Aunque es cierto que estos indicadores podrán precisarse aún más, a medida que evolucionen las expectativas y cambie el mundo; es importante que demos un paso audaz ahora para establecer un entendimiento básico de cómo debería ser la conectividad universal efectiva, especialmente en el marco de nuestros esfuerzos en relación con el Pacto Digital Global del próximo año».

Desbloquear la transformación digital sostenible

Las metas reflejan el espíritu y las ambiciones de los ODS, la Hoja de ruta del Secretario General de las Naciones Unidas para la cooperación digital y la Agenda Conectar 2030 de la UIT, estableciendo valores específicos para lograr el objetivo de cada área de acción medida. También pretenden ser una contribución al próximo Pacto Digital Global, como se propone en el informe Nuestra Agenda Común del Secretario General de las Naciones Unidas.

Las nuevas metas están pensadas para ayudar a los países y a las partes interesadas a determinar las prioridades de las intervenciones, supervisar los progresos, evaluar la eficacia de las políticas y galvanizar los esfuerzos en torno a la consecución de una conectividad universal y efectiva para 2030.

“Una conectividad efectiva es fundamental para lograr la transformación digital», declaró Doreen Bogdan-Martin, Directora de la Oficina de Desarrollo de las Telecomunicaciones de la UIT. «Entre los 4 900 millones de usuarios actuales de Internet, muchos tienen que limitar su uso porque la conectividad es poco fiable, demasiado lenta o demasiado cara; comparten un dispositivo; o no pueden aprovechar al máximo sus dispositivos y servicios por falta de conocimientos digitales. La UIT se ha comprometido a trabajar con todas las partes interesadas, por medio de todos los esfuerzos de conectividad, incluida nuestra iniciativa Giga en asociación con el UNICEF para conectar todas las escuelas a Internet, y aprovechando nuestra recién lanzada Coalición Digital Partner2Connect, para garantizar que estas metas no sean sólo una aspiración, sino que sean alcanzables».

Áreas de actuación clave

Las metas de conectividad efectiva proporcionan referencias concretas en relación con el progreso global sostenible e inclusivo en áreas de actuación específicas.

Universalidad:

En el mundo de 2030 que se anticipa en este plan, todas las personas de 15 años o más utilizarán Internet, todos los hogares tendrán acceso a Internet, todas las empresas utilizarán Internet y todas las escuelas estarán conectadas, mientras que el 100% de la población estará cubierta por las redes móviles más modernas y todas las personas de 15 años o más poseerán un teléfono móvil.

Entre esas personas, más del 70% poseería cualificaciones digitales básicas (como ser capaz de enviar correos electrónicos) y más del 50% tendría calificaciones digitales intermedias (como instalar nuevos programas o aplicaciones).

Otro objetivo de universalidad es la paridad digital de género, con igual proporción de mujeres y de hombres que utilicen Internet, posean y utilicen teléfonos móviles y posean habilidades digitales.

Tecnología:

Para 2030, todos los abonos a la banda ancha fija deberán ser de 10 megabits por segundo (Mb/s) o más rápidos, cada escuela deberá disfrutar de una velocidad mínima de descarga de 20 Mb/s y de 50 kilobits por segundo (kb/s) disponibles por alumno, y cada escuela deberá tener un mínimo de 200 gigabytes (GB) de datos permitidos.

Asequibilidad:

En 2030, la Internet de banda ancha debería ser asequible para todos, y cumplir la meta de asequibilidad de la Comisión de la Banda Ancha de las Naciones Unidas, según la cual el coste de un abono a la banda ancha de nivel básico debe ser inferior al 2% de la renta nacional bruta mensual per cápita. Una segunda meta de asequibilidad establece que el coste no debe superar el 2% de la renta media del 40% más pobre de la población.

Proceso de consultas

Las metas, junto con los indicadores de referencia previstos, se definieron a través de las consultas con múltiples partes interesadas, dirigidas por la UIT y la Oficina del Enviado del Secretario General de las Naciones Unidas para la Tecnología entre una amplia gama de partes interesadas en el desarrollo digital, y como parte del Grupo de la Mesa Redonda de la Hoja de Ruta del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la Conectividad Mundial, que está copresidida por la UIT y el UNICEF.

En la publicación Global Connectivity Report 2022, que se presentará en junio en la Conferencia Mundial de Desarrollo de las Telecomunicaciones (CMDT) de la UIT, se hará una primera evaluación de la situación actual del mundo en relación con las citadas metas.

Recursos e información sobre antecedentes:

Fotos y vídeos:
Infografía
Vídeo
Trello

Únase a la conversación en las redes sociales utilizando las etiquetas:
#DigitalTransformation, #MeaningfulConnectivity, and #DigitalCooperation

Por favor, etiquete @ITU & @UNTechEnvoy en los medios sociales

Para más información, visite la página web: www.itu.int/umc2030

Para más información sobre la Hoja de Ruta del Secretario General para la cooperación digital, visite la página: https://www.un.org/es/content/digital-cooperation-roadmap/

La rápida respuesta mundial al brote de la pandemia de COVID-19 muestra cómo la actividad innovadora puede adaptarse rápidamente a los cambios de prioridades; se necesita una reacción similar para abordar urgentemente el cambio climático, según el Informe mundial de la OMPI sobre la propiedad intelectual, en el que se analiza el complejo conjunto de decisiones que dirigen el desarrollo de las innovaciones que transforman la vida.

En el informe presentado hoy se concluye que la innovación humana no conoce frenos, pero sus resultados no siempre son previsibles: la dirección de la innovación es resultado de múltiples acciones realizadas por empresarios, investigadores, consumidores y encargados de la adopción de políticas, y las necesidades de la sociedad pueden cambiar con rapidez, como fue el caso durante la veloz difusión de la COVID-19 que dio lugar a la pandemia.

 

Con el inicio de la pandemia, las personas innovadoras se reorientaron hacia la nueva realidad del trabajo a distancia, la supresión de la demanda de una serie de servicios y, sobre todo, la necesidad de nuevos productos médicos. Entre ellos se encuentran los antivirales y las vacunas de ARNm, cuyo rápido desarrollo se benefició de una plataforma emergente que fue empleada rápidamente para hacer frente a la COVID-19, gracias a la financiación y demás apoyos de los gobiernos y de una gran variedad de actores del ecosistema de innovación.

Este importante informe nos ayuda a comprender lo que debemos hacer para que el ingenio humano sea aprovechado y dirigido de manera eficiente, para lograr el mayor impacto posible, hacia una serie de desafíos mundiales comunes, en particular el cambio climático,

dijo el Sr. Tang, y añadió que los gobiernos tienen un papel fundamental que desempeñar:

Los gobiernos ocupan una posición privilegiada para promover la innovación, por ejemplo, movilizando recursos, ofreciendo una perspectiva más amplia de las necesidades de la sociedad y, en general, creando los incentivos adecuados y el entorno propicio para promover y aprovechar el potencial humano.

Entre las principales conclusiones del Informe figuran las siguientes:

  1. El informe examina los índices de patentamiento en el último siglo –un período marcado por distintas importantes oleadas de actividad innovadora– y pone de manifiesto que el incremento general se ha multiplicado por 25, lo que corresponde aproximadamente al 3% anual. Ese incremento se ha nutrido de varias tecnologías:
    • La innovación en el sector del transporte se duplicó en tan solo 30 años hasta 1925, en que representó el 28% del total de las patentes, con un índice anual de crecimiento del 21% en ese período.
    • La innovación médica se triplicó con creces en tan solo 30 años hasta 1960, año en el que ese ámbito representó el 7% del total de las patentes, con un índice anual de crecimiento del 5% en ese período.
    • La innovación en el campo de la informática y los ámbitos que la rodean (TIC) se triplicó en 35 años hasta 2000, en que el sector representó el 24% del total de las patentes, con un índice anual de crecimiento del 8% en ese período.
  1. La digitalización es la nueva gran revolución en la innovación: hoy en día está transformando los sectores empresariales, pues cambian quienes innovan, y cambian los tipos y el proceso de innovación.
    • La innovación digital se cuadruplicó en 20 años hasta 2020, año en el que representó el 12% del total de solicitudes de patente, con un índice anual de crecimiento del 13%.
  1. Las nuevas tecnologías pueden aprovecharse para lograr el desarrollo económico a gran escala. En Asia oriental, el Japón, la República de Corea y China han sabido aprovechar su capacidad científica, su capital tecnológico y su competente mano de obra para integrarse plenamente en la economía mundial como núcleo activo participante en las cadenas globales de valor de las TI:
    • En 2020, correspondió a los innovadores del Japón el 25% de las patentes relacionadas con las TIC, en todo el mundo, seguidos por los de la República de Corea con el 18% y China con el 14%.
  1. Desde la sacudida de los precios del petróleo, en 1973, la innovación mundial en tecnologías de baja emisión de carbono ha ido aumentando del 6% anual hasta 2012, pero la innovación ecológica se ha estancado desde entonces.

Internet está enfrentando una amenaza sin precedentes. Mientras la guerra en Ucrania se desarrolla, gobiernos, empresas y otras organizaciones están considerando sanciones para frustrar la invasión rusa, pero que dañarían la Internet global.

En el corto plazo, la gente perderá acceso a un salvavidas crítico para la seguridad e información precisa. En el largo plazo, acciones que socavan la naturaleza apolítica de la red, podrían fragmentar Internet según líneas geopolíticas y alterar de forma irreversible Internet tal como la conocemos.

No podemos dejar que Internet se convierta en un peón de la geopolítica. Politizar decisiones sobre el funcionamiento interno de Internet marca un precedente peligroso que nos pone en la vía rápida hacia la splinternet (Internet astillada) – una Internet artificialmente fragmentada según fronteras políticas, económicas y tecnológicas. Los efectos de esto pueden ser irreversibles, abriendo la puerta a más restricciones a nivel mundial.

Internet Society y su comunidad global de miembros y capítulos presente en más de 105 países y territorios, llama a que los gobiernos, empresas y organizaciones de todo el mundo garanticen:

  • Que la gobernanza técnica de Internet no sea politizada. La administración y las operaciones de infraestructura de Internet, incluyendo las asignación de nombres, enrutamiento y sistemas de seguridad, deben mantenerse ajenas a la política.
  • Que las sanciones no interrumpan el acceso y uso de Internet. Donde sean necesarios, los regímenes de sanciones deberían ofrecer excepciones para asegurar la continuidad del servicio de Infraestructura de Internet.

Debemos proteger a la Internet abierta y globalmente conectada, y hacer responsables a los gobiernos y a los proveedores de servicio por sus acciones. Salvaguardar una de las mejores herramientas de la humanidad para resolver desafíos globales es responsabilidad de todos, especialmente en tiempos de crisis.

BID Lab, el laboratorio de innovación del Grupo Banco Interamericano de Desarrollo (BID), invertirá US $1,5 millones en la startup brasileña Dolado para impulsar la digitalización de las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) que operan en las favelas de Brasil. Este capital permitirá el desarrollo de una plataforma para proporcionar a los pequeños comerciantes acceso a crédito y cadenas de suministro, así como herramientas de gestión especialmente diseñadas para sus especificidades.

Cerca de 14 millones de personas de bajos ingresos viven en estos asentamientos informales cuyos comercios se ven afectados por la debilidad de las cadenas de suministro, así como por una logística ineficiente, precios altos, malas condiciones de pago y una pobre experiencia de servicio al cliente. La inversión de BID Lab, que se suma a Valor Capital, Flourish (Omidyar Network Group), Clocktower Ventures, GFC y Endeavor en una ronda de inversión de US $10 millones, beneficiará de manera directa a más de 35.000 propietarios de Mipymes e, indirectamente, a los consumidores de las favelas que compran localmente y carecen de facilidades de acceso a pagos digitales o han sido desatendidos por los canales de compra en línea y de reparto de mercancías.

Dolado proporciona una plataforma que permitirá a los comerciantes una experiencia digital completa, lo que incluye un catálogo electrónico para compartir con los usuarios, administración de finanzas, líneas de crédito o adquisición de bienes para revender obteniendo beneficios en la compra al por mayor, la conexión con proveedores, plazos de pago, entrega segura y devoluciones. Este sistema permite superar los tradicionales traslados de los pequeños comerciantes a las grandes ciudades para adquirir los productos que destinarán a la venta, evitando problemas de seguridad y compras a distribuidores ilegales, formalizando el proceso.

“Poner la tecnología al servicio de los más vulnerables permite avanzar a pasos agigantados en la inclusión”, señala Irene Arias, CEO de BID Lab. La digitalización de las pequeñas y medianas empresas que operan en las favelas brasileñas abre nuevas vías que se traducirán en impactos positivos y disruptivos para unas poblaciones todavía desatendidas y necesitadas”.

La financiación directa de BID Lab a este modelo de negocio focalizado en las comunidades de las favelas es un paso más en el apoyo del Grupo BID a empresas en etapa inicial que se sirven de la tecnología y otras innovaciones para avanzar en la inclusión financiera en beneficio de poblaciones vulnerables y se suma a otras iniciativas desarrolladas por el laboratorio de innovación en la región. Una de ellas es INTEcGRA, una convocatoria abierta lanzada en septiembre de 2020 para apoyar proyectos que contribuyan a la continuidad y resiliencia de las tiendas de barrio independientes afectadas por la pandemia de COVID 19 en América Latina y el Caribe. La convocatoria fue liderada por BID Lab y contó con la colaboración de BID Invest, la oficina de alianzas estratégicas del BID y un nutrido grupo de grandes empresas de bienes de consumo para financiar proyectos que actualmente ya se encuentran en fase de desembolso o próximos a ser aprobados.

Esta inversión se encuadra en la nueva tesis de inversión directa de BID Lab, que prioriza las startups en etapa temprana (serie late seed hasta serie B), que están abordando los retos de desarrollo más relevantes de América Latina y el Caribe.

EL CRÉDITO DE US$60 MILLONES APOYARÁ EL FORTALECIMIENTO DEL ECOSISTEMA DE INNOVACIÓN DEL PAÍS CENTROAMERICANO

 

Panamá impulsará la transformación digital de la gestión y los servicios públicos con un crédito de US$60 millones aprobado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La operación financiará un programa para aumentar la eficiencia en la prestación de trámites y servicios mejorando la efectividad de la ciberseguridad en los servicios digitales y atender la demanda de trámites digitales. Esto derivará en una reducción de costos en la interacción del Estado con ciudadanos y empresas, con énfasis en las poblaciones vulnerables.

El préstamo apoyará el fortalecimiento institucional del ecosistema de innovación digital y de ciberseguridad en el país. Financiará el diseño, construcción, y puesta en marcha de la sede del HUB de Innovación Digital Gubernamental que albergará a las áreas técnicas vinculadas con el proceso de transformación digital y seguridad cibernética. Además, financiará la actualización de la nube gubernamental y el marco de gestión de proyectos de innovación digital del gobierno.

El programa también promoverá la simplificación y digitalización de trámites prioritarios para la recuperación económica y social. En esta labor se destaca la implementación de mejoras en el Portal Único del Ciudadano integrando más entidades públicas y la inclusión de expedientes únicos digitales y apoyo al diseño y puesta en marcha de una Estrategia Nacional de Datos.

En formación de talento digital, el financiamiento del BID apoyará la creación y fortalecimiento de habilidades en tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y de ciberseguridad en la administración pública.

Un programa piloto de plan de carrera TIC, con enfoque de género y diversidad en tres entidades públicas, será otra de las iniciativas impulsadas por el BID, así como el desarrollo de habilidades TIC centradas en el empoderamiento económico de mujeres indígenas con potencial de adaptación a otros colectivos.

El proyecto también financiará estructuras móviles para actividades de formación en competencias, trámites digitales y habilidades TIC con perspectiva de género, para llegar a zonas con mayor presencia de poblaciones vulnerables.

Ciudadanos y empresas en general serán beneficiarios directos del programa. Con su puesta en marcha tendrán menores costos en la interacción con la administración pública, con un entorno digital más seguro, así como una adecuada gestión y protección de sus datos. La población más vulnerable, en particular mujeres indígenas, dispondrá de un mejor acceso y a trámites y servicios digitales y desarrollará habilidades para su uso.

Esta operación se encuentra alineada con la Visión 2025 – Reinvertir en las Américas: Una Década de Oportunidades, creada por el BID para lograr la recuperación y el crecimiento inclusivo de América Latina y el Caribe, en las áreas de economía digital, género e inclusión y cambio climático, así como con la Estrategia del Grupo BID con Panamá para el período 2021 – 2024, donde la transformación digital de la administración pública figura como área prioritaria.

El crédito del BID de US$60 millones tiene un plazo de amortización de 20 años, un período de gracia de 5 años y medio, una tasa de interés basada en SOFR (Secured Overnight Financing Rate), y una contrapartida local de US$14,4 millones y requerirá la aprobación del gobierno.

La pandemia de la covid-19 ha golpeado con mayor dureza a los países en desarrollo, y la recuperación continúa acentuando esta división cada vez más profunda. Se espera que las economías avanzadas se recuperen para 2023; sin embargo, las economías en desarrollo podrían quedar rezagadas durante años.

El uso de las tecnologías digitales en la pandemia reflejó una brecha similar. La cantidad de usuarios en todo el mundo aumentó a 5000 millones, pero aún hay 3000 millones de personas que no tienen conexión, el 96 % de las cuales vive en países en desarrollo.

Debemos contrarrestar urgentemente esta creciente desigualdad. Cuando las poblaciones pueden acceder a Internet a un costo asequible y disponen de las habilidades para usarla, la adopción de las tecnologías digitales abre infinitas posibilidades para lograr una recuperación más resiliente.

Estas tecnologías han ayudado a cerrar brechas imposibles de superar con las soluciones de desarrollo tradicionales y han permitido llegar a poblaciones vulnerables que a menudo quedan excluidas.

Durante la pandemia, los países que utilizaron identificaciones digitales y bases de datos para canalizar pagos gubernamentales llegaron a un 39 % más de beneficiarios que los que no lo hicieron. Por ejemplo, en Chile, la cuenta básica vinculada al documento nacional de identificación, denominada CuentaRUT, ayudó a dos millones de chilenos en situación de vulnerabilidad a recibir los pagos de asistencia social directamente en sus cuentas bancarias en un momento en que muchas oficinas se habían cerrado para frenar la propagación del virus.

La digitalización de los servicios esenciales también contribuyó a brindar oportunidades a los más vulnerables y a preservar la salud de las comunidades durante el confinamiento. En Costa de Marfil, el gobierno ofreció a través de teléfonos celulares información sobre geolocalización de infecciones y chequeos médicos a distancia.

Asimismo, gracias a la educación remota, los estudiantes continuaron aprendiendo a pesar de los cierres de escuelas que afectaron a más de 1.600 millones de alumnos en todo el mundo. Turquía, por ejemplo, amplió su plataforma de aprendizaje electrónico para llegar a 18 millones de estudiantes y más de un millón de maestros.

La inclusión digital abre un sinfín de oportunidades, pero persisten marcadas diferencias. Las poblaciones rurales, las mujeres y quienes viven en situación de pobreza quedan rezagados. Incluso cuando los sectores vulnerables acceden a la conectividad, la falta de conocimientos sobre el manejo y el costo pueden representar desafíos o barreras infranqueables para el uso de estas tecnologías.

De la misma forma, las ciudades cuentan con el doble de usuarios de Internet que las zonas rurales. En Asia meridional, las mujeres tienen un 51 % menos de probabilidades de usar Internet que los hombres. Y en todo el mundo, las personas que viven en situación de pobreza enfrentan dificultades para conectarse. En África, menos del 10 % de aquellos que viven en situación de extrema pobreza tienen acceso a Internet.

Las tecnologías digitales pueden impulsar significativamente el crecimiento inclusivo, pero para que alcancen su máximo potencial debemos acelerar la inversión. Los gobiernos tienen que trabajar para que la conectividad sea asequible, confiable y accesible para todos. Las políticas que atraen a los inversionistas y promueven la competencia contribuirán en gran medida a reducir los costos, ampliar y desplegar la infraestructura necesaria y hacer que los dispositivos móviles y el uso de datos se vuelvan más asequibles.

Los operadores deben compartir la infraestructura a fin de reducir las barreras para el ingreso al mercado y promover el uso de la infraestructura estatal de telecomunicaciones actualmente subutilizada. En África, alrededor del 40 % de las redes de fibra (más de 400.000 kilómetros) pertenecen al gobierno y están desaprovechadas. En América Latina y el Caribe, el 60 % de quienes carecen de conexión mencionan el alto costo de los datos como principal obstáculo para el uso de Internet.

Asimismo, las personas deben contar con las habilidades necesarias para usar tecnologías digitales. Cuando se combinan el acceso asequible y las habilidades, se generan más empleos y se reduce la pobreza. En Nigeria y en Tanzania, la participación en la fuerza laboral aumentó 3 y 8 puntos porcentuales respectivamente, después de tres o más años de acceso a Internet, mientras que las tasas de pobreza se redujeron un 7 %. Al mismo tiempo, son muy pocos los que utilizan eficazmente estos recursos. Mientras que el 83 % de la población de África vive en áreas con cobertura de servicios de Internet móvil, solo el 27 % los usa. Las habilidades digitales y la asequibilidad son esenciales para subsanar esta brecha en el nivel de uso.

El tercer paso es generar confianza. Para que las personas adopten plenamente las interacciones digitales, necesitan saber que son confiables y seguras, y que están protegidas. Esta tarea es aún más difícil en los países en desarrollo, donde las habilidades digitales no están tan extendidas.

Más de dos tercios de los hogares de América Latina que disponen de conexión a Internet se preocupan por su privacidad y seguridad cuando usan el servicio. En Filipinas, se utilizan las huellas dactilares y la autenticación mediante mensajes de texto a fin de garantizar a la población la seguridad del nexo entre su identidad y sus beneficios sociales. Para generar más confianza en las herramientas digitales, se requieren instituciones y un marco legal sólidos que protejan los datos, lo que incluye contar con entidades de manejo de datos, autoridades dedicadas a la protección de datos y organismos de ciberseguridad.

La pandemia ha acelerado el desarrollo digital y ha dejado en claro que el futuro digital ya está aquí y es ahora. Pero si no tomamos medidas urgentes y coordinadas, las brechas cada vez más amplias en el acceso, las habilidades y la confianza pueden socavar el potencial para lograr una recuperación inclusiva.

Ahora es el momento en que los sectores público y privado deben redoblar sus esfuerzos para garantizar que los países en desarrollo adopten y se beneficien plenamente de las potentes soluciones que ofrece la transformación digital.

Publicado por primera vez en El País.

El 23 de febrero, los Miembros de la OMC convinieron en que la Duodécima Conferencia Ministerial (CM12), que había sido aplazada, tendría lugar durante la semana del 13 de junio en Ginebra. La decisión fue adoptada en una reunión del Consejo General de la Organización tras la atenuación de las restricciones impuestas en Suiza, el país anfitrión, debido a la pandemia de COVID-19.

 

La CM12 debía celebrarse del 30 de noviembre al 3 de diciembre de 2021, pero tuvo que aplazarse a causa del brote de la variante ómicron de la COVID-19, que dio lugar a la imposición de restricciones de viaje y obligaciones de cuarentena en Suiza y en muchos otros países europeos.

El Embajador Dacio Castillo (Honduras), Presidente del Consejo General, señaló que fijar las fechas de la tan esperada reunión debería impulsar la labor de la OMC y ayudar a centrar los debates sobre los resultados de la Conferencia Ministerial. Indicó que las fechas exactas de la Conferencia se definirán más adelante.

“Trabajemos juntos, con el objetivo primordial de que la Conferencia brinde a la OMC, y a nosotros aquí en Ginebra, la oportunidad de demostrar que la OMC puede lograr resultados”, declaró el Embajador Castillo. “Hagamos que esto cuente”.

Es la segunda vez que la pandemia obliga a aplazar la CM12.  Inicialmente estaba previsto que se celebrase en junio de 2020 en Nursultán (Kazajstán).

La Conferencia Ministerial, a la que asisten los ministros de comercio y otros altos funcionarios de los 164 Miembros de la Organización, es el órgano decisorio supremo de la OMC.  Aquí puede obtenerse más información sobre las Conferencias Ministeriales.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Finlandia ampliaron su cooperación en el espacio educativo a través de una contribución de €300.000. El financiamiento apoyará la formación de docentes en educación digital y pedagogías de aprendizaje a distancia en el Caribe. El apoyo de Finlandia se brinda a través de su Ministerio de Asuntos Exteriores y se entrega a la programación en Guyana, Jamaica y Surinam. La iniciativa es parte de un programa regional de formación docente que también incluye a Barbados y Trinidad y Tobago.

El proyecto busca capacitar a docentes de primaria y docentes de institutos de formación a través de una intervención integral que toca la educación digital, las habilidades pedagógicas y las herramientas digitales. Los docentes beneficiarios recibirán cursos acompañados de un programa de tutoría. La propuesta inicial es incluir módulos enfocados en la pedagogía digital, el uso de recursos digitales, métodos de evaluación en línea, instrucción de estudiantes con necesidades especiales y habilidades socioemocionales. La lista de cursos se finalizará una vez que los docentes de los tres países sean encuestados sobre sus necesidades de capacitación.

“Los Finlandeses saben de primera mano que la educación es crítica para el desarrollo socioeconómico. Esto es un reto que es particularmente relevante en el Caribe. Estamos agradecidos con Finlandia por su alianza con nosotros para apoyar la capacitación de profesores y la educación digital, que puede mejorar la vida de estudiantes y maestros en todo el Caribe”, dijo el presidente Mauricio Claver-Carone del BID.

La respuesta de emergencia a la pandemia de COVID-19 ha requerido que los maestros aumenten rápidamente el uso de las modalidades de aprendizaje a distancia. Por lo tanto, existe una necesidad continua de equipar mejor a los docentes y formadores de docentes para trabajar con medios en línea y de baja tecnología para enseñar y lograr resultados de aprendizaje. Además, el Caribe es susceptible a desastres naturales como huracanes, lo que hace que las herramientas de aprendizaje a distancia sean útiles a corto, mediano y largo plazo para estudiantes que regresan a la escuela a tiempo completo.

A través de esta alianza, Finlandia y el BID están ayudando a fomentar la transformación digital en la región en línea con Visión 2025 —el plan del BID para estimular la recuperación y reactivar el crecimiento económico en América Latina y el Caribe— al ayudar a acelerar la transición hacia un mundo más digital, resiliente, inclusivo y sistema educativo de calidad en el Caribe. Al aprovechar la formación docente digital como un catalizador para el logro del aprendizaje, los socios pretenden reflejar el principio básico de Finlandia de que todas las personas deben tener el mismo acceso a una educación y formación de alta calidad.

Sobre el BID

El Banco Interamericano de Desarrollo es una de las principales fuentes de financiamiento a largo plazo para proyectos económicos, sociales e institucionales en América Latina y el Caribe. Además de préstamos, donaciones y garantías crediticias, el BID lleva a cabo proyectos de investigación de vanguardia para brindar soluciones innovadoras y sostenibles a los problemas más urgentes de su región. Creado en 1959 para ayudar a acelerar el progreso en sus países miembros en desarrollo, el BID trabaja todos los días para mejorar vidas.

Sobre el Gobierno de Finlandia

Finlandia se unió al BID en 1977. Desde entonces, Finlandia ha financiado varias iniciativas del BID y ha sido un firme partidario de los esfuerzos para reducir la pobreza y la desigualdad, y ha contribuido generosamente a los países afectados por desastres naturales.

CONTACTOS DE PRENSA
(202) 623-1060
(202) 312-4354
Más Información

Miguel Aldaz
miguelaldaz@iadb.org

(202) 623-1332

En una reunión celebrada el 21 de febrero, los participantes en las negociaciones sobre el comercio electrónico recibieron información actualizada sobre los debates en pequeños grupos e intercambiaron opiniones sobre las propuestas relativas a los servicios de telecomunicaciones, el acceso a plataformas en línea y la competencia.

 

El Embajador Kazuyuki Yamazaki (Japón), coorganizador de la iniciativa y presidente de las sesiones plenarias este año, dijo que los Miembros de la OMC tenían que dedicar el mayor número posible de recursos a temas respecto a los que “habían mostrado su disposición a debatir”. Ello ayudaría a los Miembros a alcanzar el objetivo fijado por los Ministros en diciembre de 2021 de lograr la convergencia sobre la mayoría de las cuestiones para finales de 2022, dijo.

El Embajador Yamazaki instó a los proponentes a que velaran por que sus propuestas recibieran un amplio apoyo de los Miembros. Asimismo, alentó a los proponentes a que actuaran con flexibilidad en cuestiones que no lograran un grado razonable de apoyo en las reuniones del primer semestre del presente año.

Informes de grupos reducidos y propuestas de texto

Los facilitadores de los debates en grupos reducidos informaron sobre la labor realizada en las últimas semanas para encontrar puntos de convergencia en el acceso abierto a Internet, la ciberseguridad y la facturación electrónica.  Los miembros también revisaron propuestas sobre la actualización de las disciplinas relativas a servicios de telecomunicaciones básicos, el acceso a plataformas en línea y la competencia.

En sus observaciones iniciales, el Embajador George Mina (Australia) instó a los grupos reducidos a que intensificaran su labor. Dijo lo siguiente: “los facilitadores han de realizar mayores esfuerzos, pero también todos los miembros de esos grupos reducidos.” Recordó a los Miembros que los coorganizadores estaban dispuestos a fomentar una mayor convergencia en la labor de esos grupos.

El Embajador Mina señaló que 65 Miembros habían presentado una propuesta para renovar la moratoria multilateral sobre la imposición de derechos de aduana al comercio electrónico. Instó a los Miembros a que colaboraran con esa propuesta en los próximos meses, ya que se estaban examinando las fechas para volver a convocar la Duodécima Conferencia Ministerial (CM12).

Haciendo uso de la palabra en nombre del Embajador Hung Seng-Tan, coorganizador de la iniciativa, el Representante Permanente Adjunto de Singapur, Darry Leong, señaló que la infraestructura de telecomunicaciones constituía la base para el acceso a las oportunidades que ofrecía la economía digital. Dijo que los marcos reglamentarios e institucionales en el sector de las telecomunicaciones eran esenciales para impulsar el desarrollo del comercio digital.

El Sr. Leong alentó a los Miembros a que aceleraran las conversaciones para concluir las negociaciones a su debido tiempo y permitir a las partes interesadas aprovechar los beneficios de la iniciativa. Los coorganizadores se han comprometido a velar por que la iniciativa siga avanzando en el establecimiento de normas sobre comercio electrónico que fomenten la inclusión digital, señaló. “Es importante realizar progresos sustanciales para demostrar que la OMC sigue siendo pertinente y es capaz de hacer frente a los desafíos del siglo XXI”, añadió.

Si no se abordan, las asimetrías de poder en la economía mundial pueden afectar negativamente a la industrialización del Sur Global.

 

Desde los albores de la primera revolución industrial, el cambio tecnológico ha sido un enorme factor de creación y configuración de la economía mundial. El ritmo del cambio -tanto tecnológico como económico- ha sido especialmente rápido desde el inicio de la «era digital». El inicio de esta era se caracterizó por el uso generalizado de los ordenadores digitales y los avances en la tecnología de la información y la comunicación a finales del siglo XX. El final de esta era está lejos de haber terminado, ya que apenas estamos arañando la superficie del potencial de las nuevas tecnologías digitales en ámbitos como la impresión en 3D, la robótica avanzada, el análisis de grandes datos, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático. Las tecnologías digitales y su comercialización han tenido, y siguen teniendo, un enorme impacto en el desarrollo y la industrialización de las economías. Tres cuestiones en particular están dando forma a los debates actuales sobre la industrialización: 1) ¿Están surgiendo los servicios digitales como alternativa al desarrollo impulsado por la industria manufacturera en el Sur Global? 2) ¿Las tecnologías de automatización digital están desplazando los puestos de trabajo de la industria manufacturera en el Sur Global? 3) ¿Representa la expansión de las cadenas de valordigitales y globales un obstáculo para la industrialización en el Sur Global?Abordo estas tres cuestiones en un reciente artículo publicado en Third World Quarterly.1En resumen, sostengo que las respuestas a las preguntas 1 y 2 son «no», y la respuesta a la pregunta 3 es «sí». Es decir, las asimetrías de poder en la economía mundial son un obstáculo mayor para la industrialización en el Sur Global que el cambio tecnológico, en un sentido directo y explícito. La respuesta larga a estas preguntas es un poco más complicada, y se desarrollará aquí.

Por qué los servicios digitales no sustituirán a la industria manufacturera como motor del desarrollo económico

Una instantánea de las cuentas nacionales de los países de todo el mundo revela que el tamaño del sector manufacturero se está reduciendo en casi todos los países (véase la figura siguiente). todos los países (véase la figura siguiente), y está siendo sustituido por el sector servicios. Muchos servicios, especialmente los digitales, están demostrando ser motores del crecimiento de la productividad. Por ejemplo, los servicios relacionados con el software: los activos fijos son costosos (por ejemplo, granjas de servidores, sistemas de refrigeración, sitios seguros, etc.), al igual que ocurre con las operaciones de fabricación, pero los costes disminuyen rápidamente con la escala, ya que los servicios se venden en todo el mundo en un instante. De hecho, la Organización Mundial del Comercio considera que el crecimiento de la productividad del factor total de los servicios digitales entre 2005 y 2015 ha sido superior al de la fabricación en cuatro de las mayores economías del mundo.2

Sin embargo, los servicios aún no han alcanzado el potencial de las manufacturas como motor del desarrollo económico. A lo largo de la historia del capitalismo, casi todas las economías que avanzaron de una renta baja a una alta lo consiguieron desarrollando sus capacidades manufactureras.3Y esto no parece estar cambiando: un estudio reciente que incluyó una muestra de 63 países entre 1990 y 2011 descubrió que el crecimiento de la producción manufacturera estimula el crecimiento económico y de la productividad, especialmente en los países en desarrollo.4Por ello, los países que luchan por desarrollar un sector manufacturero competitivo también luchan por desarrollar sus economías.

Las cuestiones de medición también plantean dudas sobre el supuesto aumento de los servicios como proporción de la producción económica. La contribución del valor añadido y del empleo del sector manufacturero al PIB y al empleo mundiales, respectivamente, no ha cambiado mucho desde 1970. ¿Cómo conciliar esto con la cifra anterior? La respuesta es que la disminución de la proporción de la industria manufacturera en la mayoría de las economías del mundo durante las últimas décadas es simplemente el resultado de la reubicación de las actividades manufactureras en un pequeño número de economías, encabezadas por China.5En otras palabras, China está asumiendo la mayor parte de la producción manufacturera mundial y se ha convertido en la fábrica del mundo, por así decirlo. También hay que preguntarse si los servicios relacionados con la fabricación, como la investigación y el desarrollo (I+D), el diseño industrial y la comprobación de productos, que requieren conocimientos de ingeniería, deberían contarse como servicios, como ocurre actualmente en los sistemas de clasificación industrial de la mayoría de los países.

Hauge, J., y E. O’Sullivan. (2019). Inside the Black Box of Manufacturing: Conceptualizar y contabilizar la manufactura en la economía. Cambridge: Departamento de Ingeniería de la Universidad de Cambridge.

 

 

Por qué las tecnologías de automatización digital no suplantarán la mayoría de los empleos en la industria manufacturera

Cada vez se teme más que las nuevas tecnologías de automatización empiecen a desplazar puestos de trabajo a un ritmo más rápido que en el pasado, y muchos estudiosos destacan que los puestos de trabajo en el sector manufacturero (o la creación de puestos de trabajo en el sector manufacturero) en el Sur Global están especialmente en peligro.6

Si nos fijamos en los estudios de previsión que predicen el impacto de la automatización en el empleo en el futuro, lo primero y más importante que hay que señalar es que sus estimaciones varían mucho (véase la figura siguiente para una recopilación de estudios clave). Algunos de estos estudios también advierten del peligro de extrapolar la automatización al desempleo o al desplazamiento de puestos de trabajo, porque la tecnología de la automatización tiene el potencial de crear puestos de trabajo, no sólo de desplazarlos. Esto es atribuible a una serie de razones relacionadas: 1) el avance tecnológico está asociado al crecimiento de la productividad, que a su vez está asociado al crecimiento del empleo; 2) las nuevas tecnologías dan lugar a nuevas industrias y nuevos puestos de trabajo; 3) el uso de tecnologías de automatización puede hacer bajar el precio de los bienes de consumo o dar lugar a una mayor variedad de bienes de consumo. Así pues, aunque la tecnología de la automatización ha provocado y seguirá provocando desplazamientos de mano de obra y alteraciones de la misma en el futuro, hay buenas razones para ser optimistas sobre su impacto neto en el empleo. Un buen ejemplo es un reciente estudio de McKinsey, que calculó que el ordenador creó 15,8 millones de puestos de trabajo más en Estados Unidos de los que desplazó entre 1980 y 2015.7

Hauge Table 1 - updated

Fuente: Recopilación del autor.

Otra razón por la que las tecnologías de automatización digital no causarán un desplazamiento de puestos de trabajo a gran escala es que simplemente no es comercialmente viable desplegar todas estas tecnologías, especialmente en el Sur Global. Un informe reciente de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo concluye que la mayoría de los estudios existentes sobrestiman los posibles efectos adversos de la tecnología de la automatización sobre el empleo, porque no tienen en cuenta que lo que es técnicamente factible no siempre es también económicamente rentable.8En el Sur Global existen una serie de barreras adicionales para la aplicación de las tecnologías de automatización, como la falta de personal de mantenimiento capacitado, la falta de acceso al capital y una infraestructura energética poco fiable.9Un contraargumento a este punto es que la pérdida de puestos de trabajo en el Sur Global debido a la automatización se producirá sobre todo por la «deslocalización». Esto se refiere a un proceso por el cual los países de altos ingresos «retiran» la producción previamente deslocalizada debido a la disponibilidad de nuevas tecnologías de automatización en sus propios países. Sin embargo, aunque los datos demuestran que la deslocalización se produce, lo hace a pequeña escala, a menudo menor que la nueva actividad de deslocalización.10

Por qué la expansión de las cadenas de valor digitales y globales está dificultando la industrialización de los países

Desde finales del siglo XX, los procesos de producción están cada vez más fragmentados a nivel mundial, sin fronteras e interconectados, lo que ha dado lugar al concepto de cadenas de valor mundiales. La expansión de las cadenas de valor mundiales es el resultado de muchos factores, como la reducción de las barreras comerciales y de los costes de transporte. Pero el rápido avance de la tecnología digital es sin duda el más importante, y muchas cadenas de valor se centran hoy en día en la tecnología digital.

La expansión de las cadenas de valor mundiales tiene efectos tanto positivos como negativos en la industrialización del Sur Global. Entre los positivos están los beneficios de la integración en la economía mundial a través de un mayor comercio y de la entrada de inversiones extranjeras directas. China es un muy buen ejemplo de un país que ha cosechado los beneficios de esta oportunidad. Sin embargo, la expansión de las cadenas de valor mundiales11va acompañada de algunos aspectos negativos, por ejemplo, ha permitido a un pequeño número de grandes empresas transnacionales -con sede en su mayoría en el Norte Global- consolidar cuotas crecientes de beneficios en un mercado más amplio.12Esta consolidación se ve reforzada por el dominio tecnológico, la fuerte protección de los derechos de propiedad intelectual, las bajas barreras comerciales y el acceso privilegiado al capital y la mano de obra de bajo coste en todo el mundo.13

La cadena de valor del iPhone es un ejemplo elocuente de la distribución desigual del valor en una gran industria mundial. En la siguiente figura, he calculado la distribución media del valor de los iPhone lanzados entre 2010 y 2018. La cifra es nada menos que impactante. A lo largo de prácticamente todos los lanzamientos de nuevos iPhone, Apple ha estado ganando el 56% del precio final de venta al público (en promedio) sin producir o ensamblar realmente ninguno de los componentes; el 1,5% del precio final de venta al público va a la parte más intensiva en mano de obra de la etapa de producción, el ensamblaje, que se lleva a cabo principalmente en China. Esta presión sobre el valor de la mano de obra también explica las pésimas condiciones de trabajo en la industria electrónica mundial y en la mayoría de las demás industrias manufactureras mundiales, evidenciadas por los salarios inferiores al salario de reproducción social, el exceso de horas extraordinarias y las perjudiciales condiciones de salud.14

¿Y qué? Implicaciones para la política

Podría destacar una serie de políticas para aprovechar las oportunidades y hacer frente a los retos discutidos hasta ahora. Las asimetrías de poder en la economía mundial son una de las cuestiones más pertinentes, por lo que me centraré en los dos aspectos siguientes 1) cómo los países en desarrollo pueden evitar convertirse en presa de las estrategias de las empresas transnacionales, y 2) la nivelación del terreno de juego en la economía mundial.

La creación de empresas estatales es una estrategia que ha dado buenos resultados en los intentos de los países del Sur Global por disminuir su dependencia de las empresas transnacionales con sede en el Norte Global. No es un hecho que las empresas estatales tengan éxito, pero los países en desarrollo que han tenido más éxito en alcanzar parcialmente el dominio tecnológico del Norte Global -por ejemplo, China, la República de Corea y Taiwán, Provincia de China- han recurrido a las empresas estatales en cierta medida.15Esto se debe a que las empresas estatales permiten una mayor autonomía del capital multinacional, un mayor control sobre las industrias estratégicas y permiten estrategias de inversión que implican mucho riesgo para el sector privado. Es importante destacar que los países que han tenido éxito se han apoyado en el capital multinacional, además de centrarse en la creación de empresas estatales. La vinculación con las empresas transnacionales y las empresas líderes con sede en el Norte Global permitió a estos países especializarse en actividades industriales de nicho, añadiendo valor y empleo que luego se utilizó como trampolín para una mayor industrialización.

También es necesario nivelar el campo de juego en la economía mundial. Esto implica que tenemos que mirar más allá del ámbito de la política industrial nacional y en el de la política internacional, e investigar, en particular, las prácticas de las organizaciones internacionales que tienen el poder de establecer políticas y reglamentos industriales y comerciales. La Organización Mundial del Comercio es una institución importante a este respecto, y ha sido objeto de críticas durante años por proteger las tecnologías de las empresas transnacionales con sede en el Norte Global y por limitar el «espacio político» que tienen los países del Sur Global para transferir tecnología de las empresas extranjeras a la economía nacional y fomentar las industrias nacionales.1617(Capítulo 5.1). Addis Abeba, Etiopía: Comisión Económica para África. Esto significa que tenemos que apelar a las organizaciones internacionales, como la Organización Mundial del Comercio, para que dejen más espacio a los países del Sur Global para aplicar políticas comerciales e industriales estratégicas.

El 8 de febrero, en una sesión específica del Comité de Comercio y Desarrollo sobre la Iniciativa de Ayuda para el Comercio, los Miembros de la OMC, las instituciones financieras internacionales y las organizaciones con la condición de observador expusieron un panorama general de las actividades recientes de Ayuda para el Comercio. En un taller organizado por el Comité el 7 de febrero se estudió la forma en que la pandemia de COVID-19 ha acelerado el paso a la economía digital y las limitaciones a las que se enfrentan los países en desarrollo.

 

La Secretaría de la OMC facilitó al Comité información actualizada sobre el ejercicio de vigilancia y evaluación de la Ayuda para el Comercio en curso, que servirá de base para el Examen Global de la Ayuda para el Comercio de este año(1).

En el marco de la Iniciativa de Ayuda para el Comercio, impulsada por la OMC, se alienta a los Gobiernos de los países en desarrollo y a los donantes a que reconozcan el papel que puede desempeñar el comercio en el cumplimiento de los objetivos de desarrollo de los países. También se fomenta la adopción de medidas para superar las limitaciones relacionadas con el comercio identificadas por los países en desarrollo y los países menos adelantados (PMA).

China proporcionó información actualizada sobre sus actividades de asistencia técnica y de cooperación en materia de inversiones, y destacó que había distribuido cerca de 2.000 millones de dosis de vacunas contra la COVID-19 a nivel mundial. Actualmente ayuda a 20 países a crear capacidad de producción nacional de vacunas. También se señaló a la atención de los Miembros la Décima Mesa Redonda de China, que se celebró virtualmente en enero de 2022.

Los Países Bajos ofrecieron un resumen de sus programas de creación de capacidad relacionada con el comercio en los países en desarrollo, entre los que figura la colaboración prestada por el país en la última fase del programa NTF V, que tiene por objeto ayudar a las microempresas y las pequeñas y medianas empresas (mipymes) africanas que operan en la esfera de la tecnología digital y la agroindustria a fomentar oportunidades comerciales. También anunciaron un aumento de sus contribuciones a varios fondos fiduciarios, incluido el Programa de Cátedras OMC.

Rusia destacó la financiación que proporcionaba por conducto de organismos de las Naciones Unidas para ayudar a los países en desarrollo a cumplir sus objetivos de desarrollo. En particular, señaló a la atención de los presentes la Segunda Cumbre Rusia-África — programada para octubre-noviembre de 2022 en Addis Abeba (Etiopía) —, que tiene por objeto aumentar las corrientes comerciales entre Rusia y el continente africano.

Los Estados Unidos pusieron de relieve la Iniciativa PROSPER Africa, cuyo objetivo es movilizar capital privado, promover el comercio entre las empresas estadounidenses y africanas y apoyar la aplicación de la Zona de Libre Comercio Continental Africana. Desde 2019 han establecido más de 60 asociaciones, han administrado más de USD 62 millones en donaciones y han facilitado la realización de exportaciones por valor superior a USD 600 millones.

Tayikistán describió sus esfuerzos por aumentar las exportaciones y facilitar el comercio y la inversión, en particular mediante la aplicación del Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la OMC. En abril de 2019 puso en marcha un Portal Comercial nacional en relación con el Global Trade Helpdesk (Servicio de Asistencia al Comercio Mundial) a fin de proporcionar un único punto de entrada para la información sobre las corrientes comerciales y las prescripciones en materia de reglamentación arancelaria.

Las instituciones financieras internacionales presentaron informes sobre la movilización de recursos y las actividades relacionadas con la Ayuda para el Comercio.

El Banco Asiático de Desarrollo (BAsD) señaló que en Asia el comercio se estaba recuperando, en el contexto de un mayor despliegue de la vacunación contra la COVID-19. Se prevé que los países asiáticos en desarrollo se sigan recuperando, y las proyecciones regionales apuntan a un crecimiento del 7% en 2021 y del 5,3% en 2022. El BAsD ofrece préstamos, donaciones y asistencia técnica a sus países en desarrollo miembros para, entre otras cosas, el despliegue de campañas de vacunación contra la COVID-19.

El Marco Integrado mejorado presentó un panorama general de los proyectos encaminados a abordar las prioridades comerciales de los PMA. En Timor-Leste se está ejecutando un proyecto de apoyo al turismo, la recuperación económica y el empoderamiento económico de las mujeres. En la RDP Lao y el Senegal se inició una evaluación de las necesidades tecnológicas para maximizar los efectos de la tecnología y fomentar las transformaciones estructurales.

La Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) puso de relieve su “evento de aprendizaje entre pares sobre la Ayuda para el Comercio” que tuvo lugar en diciembre de 2021. Ese evento puso de relieve la importancia de reforzar los proyectos de creación de capacidad en el marco de la Ayuda para el Comercio a fin de ayudar a los países en desarrollo a aprovechar las oportunidades de crecimiento sostenible que aporta la recuperación económica.

La Corporación Islámica Internacional para la Financiación del Comercio (ITFC) presentó sus iniciativas destinadas a aumentar las oportunidades comerciales de sus países miembros. Destacó que en el marco de la iniciativa “Arab-Africa Foreign Trade Bridge” se había puesto recientemente en marcha un programa de la ITFC para armonizar las normas relativas a los dispositivos farmacéuticos y médicos en África. También indicó que participaba en la iniciativa SheTrades del Centro de Comercio Internacional.

El Fondo para la Aplicación de Normas y el Fomento del Comercio (STDF) ofreció una reseña de su “Guía sobre buenas prácticas de reglamentación”, publicada en noviembre de 2021. La Guía tiene por objeto asegurar que las medidas sanitarias y fitosanitarias sean adecuadas y no creen obstáculos innecesarios al comercio. Está en curso un proyecto, en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial, destinado a evaluar las inspecciones y auditorías virtuales relacionadas con los productos alimenticios, así como una evaluación de las cuestiones de género encaminada a formular recomendaciones sobre la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en los países en desarrollo.

En la última edición de las Perspectivas Económicas Mundiales del Banco Mundial se exponían algunos de los problemas a los que se enfrentan los países en desarrollo en su recuperación económica de la pandemia de COVID-19. En el informe se señalaba que estos problemas podrían atenuarse mediante políticas destinadas a favorecer una distribución rápida y equitativa de las vacunas contra la COVID-19, a mitigar el cambio climático y a fortalecer la cooperación mundial, en particular en materia de gobernanza comercial.

El Centro de Comercio Internacional presentó su Plan Estratégico 2022-2025, en el que se describe cómo apoyará a los países en desarrollo para que sus economías sean más inclusivas, sostenibles y prósperas a través del comercio. La atención se centrará en la mejora de la competitividad de las mipymes.

Para saber más sobre la Iniciativa de Ayuda para el Comercio, haga clic aquí.

En el taller titulado “Conectividad Digital y Diversificación Económica” se exploraron las oportunidades comerciales que genera la digitalización en el sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), así como para los bienes y servicios, y el comercio de paquetes en particular. Los trabajos de investigación de la OCDE indican que un aumento del 10% de la conectividad digital conlleva un aumento del 4% del comercio de paquetes.

Aunque la pandemia de COVID-19 estimuló el crecimiento del comercio mundial de productos de TIC — que experimentó un aumento interanual del 4% entre 2019 y 2020 y alcanzó la cifra de USD 2,3 billones —, los trabajos de investigación de la UNCTAD indican que ese crecimiento favoreció a los países exportadores en desarrollo de Asia existentes. El crecimiento de los servicios que pueden prestarse digitalmente fue más equilibrado entre los países, aunque las cuestiones de medición siguen planteando problemas para seguir con exactitud las corrientes comerciales.

La asequibilidad de la conectividad digital es un importante obstáculo identificado por el Banco Mundial. Los sistemas digitales también forman parte integrante de la transición a las energías limpias y se ponen de relieve en las prioridades establecidas por muchos países a nivel nacional.

Los servicios de gobierno electrónico y las redes sociales han contribuido a impulsar la conectividad digital de Madagascar, con el apoyo de donantes, en particular en la esfera de las competencias en materia de TIC. La economía de Madagascar se vio gravemente afectada por la tormenta tropical Ana y el ciclón tropical Batsirai, además de la pandemia de COVID-19, cuando el Gobierno estaba ya tratando de subsanar las deficiencias del acceso a la energía y de actualizar los marcos reglamentarios del comercio digital.

La Unión Europea señaló que el apoyo a la conectividad digital había adquirido mayor importancia en sus programas de Ayuda para el Comercio y se reforzaría aún más mediante el despliegue del Digital for Development (D4D) Hub (Centro de Digitalización para el Desarrollo). El apoyo a la conectividad digital también es un objetivo fundamental de los programas futuros del BAsD hasta 2030, así como una esfera prioritaria en lo que respecta a los productos de conocimiento del BAsD.

Las copias de todas las presentaciones y una grabación del taller están disponibles aquí.

  1. Se están considerando las fechas del Examen Global de la Ayuda para el Comercio. volver al texto

Montreal, 8 de febrero de 2022 – La OACI y la Comisión Económica para Europa (CEPE) han elaborado nuevas orientaciones sobre las especificaciones técnicas de la carga aérea digital que ayudarán a acelerar la transición hacia unas cadenas de suministro más seguras y resilientes, contribuyendo al mismo tiempo a los empeños de respuesta y recuperación de la COVID-19.

 

Las innovaciones digitales permitirán que el sector del transporte aéreo deje de utilizar los tradicionales documentos en papel para facilitar el transporte de la carga aérea a escala mundial, promoviendo un entorno sin contacto para la carga aérea y una mayor resiliencia del comercio transfronterizo frente a futuras amenazas de pandemia.

 

De acuerdo con las recomendaciones del Equipo Especial para la Recuperación de la Aviación (CART) del Consejo de la OACI, las especificaciones contribuirán a limitar el contacto físico entre profesionales del comercio y el transporte internacionales y, de este modo, protegerán mejor la fluidez de las operaciones de comercio transfronterizo y transporte internacional frente a las restricciones vinculadas con las pandemias.

 

“Las últimas innovaciones reflejan el enfoque integrado, colaborativo y multilateral de la OACI con respecto a las políticas de transporte que abarcan la cadena de suministro de la carga aérea y el correo, y desempeñarán un papel importante para hacer frente a los riesgos de las pandemias, tanto presentes como futuros”, destacó el Secretario General de la OACI, Juan Carlos Salazar. “Confiamos en que ayuden a responder a la fuerte y doble presión que se está ejerciendo sobre las cadenas de suministro mundiales, tanto por la propia pandemia de COVID-19 como por el increíble aumento del comercio electrónico internacional que la ha acompañado.”

 

“La pandemia ha puesto claramente de manifiesto el valor de los enfoques armonizados para velar por una conectividad del transporte resiliente en todos los modos, y ha subrayado aún más el papel fundamental de la digitalización acelerada. Estoy orgullosa de la contribución que aportan las herramientas prácticas creadas con el apoyo del Centro de las Naciones Unidas de Facilitación del Comercio y las Transacciones Electrónicas (CEFACT-ONU) de la CEPE. La CEPE espera seguir consolidando esta fructífera cooperación con la OACI en pro de un transporte y un comercio multimodal fluido que impulse las iniciativas de recuperación socioeconómica sostenible de los países”, señaló la secretaria ejecutiva de la CEPE, Olga Algayerova.

 

La colaboración de la OACI con la CEPE en el ámbito de la digitalización de las cadenas de suministro se deriva de la Declaración Conjunta sobre la Contribución del Comercio Internacional y las Cadenas de Suministro a una Recuperación Socioeconómica Sostenible durante la Pandemia de COVID-19, firmada por ocho organismos de las Naciones Unidas en septiembre de 2020.

 

Tras estos últimos avances, las especificaciones digitales sustituirán a las que anteriormente se utilizaban en papel, como la carta de porte aéreo (AWB), la declaración de mercancías peligrosas (DGD) y la declaración de seguridad del envío (CSD). Estos avances, a su vez, forman parte de una serie más amplia de productos para el intercambio de datos de transporte multimodal, aplicables al transporte aéreo, por carretera, ferroviario, marítimo y por vías de navegación interior.

 

Las especificaciones y el material de apoyo se encuentran a disposición de organismos reguladores, empresas y otras partes interesadas, de forma gratuita, en el sitio web del proyecto de la ANUD sobre comercio y transporte en la era de las pandemias, y a partir de ahora la OACI y la CEPE se centrarán en ayudar a los países a ponerlas en marcha.

 

Recursos para la redacción

La OACI y la carga aérea
Entrevista OACI/CEPE sobre las nuevas especificaciones técnicas de la carga aérea digital

Sobre la OACI
La OACI es un organismo especializado de las Naciones Unidas creado por gobiernos en 1944 para favorecer la vía diplomática en los aspectos relativos al transporte aéreo internacional. Desde entonces, los países han dictado a través de la OACI más de 12 000 normas y métodos recomendados que contribuyen a armonizar sus propios reglamentos nacionales en materia de seguridad, eficiencia, protección del medio ambiente y capacidad de la aviación para posibilitar la creación de una red verdaderamente mundial. Además, los foros de la OACI ofrecen a los grupos de la industria, las organizaciones de la sociedad civil y demás partes interesadas con reconocimiento oficial la oportunidad de interactuar y de avanzar causas de interés común con los niveles de gobierno en los que se toman las decisiones.

 

Contacto general

communications@icao.int

Twitter: @ICAO

 

Para los medios de comunicación

William Raillant-Clark
Oficial de comunicaciones
wraillantclark@icao.int
+1 514-954-6705
+1 514-409-0705 (celular)
Twitter: @wraillantclark

LinkedIn: linkedin.com/in/raillantclark/

 

Cuando empezó la pandemia de la COVID-19, los Gobiernos se apresuraron a brindar ayuda financiera a los ciudadanos, utilizando frecuentemente diversos canales digitales. Al mismo tiempo, el distanciamiento social obligó a buscar alternativas al dinero en efectivo y a las compras presenciales. Estos cambios alimentaron las expectativas de que la pandemia crearía un aumento general de la inclusión financiera digital.

Un nuevo estudio del Banco Mundial analiza hasta qué punto la pandemia ha cambiado la forma en que la gente efectúa los pagos a comerciantes en la región de América Latina y el Caribe (ALC). Según nuestros cálculos, el 11% de los adultos en ALC —aproximadamente 50 millones de personas— adoptó la modalidad de pagos digitales en comercios durante el primer año de la pandemia , con una proporción de nuevos individuos que adoptaron tecnologías digitales que oscila entre el 15% de los adultos en Argentina y Costa Rica y aproximadamente la mitad de ese porcentaje en El Salvador y Jamaica (gráfico 1).

Gráfico 1: En ALC, 50 millones de adultos adoptaron los pagos digitales a comerciantes por primera vez durante la pandemia de la COVID-19

Porcentaje de adultos que utilizaron una tarjeta, un teléfono móvil o internet en una tienda por primera vez en 2020.

Porcentaje de adultos que utilizaron una tarjeta, un teléfono móvil o internet en una tienda por primera vez en 2020

 

Nuestras estimaciones se basan en encuestas representativas a nivel nacional que abarcaron 14.000 adultos y se efectuaron en 14 economías de ALC en 2020. En México y Argentina pudimos recolectar datos más detallados sobre una gama más amplia de casos de uso de pagos digitales; estos resultados se analizarán más detenidamente en un próximo blog post. Los sondeos fueron realizados por Gallup, Inc. en asociación con la Encuesta Mundial de Gallup, y en coordinación con el equipo de Global Findex.

Proporcionamos cifras recientes sobre el número de adultos que utilizan de forma habitual los pagos digitales en comercios, ya sea en tiendas o en línea. Entendemos por pagos digitales en comercios como el uso de una tarjeta, un teléfono móvil o internet para realizar una compra en línea o en una tienda. Los datos indican que alrededor de 4 de cada 10 adultos utilizan este tipo de pagos en la región. El uso de los pagos digitales en comercios varía desde menos del 20% de los adultos en Nicaragua y El Salvador hasta más del 45% en Argentina, Brasil, Costa Rica y Venezuela (gráfico 2).Los resultados también muestran desigualdades, con un mayor uso de los pagos digitales en comercios entre los hombres y la población de mayores ingresos frente a las mujeres y las personas de menores ingresos. 

Gráfico 2: El uso de los pagos digitales a comerciantes varía en la región de ALC

Porcentaje de adultos que realizaron pagos digitales en línea o en una tienda en 2020

 

Porcentaje de adultos que realizaron pagos digitales en línea o en una tienda en 2020

 

La propagación de los servicios financieros digitales durante la pandemia es una buena noticia. Los sistemas financieros digitales ayudan a aliviar la pobreza al aumentar la velocidad, la seguridad y la transparencia de las transacciones. Crean un espacio para el desarrollo de productos financieros sostenibles que permiten brindar servicios a los grupos vulnerables y de bajos ingresos mediante la eliminación de barreras, como la falta de un documento de identificación personal, los ingresos formales y la distancia geográfica.

Sin duda, la rápida proliferación de los servicios financieros digitales también aumenta los riesgos de fraude y abuso. Cuando los adultos no bancarizados se incorporan por primera vez al sistema financiero formal, la protección de los consumidores —y el diseño eficaz de los productos— son de vital importancia. 

Sin embargo, la tendencia reciente hacia los pagos digitales puede resultar ser de carácter temporal. Las investigaciones al respecto concluyen que las epidemias aumentan la probabilidad de que los individuos realicen transacciones a través de internet, cuentas bancarias móviles y cajeros automáticos, pero que estos cambios suelen ser de corto plazo en lugar de persistir en el tiempo, y que la adopción digital tiende a ser mayor entre los jóvenes con ingresos relativamente elevados. De hecho, nuestra propia encuesta muestra que aproximadamente 1 de cada 2 usuarios de pagos digitales a comerciantes preferiría realizar las transacciones en efectivo (gráfico 3).

Gráfico 3: Alrededor de la mitad de los nuevos usuarios que adoptaron pagos digitales quieren volver a usar dinero en efectivo

Porcentaje de adultos que utilizaron una tarjeta, un teléfono móvil o internet para realizar un pago en una tienda por primera vez en 2020

Porcentaje de adultos que utilizaron una tarjeta, un teléfono móvil o internet para realizar un pago en una tienda por primera vez en 2020

Es demasiado pronto para hacer afirmaciones generales sobre el impacto de la pandemia en los servicios financieros digitales. Por ahora, solo disponemos de datos sobre América Latina y el Caribe, Europa y Asia central. En junio publicaremos la próxima base de datos Global Findex, que incorporará un conjunto más amplio de preguntas y abarcará a todas las regiones en desarrollo. Además, no dejes de consultar un análisis más detallado acerca de Argentina y México en nuestro próximo blog post. Haz clic aquí para ver los nuevos datos y leer nuestra nota de política

 

El objetivo de la industria y de los gobiernos es participar en la definición de la agenda de transformación digital mundial antes de la Asamblea de Normalización de la UIT

 

Los líderes del sector y los responsables políticos se reunirán a finales de mes para compartir ambiciones en torno a un objetivo común, esto es, que las normas técnicas impulsen el desarrollo sostenible en todo el mundo.

Los debates que la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) ha organizado el 28 de febrero en Ginebra (Suiza) brindarán a las empresas, los países, los reguladores y las instituciones académicas una plataforma en la que armonizar sus esfuerzos con las prioridades de desarrollo de las Naciones Unidas para el decenio.

El Simposio Mundial de Normalización de la UIT también pone de manifiesto el creciente número de trabajos de normalización de la UIT dedicados a la sostenibilidad medioambiental, la atención sanitaria, la seguridad vial, la inclusión financiera y la creación de ciudades y comunidades inteligentes.

Las normas técnicas fruto de la colaboración internacional tienen por objeto aprovechar la progresiva adopción tecnológica en ámbitos tales como la 5G, la Internet de las cosas y la inteligencia artificial (IA), para facilitar el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

«A escala mundial, los miembros de la UIT se hallan en una posición única para impulsar el desarrollo de la infraestructura digital, conectar a quienes carecen de conexión y fomentar la confianza en las tecnologías digitales», declaró el Secretario General de la UIT, Sr. Houlin Zhao. «Las normas internacionales pueden poner los beneficios de la transformación digital al alcance de todo el mundo, en todas partes».

Definir la agenda de normalización

El Simposio antes mencionado allanará el camino a la decisiva Asamblea Mundial de Normalización de las Telecomunicaciones (AMNT) de la UIT, que se celebrará del 1 al 9 de marzo.

La AMNT-20 –cuya celebración se ha retrasado dos años a causa de la pandemia de COVID-19– está preparada para orientar la labor de normalización de la UIT hacia las nuevas necesidades de la industria y la sociedad. El evento se celebra en un momento marcado por crecientes temores climáticos, una crisis sanitaria en curso y una creciente demanda de normas técnicas, ya que todos los sectores están acelerando la inversión en tecnologías digitales para transformar múltiples negocios y servicios y mejorar su eficiencia.

«Todas las voces tienen cabida en el inclusivo proceso de normalización de la UIT, en el que cada paso adelante nace del consenso» declaró el Sr. Chaesub Lee, Director de la Oficina de Normalización de las Telecomunicaciones de la UIT. «Si trabajamos juntos en favor de la normalización internacional, podremos alcanzar un consenso en torno al modo en que las nuevas tecnologías deben influir en nuestro futuro».

Congregar a partes interesadas de todo el mundo

La UIT –organismo especializado de las Naciones Unidas para las tecnologías de la información y la comunicación– posee una composición única a escala mundial, pues la integran 193 Estados Miembros y más de 900 empresas, universidades y organizaciones internacionales y regionales.

El comité directivo del Simposio presentará las medidas recomendadas para los miembros de la UIT en la AMNT, que es la conferencia por la que se rige el sector de normalización de la organización, conocido como UIT-T. En este evento mundial, que suele celebrarse cada cuatro años, también se aprueban los mandatos de los grupos de expertos en normalización (Comisiones de Estudio del UIT-T) y se nombran sus equipos directivos.

Al mismo tiempo, se organizará una exposición con las últimas novedades en los ámbitos de las redes ópticas, la refrigeración líquida de los centros de datos y las cadenas de bloques, entre otros, y demostraciones de metaversos creados con programación sin código.

El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, se celebrará un acto paralelo dedicado a la promoción del liderazgo de la mujer en el ámbito de la normalización.

Tanto el Simposio como la Asamblea tendrán lugar en Ginebra (Suiza), concretamente, en el Centro Internacional de Conferencias de Ginebra (CICG) y en la Sede de la UIT.

Ambos eventos ofrecerán la posibilidad de participar a distancia en línea, no obstante, la intervención en los procesos de toma de decisiones de la AMNT estará limitada a los delegados que asistan en persona.

En el Simposio Mundial de Normalización podrá participar todo el mundo.

Entre los ponentes confirmados para el Simposio figuran los siguientes:

 – Excma. Sra. Nele Leosk, Presidenta del Simposio y Embajadora en Misión Especial para Cuestiones Digitales, Ministerio de Asuntos Exteriores, Estonia.

– Excma. Sra. Ursula Owusu-Ekuful, Ministra de Comunicaciones y Digitalización, Ghana.

– Excma. Sra. Khumbudzo Phophi Silence Ntshavheni, Ministra de Comunicaciones y Tecnologías Digitales, Sudáfrica.

– Excmo. Sr. Teodoro Willink, Viceministro de Telecomunicaciones, Ministerio de Ciencia, Innovación, Tecnología y Telecomunicaciones, Costa Rica.

– Olga Algayerová, Secretaria Ejecutiva, Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa.

– Hossam El-Gammal, Presidente Ejecutivo, Autoridad Nacional de Reglamentación de las Telecomunicaciones, Egipto.

– Javier García Díaz, Director General, Asociación Española de Normalización, España.

– Jung Hae-yong, Teniente de Alcalde para Asuntos Económicos, Daegu, Corea.

– Martín Olmos, Subsecretario de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Argentina.

– Gil Reichen, Alcalde, Pully, Suiza.

– Joan Ribó, Alcalde, Valencia, España.

– Jean Todt, Enviado Especial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial.

Sobre la UIT
La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) es el organismo especializado de las Naciones Unidas en lo que concierne a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y se sitúa a la cabeza de la innovación de las TIC junto a sus 193 Estados Miembros y más de 900 entidades del sector privado, Instituciones Académicas y demás interesados. Creada hace más de 150 años en 1865, la UIT es el organismo intergubernamental encargado de coordinar a escala mundial el uso compartido del espectro, promover la cooperación internacional para la asignación de órbitas de satélite, mejorar la infraestructura de telecomunicaciones en el mundo en desarrollo, y fijar las normas mundiales que garantizan la interconexión continua de una amplia gama de sistemas de comunicaciones. Desde las redes de banda ancha hasta las tecnologías inalámbricas de vanguardia, la navegación aeronáutica y marítima, la radioastronomía, la vigilancia de la tierra por medios oceanográficos y basada en satélites, así como los servicios de telefonía fija y móvil convergentes, Internet y las tecnologías de radiodifusión, la UIT se compromete a conectar el mundo. www.itu.int.

Los pagos digitales han revolucionado el sector humanitario con una mejor rendición de cuentas, accesibilidad, elección del usuario y eficiencias operativas.

 

En particular, la asistencia en efectivo y cupones (CVA) se duplicó de USD 2800 millones en 2016 a USD 5600 millones en 2019 . En este contexto, Better Than Cash Alliance ve la necesidad urgente y una poderosa oportunidad de impulsar aún más el alcance, la eficiencia y la eficacia de los pagos humanitarios digitales a través de una mejor coordinación y armonización entre las agencias de la ONU.

Construyendo los cimientos

Las crisis, los conflictos y los choques climáticos son cada vez más frecuentes y costosos, lo que genera una demanda creciente de transferencias humanitarias. Se hicieron compromisos para aumentar el uso y la coordinación de la programación basada en efectivo en el Gran Acuerdo de 2016 . En 2017, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre Servicios Comunes del Tesoro identificó la necesidad de aumentar las capacidades de los miembros e invitó a Better Than Cash Alliance a compartir buenas prácticas en la digitalización de pagos.

En 2018, comenzó la investigación sobre la mejora de las oportunidades de colaboración, coordinación y armonización de las Naciones Unidas en los pagos humanitarios y las estrategias, políticas y modelos comerciales comunes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ( ACNUR ), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia ( UNICEF ) y el Fondo Mundial . Programa de Alimentos ( PMA ) fueron evaluados. Estos miembros de la Alianza destacaron los desafíos de las necesidades humanitarias cada vez mayores; creciente presión de los donantes; reforma de la ONU; y nuevos modelos de negocio de asistencia directa basados ​​en tecnología que brindan nuevas oportunidades, pero también nuevos riesgos.

Paralelamente, la Declaración de 2018 de los directores de OCHA, ACNUR, PMA y UNICEF sobre asistencia en efectivo (UNCCS) marcó un compromiso formal con un sistema común de efectivo inclusivo. Era hora de colaborar para maximizar el impacto.

Avances recientes

La colaboración en los mecanismos de adquisición y entrega compartida ha mejorado, pero la pandemia de COVID-19 ha ampliado la capacidad en todas las operaciones de la ONU. La necesidad de eficiencia, transparencia y coordinación es mayor que nunca, y los esfuerzos están en marcha.

Se han implementado mecanismos de colaboración formales e informales para apoyar a las organizaciones y complementar las iniciativas de transferencia humanitaria lideradas por los países con enfoques coherentes e institucionalizados. Se establecieron mecanismos de transferencia armonizados en 25 países desde 2019, incluido el equipo LOUISE en el Líbano, el Common Cash Facility en Jordania y la tarjeta SCOPE (PMA/UNICEF) en Somalia. Los beneficios para los beneficiarios son un acceso financiero nuevo o mayor y un tiempo de viaje reducido para obtener sus pagos humanitarios.

Pero los desafíos persisten, derivados de la dinámica global y regional entre agencias y donantes; diferentes culturas organizacionales y mandatos; y la diversidad de contextos locales, actores y objetivos del programa involucrados en la operacionalización de las transferencias digitales. La Alianza continúa abordando estos desafíos apoyando a los miembros y las iniciativas lideradas por países con, por ejemplo, un programa activo en Colombia, este año, digitalizando pagos humanitarios para casi 2 millones de migrantes venezolanos.

Lección aprendida

A través de los compromisos de la Alianza, surgen tres lecciones clave para las agencias de la ONU que trabajan en la digitalización de los pagos humanitarios.

1. Respetar los contextos locales e involucrar a los socios locales en el proceso de armonización

Comprender el contexto, la viabilidad y la sostenibilidad de las iniciativas de pago digital en entornos humanitarios. Este es el primer paso crucial para identificar cómo las agencias pueden colaborar mejor. Existe la necesidad de equilibrar los enfoques liderados por los países para las transferencias humanitarias con los esfuerzos de armonización global, por lo que los representantes a nivel de país deben estar completamente incluidos en el camino hacia una mejor colaboración.

2. Invertir en comprender los puntos en común y las diferencias en los mandatos organizacionales

Esto funciona en dos niveles. Construya relaciones con agencias y vea cómo los pagos digitales se vinculan con sus respectivas estrategias. Los enfoques de las transferencias humanitarias difieren principalmente en tres aspectos: madurez; énfasis en trabajar a través de sistemas nacionales y locales; y enfoques para la agregación financiera y el cálculo de costos. Las agencias de la ONU tienen la responsabilidad de navegar estas diferencias y aprovechar la experiencia de cada uno en beneficio de las poblaciones vulnerables. Paralelamente, para mejorar la implementación a nivel nacional, desarrolle relaciones a nivel global, como con el Common Cash Statement Group, Cash Working Groups y organizaciones internacionales de desarrollo. Para muchos miembros de la Alianza, los mecanismos de coordinación efectivos son factores clave de éxito, asegurando que todas las partes interesadas, incluidos los organismos gubernamentales, estén plenamente comprometidos.

3. Ponga a los usuarios en el centro al digitalizar los pagos humanitarios

La interoperabilidad de los datos y los sistemas es crucial para una entrega integral efectiva y flexible entre agencias, y la armonización ofrece soluciones centradas en las necesidades de los destinatarios. Por ejemplo, Building Blocks de WFP ha desarrollado la red blockchain más grande del sector humanitario que permite a las organizaciones coordinar mejor la asistencia. Las organizaciones humanitarias depositan dinero en una cuenta blockchain desde la cual los destinatarios pueden canjear sus asignaciones en una sola transacción para satisfacer las necesidades inmediatas de alimentos, vivienda y atención médica. Building Blocks ahora también puede integrarse con la tecnología de autenticación existente de ACNUR que permite la interoperabilidad, reduce las tarifas de transacción y mejora la seguridad y la privacidad.

Protección de Datos

Dichos desarrollos también deben centrarse en la protección de los datos de los clientes y el trato justo de los usuarios, especialmente las mujeres , en entornos humanitarios y de emergencia. En respuesta a esto, mejorar la transparencia y minimizar el fraude requiere que los sistemas interoperables se combinen con enfoques y protocolos sólidos de gestión de riesgos. Se han desarrollado prácticas internas de protección de datos, pero todavía no existe un modelo de consentimiento único y estandarizado . Sin embargo, la incorporación de prácticas responsables como se describe en los Principios de la ONU para Pagos Digitales Responsables es un paso importante para garantizar que los derechos de las personas no se vean comprometidos como parte del intercambio de información entre agencias y a nivel humanitario.

El camino a seguir

Se necesitan estrategias y colaboración a largo plazo para servir de manera efectiva a los más vulnerables a través de pagos digitales. Better Than Cash Alliance se compromete a ayudar a los miembros, socios y la comunidad humanitaria en este esfuerzo crucial y necesario hacia un futuro más resiliente.

El comercio mundial de servicios registró un aumento interanual del 25% en el tercer trimestre de 2021. Los servicios prestados digitalmente, como los servicios de informática, los servicios financieros y los servicios prestados a las empresas, fueron los principales motores del crecimiento del comercio, así como el transporte, que se vio impulsado por el aumento de las tarifas del transporte marítimo. Sin embargo, el aumento no representa todavía una recuperación total con respecto a los niveles anteriores a la pandemia, dado que el comercio de servicios sigue siendo un 5% inferior a los niveles registrados en el tercer trimestre de 2019. La distribución desigual de las vacunas, la aparición de nuevas variantes y las restricciones en frontera siguen afectando a los viajes internacionales.

 

Comercio de servicios

Promedio de las exportaciones y las importaciones.
Fuente: Estimaciones de la OMC, la UNCTAD y el ITC.

En el tercer trimestre, el crecimiento del comercio de servicios ha seguido el mismo ritmo que el del comercio de mercancías (24%).

Los servicios mundiales de transporte, en particular, aumentaron un 45% interanual en el tercer trimestre de 2021 y un 12% con respecto al mismo período de 2019. La recuperación se vio impulsada por el aumento de la demanda de bienes de los consumidores a raíz de los confinamientos, la disminución de los servicios que requieren la proximidad física y las medidas de estímulo fiscal adoptadas en las economías avanzadas. El incremento súbito de la demanda, junto con las restricciones relacionadas con la pandemia, dieron lugar a una congestión de los puertos, una asignación inadecuada de los contenedores en todo el mundo y demoras, lo que a su vez provocó una fuerte subida de las tarifas del transporte marítimo. En el tercer trimestre de 2021, las exportaciones de servicios de transporte de Asia aumentaron un 71% interanual y un 46% con respecto al tercer trimestre de 2019.

En cambio, la recuperación del transporte aéreo de pasajeros siguió siendo más lenta a causa de las restricciones, y el nivel de actividad se mantuvo muy por debajo de los niveles anteriores a la crisis. El gasto mundial de los viajeros internacionales en el tercer trimestre de 2021 se incrementó un 54% interanual, con respecto al nivel muy bajo alcanzado en 2020. Sin embargo, se mantuvo un 52% por debajo del valor correspondiente al tercer trimestre de 2019, anterior a la pandemia.  Los países europeos registraron los descensos más bajos (-32%) con respecto a los niveles anteriores a la crisis, ya que las restricciones a los viajes se suavizaron en el continente durante el verano y el movimiento transfronterizo se vio facilitado por los pasaportes vacunales. En Asia, el valor de las exportaciones de servicios relacionados con los viajes fue inferior en un 81% al del periodo anterior a la pandemia, dado que varios países permanecieron cerrados. Camboya, el mayor exportador entre los países menos adelantados (PMA), registró un descenso del 97% en el gasto de los viajeros.  Según estimaciones preliminares, el valor de las exportaciones de servicios relacionados con los viajes de los PMA en el primer semestre de 2021 fue un 67% inferior al del mismo período de 2019.

Comercio de servicios de transporte, servicios relacionados con los viajes y otros servicios

Promedio de las exportaciones y las importaciones.
Fuente: Estimaciones de la OMC, la UNCTAD y el ITC.  

Los “otros servicios”, como los servicios de construcción y los servicios jurídicos, financieros y de esparcimiento, aumentaron a un ritmo medio interanual del 15% en el primer trimestre de 2021. Como grupo, estos servicios se vieron menos afectados por la pandemia, y las exportaciones disminuyeron solo un 1% en 2020, sobre una base anual.

Otros servicios, por subsectores principales
Exportaciones acumuladas, enero-septiembre de 2021
(Variación porcentual con respecto al mismo período de 2019)

Fuente: Estimaciones de la OMC basadas en datos de la OMC, la UNCTAD y el ITC.

El auge de los servicios informáticos siguió siendo impresionante entre enero y septiembre de 2021, y las exportaciones acumuladas del sector aumentaron un 34% con respecto al mismo período de 2019. Se registró un rápido crecimiento tanto en las economías desarrolladas como en las economías en desarrollo: las exportaciones de servicios de informática aumentaron un 29% en los Estados Unidos, un 42% en Mauricio, un 51% en Irlanda, un 63% en Ucrania y un 68% en Bangladesh.

El tráfico de Internet alcanzó su punto máximo durante la pandemia debido al teletrabajo, el aprendizaje a distancia, los espectáculos en línea y el comercio electrónico. Según las estimaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, en 2021 el ancho de banda internacional de Internet aumentó un 30% en el mundo. Sin embargo, el valor de los servicios de telecomunicaciones disminuyó un 4% en los nueve primeros meses de 2021 con respecto a 2019, lo que refleja una disminución constante de los precios mundiales, especialmente en el caso de los servicios de telecomunicaciones agrupados.

En cambio, la construcción sigue siendo uno de los sectores más afectados por la pandemia. En 2020, las exportaciones mundiales se contrajeron un 18%. En el período comprendido entre enero y septiembre de 2021, las exportaciones mundiales de servicios de construcción siguieron disminuyendo, un 12% con respecto al mismo período de 2019.  En la Unión Europea y China, principales países constructores, las exportaciones del sector disminuyeron respectivamente un 19% y un 4% en comparación con 2019. El aumento de los precios de los insumos esenciales que no pueden ser sustituidos fácilmente — como el acero (que se enfrenta a cuellos de botella en las cadenas de suministro) y la mano de obra (que escasea) — provoca retrasos o cancelaciones de proyectos de construcción.

Según las cifras más recientes, el valor acumulado de las exportaciones de servicios en el período comprendido entre enero y noviembre de 2021 se mantuvo por debajo de los niveles de 2019 en muchas economías, y el descenso más pronunciado se registró en Australia (-35%). En África, las exportaciones de servicios de Marruecos y Uganda fueron un 20% inferiores a las de 2019. En cambio, las exportaciones de servicios de China aumentaron un 37% y las de la República de Corea un 12%, respaldadas por los servicios de transporte. Otras economías asiáticas, como el Pakistán y la India, exportaron más que antes de la pandemia, gracias a los servicios informáticos. Los países europeos mostraron diferentes tendencias. Las exportaciones de servicios de Luxemburgo se incrementaron un 21%, gracias a los servicios financieros, mientras que los grandes exportadores de turismo de la región siguieron registrando una contracción.

Exportaciones de servicios acumuladas de determinadas economías
Enero-noviembre de 2021
(Variación porcentual con respecto al mismo período de 2019)

Fuente: Datos nacionales y Eurostat.

Las estadísticas comerciales más recientes se presentan aquí. Pueden consultarse más estadísticas comerciales a corto plazo en el Portal de Datos de la OMC. Los datos son objeto de revisiones frecuentes; las estadísticas mencionadas corresponden a las estimaciones en el momento de la publicación.

Un marco más adecuado permitiría aprovechar todo el potencial de la innovación tecnológica en el sector financiero, que proporciona empleo a más de 50 millones de personas, y contribuiría a lograr el trabajo decente y un desarrollo empresarial sostenible.

 
Se necesita un entorno normativo adecuado para aprovechar los beneficios de la digitalización, concluyó una reunión técnica de la OIT sobre el impacto de la digitalización en el sector financiero (24-28 de enero de 2022)  que reunió a representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores para discutir los desafíos y oportunidades del trabajo decente en el sector financiero.

Los participantes en la reunión acordaron que un marco de este tipo crearía unas condiciones equitativas para que las empresas -tanto los bancos tradicionales como las compañías de seguros- puedan ofrecer un trabajo decente y productivo en el sector, así como las empresas tecnológicas nuevas y emergentes.

El sector financiero «contribuye de forma significativa al empleo y, a través de la inclusión financiera, fomenta el desarrollo empresarial, reduciendo la brecha urbano-rural, aumenta la participación económica de las mujeres y beneficia a las PYME», afirmó Juan Francisco Pozo, Vicepresidente del Grupo de Gobierno.

A través de la digitalización, el sector financiero puede impulsar aún más la innovación y el espíritu empresarial y apoyar una transición justa hacia una economía baja en carbono. Además, «el sector desempeña un papel clave en todos los países a la hora de promover el crecimiento económico y las condiciones macroeconómicas favorables al empleo. Las finanzas digitales también crean oportunidades para desarrollar mejores productos y servicios bancarios y financieros para los consumidores y propician nuevas formas de canalizar la financiación a las empresas, mejorando así la inclusión financiera», dijo el vicepresidente del Grupo de Empleadores, Giancarlo Ferrara.

Al menos 52 millones de personas trabajan en el sector; y en 2020, al menos 4,6 millones de ellas eran jóvenes, de los cuales las mujeres jóvenes representaban el 54,7%. El sector financiero también facilita la creación de empleo en otros sectores, mediante el acceso a la financiación y el desarrollo del espíritu empresarial, lo que beneficia a toda la sociedad.

El diálogo social puede ser una herramienta clave para gestionar el impacto de la digitalización y facilitar la introducción de las nuevas tecnologías. Por ello, «deben promoverse estructuras innovadoras de diálogo social ante los cambios en la organización del trabajo y protocolos para una transición digital justa», añadió Rita Berlofa, vicepresidenta del Grupo de Trabajadores.

Se necesitan medidas para garantizar que el trabajo a distancia y otros acuerdos laborales mejoren efectivamente la productividad, faciliten la conservación del empleo, promuevan oportunidades de trabajo decente y fomenten la inclusión. «El uso acelerado de la digitalización en el sector [también] exige un debate sobre el entorno normativo y otras medidas para abordar cualquier impacto negativo de la digitalización en la mano de obra del sector financiero, incluidas las cuestiones relativas a la privacidad de los trabajadores, la ciberseguridad y la protección de datos», dijo Abdulla Murad Al-Mullahi, Presidente de la reunión.

La pandemia también ha puesto de manifiesto la importancia del trabajo de primera línea y la importancia del sector para la recuperación económica general y la continuidad de las empresas. Al mismo tiempo, ha acelerado la automatización de los procesos de trabajo, así como la transformación de los modelos empresariales y la organización del trabajo. Esta evolución tiene implicaciones para el desarrollo de las competencias, las condiciones de trabajo y la seguridad y la salud en el trabajo, incluso en lo que respecta a los riesgos psicosociales y el equilibrio entre la vida laboral y la personal, incluso en el contexto del trabajo a distancia.

En la reunión se destacó la importancia de que los gobiernos y los interlocutores sociales aborden estos retos y se coordinen con los sistemas educativos, las instituciones de formación y el sector privado, para garantizar que los estudiantes y los trabajadores tengan las habilidades y competencias digitales y profesionales necesarias.

En la reunión también se adoptaron conclusiones que ayudarán a los gobiernos, los trabajadores y los empleadores a aprovechar todo el potencial de la digitalización en el sector financiero para lograr el trabajo decente, el desarrollo empresarial sostenible y la inclusión financiera.

En su primera reunión del año, el 28 de enero, los coorganizadores de las negociaciones sobre el comercio electrónico, Australia, el Japón y Singapur, instaron a los Miembros a intensificar sus esfuerzos en 2022 para lograr la convergencia sobre la mayoría de las cuestiones planteadas en las negociaciones, incluidas las esferas más difíciles. Los Miembros participantes escucharon informes sobre los debates celebrados en pequeños grupos e intercambiaron opiniones sobre las propuestas relativas a la “posibilitación del comercio electrónico”.

 

El Embajador Kazuyuki Yamazaki (Japón), coorganizador de la iniciativa y presidente de las sesiones plenarias este año, subrayó que el progreso sustancial de las negociaciones en 2021 había sido posible gracias a la “perseverancia, creatividad y flexibilidad” de los Miembros. Recordó la Declaración Conjunta publicada en diciembre de 2021, en la que los Ministros de Australia, el Japón y Singapur acogieron con satisfacción los progresos realizados en las negociaciones y fijaron el objetivo de que los Miembros lograran la convergencia sobre la mayoría de las cuestiones para finales de 2022.

El Embajador Yamazaki dijo que en el primer trimestre de este año, los coorganizadores esperaban que los debates en los grupos reducidos sobre el acceso abierto a Internet, el marco para las transacciones electrónicas, la facturación electrónica y la ciberseguridad diesen lugar a un consenso. Hizo hincapié en que había llegado el momento de mantener un amplio debate sobre cuestiones importantes, como el flujo de datos o el acceso a los mercados, con el objetivo de abordar estos temas en el primer semestre del año.

En sus observaciones preliminares, el Embajador Hung Seng Tan (Singapur), coorganizador de la iniciativa, dijo que los Miembros debían seguir colaborando en los grupos reducidos e impulsar la depuración de disposiciones como los marcos para la facturación electrónica y para las transacciones electrónicas. En concreto, señaló: “Se trata de disposiciones que facilitan el comercio sobre las que deberíamos llegar a un consenso lo antes posible.”

El Embajador Tan recordó a los Miembros que el principio que guiaba las negociaciones era asegurar que las propuestas contasen con un amplio apoyo de los Miembros. Alentó a los Miembros a que dieran muestras de flexibilidad en las cuestiones que menos avanzasen durante los próximos meses.

El Embajador Tan terminó su intervención diciendo: “A lo largo de 2022, identificaremos las oportunidades para que nuestros Ministros den orientaciones sobre cuestiones clave de las negociaciones”.

Informes de grupos reducidos y propuestas de texto

Los facilitadores de los debates en grupos reducidos informaron sobre la labor realizada en las últimas semanas para encontrar puntos de convergencia en ámbitos como la ciberseguridad, los marcos para las transacciones electrónicas, el acceso abierto a Internet y el comercio sin papel. El facilitador del comercio sin papel indicó que se habían concluido los debates sobre este tema. Se había “aparcado momentáneamente” el texto, que se volvería a examinar en el futuro.

Los Miembros habían vuelto a examinar las propuestas de texto presentadas en el marco del tema “facilitación del comercio electrónico”, que abarcaba cuestiones como los pagos electrónicos, las mejoras de las políticas comerciales, los servicios de logística, el fomento de la facilitación del comercio y el suministro de servicios de facilitación del comercio y de apoyo al comercio.  Esas propuestas fueron objeto de los debates más recientes en una reunión celebrada en febrero y en marzo de 2021.

En sus observaciones finales, el Embajador George Mina (Australia), coorganizador de la iniciativa, dijo: “El artículo sobre el comercio sin papel ayudará a simplificar los procesos de administración del comercio en el contexto de la digitalización en curso del comercio de mercancías, al mismo tiempo que establecerá un equilibrio que permitirá a las autoridades aduaneras seguir llevando a cabo eficazmente sus tareas.” Señaló que el éxito del comercio sin papel abría nuevas posibilidades para intensificar los trabajos sobre otras cuestiones y que ya había algunas cuestiones que eran buenas candidatas para la creación de nuevos grupos reducidos.

El Embajador Mina agregó: “Aunque los grupos reducidos son un buen mecanismo para avanzar en estas negociaciones, no bastarán por sí solos para lograr los resultados que tenemos que lograr en 2022. Las sesiones plenarias seguirán siendo muy importantes, tanto en lo que respecta a la transparencia como a brindar oportunidades para el debate de cuestiones horizontales.”

En una nueva publicación de la OMC presentada el 19 de enero se destaca que en el próximo decenio hará falta un mayor apoyo de la comunidad internacional para fortalecer la participación de los países menos adelantados (PMA) en el comercio mundial. Aunque en los diez últimos años los PMA se han beneficiado de más oportunidades de acceso a los mercados, flexibilidad para aplicar las normas de la OMC y asistencia técnica relacionada con el comercio, la pandemia de COVID-19 ha causado dificultades aún mayores a estos países, que han afectado gravemente a sus exportaciones.

 

El informe titulado “Potenciar las oportunidades comerciales de los países menos adelantados” examina los progresos que se han hecho en el último decenio para ayudar a los PMA a integrarse más en el sistema mundial de comercio. Debido a la volatilidad de los precios de los productos básicos en los diez últimos años y al inicio de la crisis de la COVID-19, la participación de los PMA en las exportaciones mundiales se redujo al 0,91% en 2020, frente al 0,95% en 2011. El objetivo munidal de las Naciones Unidas de duplicar la participación de los PMA en las exportaciones mundiales para 2020 no se ha alcanzado aún.

“Aumentar la participación de los PMA en el comercio mundial es un objetivo compartido de la comunidad internacional. La OMC ofrece a los PMA una oportunidad única de contribuir a elaborar normas comerciales mundiales que respondan a sus intereses comerciales. El informe ilustra los beneficios tangibles que han logrado en los diez últimos años los PMA que trabajan en estrecha colaboración con los Miembros de la OMC. Es importante aprovechar lo que hemos logrado hasta ahora y asegurarnos de que el comercio siga impulsando el crecimiento económico en los PMA y en todo el mundo en el próximo decenio y más adelante,” dijo la Directora General Ngozi Okonjo-Iweala.

Se señala en el informe que la participación de los PMA en el comercio mundial puede reforzarse si se promueve el acceso preferencial a los mercados para las exportaciones de bienes y servicios de los PMA. También se destaca la importancia de que los PMA dispongan de plazos más largos para aplicar las normas de la OMC, incluidas las relativas a los aspectos de la propiedad intelectual relacionados con el comercio. El apoyo de los asociados para el desarrollo será también esencial para apuntalar los esfuerzos de desarrollo de las economías que se gradúan de la categoría de PMA.

“Los países menos adelantados siguen enfrentándose a dificultades considerables para integrarse en los sistemas mundiales de comercio. Las Naciones Unidas seguirán apoyando estos esfuerzos mediante ambiciosas asociaciones en el marco del Programa de Acción de Doha, que se adoptará en la Quinta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los PMA (LDC5),” dijo la Sra. Heidi Schroderus-Fox, Alta Representante de las Naciones Unidas en funciones para los Países Menos Adelantados, los Países en Desarrollo Sin Litoral y los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo

Este informe es la contribución de la OMC a la Conferencia LDC5, inicialmente prevista del 23 al 27 de enero de 2022 pero que se aplazó debido a la evolución reciente de la COVID-19. Uno de los principales objetivos de la Conferencia PMA5 es adoptar un Programa de Acción para los PMA para el decenio 2022-2031.

El informe completo se puede consultar aquí.

Nuestro blog anterior reflexionó sobre los aprendizajes de los compromisos con los países miembros sobre la digitalización fiscal.

Ahora, exploramos la digitalización de pagos de personas de ingresos no tributarios al gobierno (P2G). La digitalización de los pagos P2G no fiscales incluye servicios públicos, tarifas de licencias, procesamiento de pasaportes y verificación de identidad, y es cada vez más importante para reducir los costos de transacción y brindar servicios más rápidos, convenientes y transparentes para los ciudadanos.

Quizás sorprendentemente, los viajes de digitalización de pagos P2G de nuestros miembros han demostrado que la tecnología en sí misma es, en última instancia, solo un factor para lograr el éxito. Sin embargo, son cruciales las políticas habilitadoras, los procesos claros y los productos centrados en el usuario. A partir de nuestro trabajo sobre los pagos de servicios públicos de agua en Ghana, aprendimos que la confianza del usuario se puede generar a través de una facturación precisa y oportuna; transacciones transparentes y verificables; y mecanismos de recurso rápidos y receptivos, todo respaldado idealmente por un sistema automatizado de gestión de relaciones con el cliente (CRM). Un proceso de gestión de cambios sólido e integral también es clave para incorporar a las partes interesadas internas y externas en el proceso de digitalización.

En general, surgieron tres aprendizajes clave de nuestros compromisos:

  • Asegurar compromisos intersectoriales y un marco de políticas de apoyo
    El liderazgo decidido del gobierno y el compromiso con la innovación y la colaboración intersectorial son esenciales para impulsar la digitalización.

    En América Latina, la adopción de Cuentas Únicas del Tesoro (CUT) y la digitalización de la recaudación y los pagos de ingresos ha permitido a los gobiernos estandarizar y simplificar sus operaciones; hacer transacciones financieras más rápidas; optimizar la ejecución del presupuesto; y reducir significativamente los costes de gestión de tesorería. Nuestro informe sobre cómo maximizar el ahorro de costos del gobierno sugiere que mejorar la gestión de la tesorería mediante la implementación de estos cambios podría generar ahorros anuales potenciales de USD 1100 millones(aproximadamente el 0,15 por ciento de los ingresos fiscales totales) para los países miembros del Foro de Tesorerías Gubernamentales de América Latina (FOTEGAL; Foro de Tesorerías Gubernamentales de América Latina ).

    La coordinación activa entre las partes interesadas puede ayudar a reducir los costos de transacción y mejorar la eficiencia operativa, pero las funciones y responsabilidades deben estar claras para todos. En Colombia, el Boton PSE es una plataforma desarrollada por el sector bancario y una cámara de compensación privada, ACH Colombia. Los usuarios pagan por bienes y servicios en línea, realizando transacciones directamente con cuentas bancarias. Este es un excelente ejemplo de colaboración público-privada para brindar soluciones de pago para diversos fines, como impuestos y tasas municipales, servicios públicos e impuestos en general.

  • Invierta en tecnología adecuada y confiable orientada al cliente
    Para construir una infraestructura de pago que funcione para todos, aprovechar la tecnología y las asociaciones existentes puede ser un medio eficiente para adquirir equipos y dispositivos, negociar las tarifas de servicio de los operadores de redes móviles y asegurar la financiación. Invertir en un sistema de CRM automatizado y en un protocolo de quejas de clientes automatizado y fácil de seguir es crucial para generar confianza en la institución y sus productos.

    Las empresas de servicios públicos de agua en Kenia invirtieron en una plataforma CRM ( Maji Voice ) que ayudó a generar confianza con los consumidores a través de un mejor tiempo de respuesta y prestación de servicios. En Nairobi City Water and Sewerage Company Ltd, las tasas de resolución aumentarondel 46 por ciento al 94 por ciento, mientras que el tiempo de resolución se redujo a la mitad.

    En 2019, el Banco Central de México ( Banco de México ) lanzó CoDi , una plataforma de pago digital que utiliza un código de respuesta rápida (QR) para generar un pago digital. La transacción se produce directamente a/desde las cuentas bancarias de las partes, sin intermediarios y sin cargo para ambas. Al alinearse con las políticas de pago del gobierno estatal y local y al conectarse con los bancos locales, CoDi permite que las personas paguen por servicios gubernamentales como agua, electricidad e impuestos.

    En Ruanda, Iremboofrece más de 100 servicios de 20 instituciones gubernamentales y es una plataforma digital integral para ciudadanos que cubre la solicitud de servicios, el pago, el seguimiento de solicitudes y el procesamiento. Brinda acceso a más de 4000 agentes de red en todo el país y ha ayudado a acelerar la digitalización de los pagos P2G en Ruanda, con más de 17 millones de transacciones ya registradas.

  • Mejore la experiencia del usuario y el diseño para una variedad de necesidades y capacidades del cliente.
    La digitalización de los pagos P2G impacta a los usuarios con diferentes niveles de educación financiera y capacidades digitales. Por lo tanto, los gobiernos deben trabajar con los proveedores de servicios para garantizar que el diseño de productos y servicios considere el segmento de capacidad más bajo para que se puedan abordar las necesidades de todos.

    Con Ghana Water, aprendimos que los consumidores vulnerables, en particular las mujeres mayores con bajos niveles de alfabetización, luchaban con los extensos menús de USSD. La simplificación de la navegación por el menú y el uso de instrucciones audiovisuales y el idioma local pueden ser efectivos para incorporar a los consumidores de una manera accesible.

    Brindar opciones en los métodos de pago también mejora la experiencia de los usuarios y fomenta la adopción. En 2018, el erario de la República Dominicana lanzó SIRITE , una plataforma de pago para recibir, centralizar y registrar los ingresos públicos de manera más eficiente. Los usuarios pueden pagar tasas de renovación de pasaporte, registrar bienes inmuebles y certificar antecedentes educativos, entre otros servicios públicos. Esta puerta de enlace rentable también acepta tarjetas de débito y crédito, lo que permite a los usuarios elegir su opción de pago preferida.

Claramente, la digitalización exitosa de los pagos P2G y su adopción generalizada por parte de los usuarios es factible, pero depende de la alineación de varios factores importantes. Un sistema de gestión de cambios efectivo es crucial, al igual que asegurar la aceptación del personal y garantizar que todos los segmentos de usuarios estén incluidos en la transformación, para que la digitalización sea realmente inclusiva. Cambiar del efectivo requiere una propuesta de valor convincente, y eso se puede lograr mediante la implementación de los Principios de la ONU para Pagos Digitales Responsables a lo largo del proceso de digitalización.

La digitalización responsable y efectiva de los pagos de impuestos tiene el potencial de generar importantes beneficios para los gobiernos, las empresas y las personas.

Para los gobiernos, la digitalización puede generar ahorros de costos al mejorar la eficiencia administrativa y la productividad operativa, aumentando los ingresos netos.

Como destacó la Dra. Vera Songwe, Secretaria General Adjunta de la Comisión Económica para África de las Naciones Unidas, durante el Pan-African Peer Exchange , la digitalización de impuestos tiene un potencial inmenso para la recuperación económica de la pandemia: “La digitalización de los pagos de impuestos y los procesos relacionados pueden aumentar recursos adicionales para que los gobiernos africanos luchen contra el COVID-19 y ayuden a que los países vuelvan a crecer”.

Para los contribuyentes, la digitalización puede reducir los costos de cumplimiento voluntario y aumentar la confianza a través de una mayor transparencia y rendición de cuentas.

En 2019, la Alianza investigó los factores de éxito en la digitalización fiscal en tres países (Indonesia, México y Ruanda) que digitalizaron sus sistemas de administración tributaria para aumentar los ingresos nacionales.

48% el gobierno mexicano vio un aumento del 48 por ciento en los ingresos fiscales al simplificar la recaudación de ingresos

Una observación clave fue que, en muchos países, los pequeños y microcomerciantes suelen ser reacios a realizar pagos digitales por temor a los impuestos. Conectamos esta investigación con un grupo de trabajo liderado por Alliance sobre digitalización de pagos comerciales en México. Este grupo de trabajo se basó en los esfuerzos del gobierno mexicano para agilizar la recaudación de ingresos, incluida la facturación electrónica obligatoria entre 2012 y 2017, impulsando un aumento del 48 por ciento en los ingresos fiscales por bienes y servicios. Esto aumentó la relación impuestos/PIB del 12,6 % en 2012 al 16,5 % en 2019.

En Indonesia, la Dirección General de Impuestos promovió la digitalización para fomentar el cumplimiento de los impuestos de los contribuyentes, logrando una reducción del 20 por ciento en el tiempo de cumplimiento de impuestos comerciales entre 2014 y 2019. En Ruanda, las reformas fiscales combinadas con inversiones en servicios fiscales digitales entre 2010 y 2020, aumentaron el impuesto. del 13,1 % al PIB del 13,1 % al 15,9 % y condujo a un crecimiento anual medio del 14 % en los ingresos recaudados entre 2010 y 2018.

India también está adoptando la transformación digital en la recaudación de impuestos. Después de haber implementado posiblemente la reforma fiscal de mayor escala con la introducción del impuesto sobre bienes y servicios, el gobierno ahora es pionero en la infraestructura «apilada», definida por su interoperabilidad y basada en Aadhar, el sistema de identificación único nacional.

Lograr este éxito no fue fácil ni sencillo. Surgieron tres aprendizajes clave:

  • Invertir en un sistema tributario fundacional sólido y resiliente
    Diseñar un sistema integral de administración tributaria es una tarea compleja. No solo debe atender las múltiples necesidades de las autoridades fiscales y los contribuyentes; para generar confianza en el usuario, también debe administrar de manera eficiente grandes volúmenes de transacciones, cálculos complejos y respuestas con plazos determinados. Los contribuyentes esperan una comunicación clara, una pronta confirmación de los recibos y una rápida resolución de las quejas. Pero también existe la oportunidad de características de diseño proactivas y centradas en el usuario, como incentivos de pago por adelantado para evitar grandes volúmenes de transacciones alrededor de los plazos de pago.Los métodos de pago completamente digitales son mucho menos costosos de administrar y, por lo general, permiten que las cuentas de los contribuyentes se actualicen más rápidamente. Para los bancos, los costos de procesamiento digital también son mucho más bajos que los asociados con los pagos en efectivo o con cheque. Pero puede ser necesario fusionar múltiples funciones de administración tributaria en un sistema integral. Nuestros miembros Indonesia y Ruanda han enfatizado la importancia de aprovechar los sistemas heredados en lugar de reinventar la rueda. En Indonesia, los pagos de impuestos se pueden realizar en cajeros automáticos regulares y mini, ya través de la banca electrónica.
  • Adopte un programa integral de gestión del cambio
    La implementación de un sistema de administración tributaria digital es una tarea gigantesca que requiere apertura mental y flexibilidad. Internamente, los empleados del departamento de impuestos pueden tener preocupaciones sobre los nuevos requisitos de habilidades o incluso la seguridad laboral. Externamente, los contribuyentes pueden dudar de la facilidad, transparencia y confiabilidad de un sistema digital. Abordar estas preocupaciones requiere un sistema integral de gestión del cambio.La Autoridad de Ingresos de Ruanda invirtió mucho en la capacitación del personal, incluida la identificación de empleados expertos en tecnología como primeros en adoptar y embajadores del sistema. Se capacitó recientemente al personal de primera línea como oficiales de cumplimiento y oficiales de servicio al cliente. Indonesia ofreció un esquema de remuneración competitivo para contratar y retener personal altamente calificado.

    La gestión integral del cambio también debe extenderse a los contribuyentes. Las comunicaciones sostenidas y claras son fundamentales para generar confianza en el proceso de digitalización. La información proactiva y oportuna evita el incumplimiento de los plazos y las sanciones posteriores, lo que ayuda a establecer la confianza. Se debe tener el máximo cuidado para evitar sesgos algorítmicos o errores técnicos que perjudiquen la confianza de los contribuyentes. El proceso de quejas también debe ser transparente y rápido.

  • Forjar alianzas con el sector privado y aprovechar los datos para una mejor prestación de servicios
    Las alianzas con el sector privado, incluidas fintechs, bancos e instituciones de microfinanzas, han sido efectivas para obtener comentarios de los usuarios y desarrollar mecanismos de recurso rápidos y efectivos. En Indonesia, las API públicas han permitido a las autoridades fiscales acelerar nuevos servicios para los contribuyentes. A través de asociaciones con el sector privado, Indonesia brindó a los contribuyentes un mayor acceso a servicios de valor agregado, como estimaciones de obligaciones tributarias y recordatorios de pago anticipado. Los pagos de impuestos por valor de alrededor de IDR 100 billones (US$ 6430 millones) se procesaron a través de la aplicación OnlinePajak en 2018; aproximadamente del 5 al 10 por ciento de los ingresos fiscales totales del país.Los correos electrónicos que fomentan el pago, diseñados por un grupo de trabajo de Behavioral Insights, dieron como resultado la recaudación de US $ 13,53 millones adicionales solo en 2017. COVID-19 ha alentado un enfoque aún mayor en el viaje de digitalización. Según Iwan Djunardi, Director de Transformación TIC de DJP: “Con la pandemia, nos vemos obligados a pasar por estas transformaciones digitales”.

Una visión compartida para la digitalización fiscal es importante para establecer un sistema fiscal efectivo y centrado en el usuario, por lo que es esencial apoyar a las autoridades fiscales regionales y municipales en sus viajes de digitalización. Las instituciones involucradas pueden tener diferentes niveles de madurez digital, por lo que brindar apoyo personalizado también es clave para obtener el compromiso de todos.

Si bien los pagos son solo un componente del complejo proceso de recaudación de impuestos de principio a fin, la digitalización de impuestos, cuando se diseña e implementa de manera efectiva, tiene el potencial de generar importantes beneficios para la sociedad, reducir las desigualdades y contribuir a la financiación de los ODS.

Garantizar que los pagos de ingresos tributarios y no tributarios se realicen de manera eficiente es esencial para la prestación sin problemas de los servicios públicos esenciales.

Sin embargo, algunos ven estos pagos como engorrosos. La digitalización de los pagos de persona a gobierno (P2G) y de empresa a gobierno (B2G), en línea con los Principios de Pagos Digitales Responsables de la ONU , puede ser muy eficaz para abordar esta preocupación y mejorar la movilización de recursos.

Nuestra investigación sobre Factores de éxito en la digitalización fiscal , los Intercambios entre pares panafricanos sobre la digitalización de pagos gubernamentales en medio de COVID-19 en asociación con la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África (UNECA) y varias iniciativas a nivel nacional han revelado este inmenso potencial.

Digitalizar vs. Digitalizar

La digitalización se refiere al proceso de cambio de formatos analógicos a digitales, como la transformación del papel moneda en un depósito de valor electrónico o digital, aumentando la accesibilidad y la usabilidad.

La digitalización se refiere al uso de tecnologías digitales para cambiar un modelo operativo y transformar los procesos operativos, proporcionando ingresos adicionales y oportunidades de producción de valor.

Fuente: Gartner 2019

 

La digitalización del sistema de administración tributaria puede ayudar a mejorar la transparencia y abordar la elusión fiscal, lo que en última instancia ayuda a financiar servicios esenciales. Como dijo el Honorable Ministro de Estado de Ruanda a cargo del Tesoro Nacional, el Sr. Richard Tusabe, en el Pan-African Peer Exchange inaugural , «la digitalización de pagos debe verse como un motor de crecimiento y no como una fuente de ingresos del gobierno».

Para hacer realidad este potencial, un ecosistema de pagos digitales robusto también debe aumentar la comodidad para los usuarios, generar confianza, garantizar la privacidad de los datos y mejorar la eficiencia en la movilización de recursos nacionales, alineándose con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de los Estados miembros de la ONU . Otros elementos cruciales incluyen liderazgo político comprometido, inversiones en infraestructura sólida, un marco de políticas sólido y asociaciones público-privadas efectivas.

En esta serie de dos partes, reflexionamos sobre nuestros aprendizajes sobre los principales desafíos, oportunidades y prioridades en el diseño de soluciones de digitalización de pagos P2G de ingresos eficaces.

En su discurso de apertura del seminario web del Programa de Cátedras OMC titulado “Comercio inclusivo: Perspectivas jurídicas y económicas sobre género y comercio”, impartido el 17 de diciembre, la Directora General Adjunta Angela Ellard habló de las maneras en que la política comercial puede contribuir al empoderamiento económico de las mujeres. Subrayó las últimas novedades en relación con la institucionalización de la cuestión del género en la OMC e hizo hincapié en la importancia de las investigaciones sobre comercio y género realizadas en el marco del Programa de Cátedras. A continuación figura el texto íntegro de su discurso.

Señoras y señores:

Es un placer para mí participar en este acto de presentación de un proyecto muy importante del Programa de Cátedras OMC, en el que se estudian las interacciones entre el comercio, el empleo y el trabajo decente para las mujeres.

La economía mundial no es neutra en cuanto al género. Los datos muestran que a nivel mundial las mujeres representan el 38% de la fuerza de trabajo, pero solo reciben el 77% de lo que ganan los hombres. En todo el mundo, 606 millones de mujeres proporcionan cuidados no remunerados a tiempo completo, frente a tan solo 41 millones de hombres.

El comercio tampoco es neutro en cuanto al género. Las mujeres tropiezan con mayores obstáculos que los hombres para acceder al mercado mundial y a las oportunidades económicas creadas por el comercio. Las mujeres empresarias se enfrentan a costos comerciales más elevados que los hombres, lo que les impide proyectarse a nivel internacional. Por consiguiente, solo exporta una de cada cinco pequeñas empresas propiedad de mujeres.

Las desigualdades de género son un problema generalizado y la pandemia de COVID-19 ha ampliado las brechas existentes entre hombres y mujeres hasta tal punto que, en el mundo actual, muchas mujeres han experimentado un retroceso económico y social. El año pasado las mujeres perdieron más de 64 millones de puestos de trabajo, lo que representa una pérdida del 5%, frente al 3,9% en el caso de los hombres. Sin embargo, solo el 9% de todas las medidas adoptadas para mitigar el impacto de la COVID-19 están dirigidas a promover la seguridad económica de las mujeres.

Las mujeres empresarias han quedado excluidas de facto de muchos paquetes de medidas de alivio establecidos por los Gobiernos porque la admisibilidad está condicionada a unos requisitos que no pueden cumplir, ya que sus empresas son a menudo más pequeñas. La mayoría de ellas son autónomas y muchas trabajan desde casa, lo que impide que puedan beneficiarse de las medidas de alivio, que a menudo se aplican únicamente a las empresas que tienen más de un determinado número de empleados.

Podemos cambiar este paradigma gracias al comercio. El comercio inclusivo puede dar acceso a las mujeres al empleo, el trabajo decente y el empoderamiento económico. El comercio puede cambiar las cosas al sacar a las mujeres de la pobreza y, por consiguiente, también a sus familias.

De hecho, las empresas que comercian a nivel internacional emplean a más mujeres.

En todo el mundo, las mujeres representan el 33% de la fuerza laboral de las empresas exportadoras y el 24% de la de las empresas que no son exportadoras. Además, las mujeres representan el 36% de la fuerza laboral de las empresas que participan en las cadenas de valor mundiales y el 38% de la de las empresas de propiedad extranjera. Esta cifra es superior en 11 y 12 puntos porcentuales a la de las empresas que no forman parte de las cadenas de valor mundiales y son empresas de propiedad nacional.

En algunos países, como Marruecos, Rumania y Viet Nam, las mujeres constituyen el 50% o más de la fuerza laboral de las empresas exportadoras, que crean empleo para más de 5 millones de mujeres en esos países. Y eso representa aproximadamente el 15% de la población femenina que trabaja en esos países.

El comercio también puede liberar a las mujeres del sector informal, en el que las mujeres suelen concentrarse, así como de los riesgos que conlleva ese tipo de trabajo. Por ejemplo, en el Afganistán, el 96% de las empresas propiedad de mujeres carecen de licencia. Trabajar en el sector informal priva a las mujeres de la protección de las leyes laborales y de los beneficios sociales. Las mujeres trabajan por salarios más bajos y en condiciones inseguras. El comercio les ofrece la oportunidad de trabajar de manera más segura y de llevar a cabo sus actividades en el sector formal. Según nuestro estudio conjunto con el Banco Mundial, la probabilidad de tener un trabajo informal disminuye del 20% en los sectores con bajos niveles de exportación al 13% en los sectores con altos niveles de exportación.

No hay duda de que se trata de datos interesantes, pero tenemos que entender lo que hay realmente detrás de esas estadísticas: es decir, las normas comerciales y los acuerdos comerciales mundiales, entre ellos los que se concluyen en la OMC. Por lo tanto, permítanme explicar con más detalle cómo el comercio fomenta el empleo femenino y mejora las condiciones de trabajo de las mujeres.

En primer lugar, la política comercial puede crear oportunidades para que las mujeres ingresen a la fuerza laboral.

En los últimos decenios, la mayoría de los Miembros de la OMC han elaborado políticas comerciales con perspectiva de género que promueven el empleo de las mujeres. Esas políticas tienen por objeto apoyar el crecimiento económico y el desarrollo, o incluso resolver la insuficiencia de mano de obra en los sectores orientados a la exportación mediante la contratación de mujeres, lo que contribuye a impulsar esas economías. Nigeria, por ejemplo, fomentó la participación de la mujer en el sector de la construcción, en el que se había identificado una escasez de mano de obra. Del mismo modo, en Zambia, se alentó a las mujeres a trabajar en el sector minero, en el que predominan los hombres.

Muchos Gobiernos incluyen el empoderamiento económico de las mujeres y la integración de estas en el mercado de trabajo como una prioridad fundamental de sus estrategias nacionales de comercio e inversión.

Utilizan principalmente incentivos financieros para alcanzar ese objetivo. Por ejemplo, algunas políticas comerciales prevén apoyo financiero a los principales sectores de exportación si contratan a mujeres. Otras se centran en volver a integrar a las mujeres que han interrumpido su carrera profesional o en reducir el número de mujeres que dejan de trabajar debido a la maternidad. Algunas establecen el empleo femenino como criterio para poder beneficiarse de la ayuda.

Al apoyar a las empresarias, los Miembros de la OMC también apoyan el empleo femenino.

Por ejemplo, algunas políticas comerciales ofrecen incentivos financieros en forma de bonificaciones fiscales para alentar a las pequeñas empresas a volver a emplear a mujeres desconectadas del mundo del trabajo. Estos incentivos se otorgan tanto a las pequeñas empresas de hombres como a las de mujeres, pero los Gobiernos también pueden promover el empleo de las mujeres centrando la ayuda en las mujeres empresarias.

De hecho, las empresarias suelen emplear a un gran número de mujeres. Los datos de encuestas regionales de la OMC en Asia Meridional, África Oriental y América Latina muestran que en las empresas con menos de 10 empleados, en su mayoría propiedad de mujeres, el 57% de los empleados son mujeres.

Además, la política comercial puede equilibrar la balanza en favor de las mujeres reduciendo la discriminación por razón de género y creando condiciones de trabajo más decentes.

Algunas políticas comerciales han contribuido al empoderamiento social de las mujeres.

La política comercial puede transformar el trabajo doméstico y los cuidados no remunerados en un trabajo remunerado. Por ejemplo: el Japón abrió sus sectores de servicios al personal doméstico extranjero, con miras a promover la participación de la mujer en la sociedad, atender su necesidad de asistencia para las tareas domésticas, fomentar el crecimiento económico y crear puestos de trabajo para otras mujeres.

La política comercial puede reducir las diferencias salariales entre hombres y mujeres. Por ejemplo, la política de contratación pública de Suiza condiciona la adjudicación de contratos al requisito de que las empresas tengan y apliquen una política interna de igualdad salarial.

Algunas políticas comerciales que no estaban dirigidas principalmente al empoderamiento económico de las mujeres han dado lugar a mejores condiciones de trabajo para las mujeres e incluso a una mejor legislación social sobre la igualdad de género. Eso es lo que ocurrió en Filipinas, donde el Gobierno adoptó medidas para apoyar al sector de servicios de contratación externa de procesos empresariales (o servicios auxiliares). Inicialmente, la finalidad de esas medidas era apoyar al sector en general, pero más del 55% de los trabajadores del sector son mujeres. Así pues, las medidas destinadas a impulsar el sector tuvieron un efecto positivo en la igualdad de género.

En muchos países las mujeres han quedado excluidas de determinadas profesiones que requieren mucho esfuerzo físico o se consideran peligrosas, lo que les ha vedado el acceso a puestos mejor remunerados en sectores en los que tradicionalmente predominan los hombres. Pero la situación está cambiando. Por darles solo algunos ejemplos recientes: en 2018 Ucrania, donde la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 20%, suprimió la lista de 458 profesiones en las que, por ley, las mujeres no podían trabajar. Kazajstán, donde las mujeres ganan por término medio un 32% menos que los hombres, hizo lo mismo hace unos meses. Entre las más de 200 profesiones que anteriormente estaban prohibidas a las mujeres había algunas relativamente bien remuneradas en los sectores de la construcción, la minería y la extracción de petróleo. Se trata de un paso importante ya que las mujeres ganan tres veces más en esos sectores de fuerte presencia masculina.

El siguiente punto que quiero destacar es que en algunos acuerdos comerciales se han abordado cuestiones relacionadas con el empleo femenino.

Algunos acuerdos comerciales, especialmente los más recientes, contienen disposiciones e incluso capítulos sobre género. Reconocen la contribución de las mujeres al crecimiento económico, el desarrollo sostenible y la transformación socioeconómica.

Algunos acuerdos establecen la igualdad de género en el lugar de trabajo como objetivo fundamental. Otros presentan un conjunto de medidas, como la creación de capacidad y la mejora de las competencias profesionales de las mujeres; programas de promoción de la igualdad de género en las empresas; la recopilación y utilización de estadísticas laborales desglosadas por género; o la adopción de tecnologías que garanticen la estabilidad del empleo y el avance profesional de las mujeres trabajadoras.

Ciertos acuerdos comerciales también abordan las condiciones de trabajo de las mujeres centrándose en la atención infantil, la lactancia materna, la prevención de la violencia y el acoso basados en el género en los lugares de trabajo, y la eliminación de la discriminación profesional por razón de género.

La OMC también está contribuyendo a ello.
Desde 2017, dos tercios de los Miembros están estudiando cómo el comercio puede promover el empoderamiento económico de las mujeres. Durante el último año, esos Miembros elaboraron la primera Declaración formal de la OMC sobre el comercio y la igualdad de género, apoyada hasta la fecha por 121 Miembros de la OMC, que se adoptará en la Duodécima Conferencia Ministerial de la OMC cuando tenga lugar.

Mediante esa Declaración, esos Miembros adoptan medidas en esferas fundamentales para impulsar el empoderamiento económico de las mujeres a través del comercio, como la recopilación de datos desglosados por género, la integración de la perspectiva de género en la formulación de políticas comerciales y la Ayuda para el comercio y la promoción del liderazgo de las mujeres. Esta Declaración da a la OMC el firme mandato de trabajar sobre el comercio y el género.

Otro avance positivo es la inclusión de una disposición sobre no discriminación en el acuerdo plurilateral sobre la reglamentación nacional en el ámbito de los servicios concluido hace unas semanas entre 67 Miembros de la OMC. Esa disposición prohíbe la discriminación entre hombres y mujeres en el contexto de los procedimientos de autorización para los proveedores de servicios. Se trata de la primera disposición sobre igualdad de género en un resultado negociado en la OMC.

Estos avances institucionalizan aún más la cuestión del género en la OMC, que pasa de ser una organización insensible a las cuestiones de género a una organización con perspectiva de género.

Para terminar, quiero destacar el Tratado de Versalles de 1920, que establece el principio de paz universal y estipula que esta solo puede lograrse si se basa en la justicia social. Además, añade que uno de los componentes de la justicia social es la protección de las mujeres.

Se preguntarán seguramente por qué me refiero a este tratado y qué relación puede tener con el comercio. Pues este Preámbulo figura en la pared de la entrada principal del edificio de la OMC. Creo que este mensaje del pasado es muy significativo, sobre todo ahora que la pandemia de COVID-19 ha destruido la seguridad económica de tantas mujeres y que las sociedades se esfuerzan por protegerlas.

Por lo tanto, nunca se insistirá lo suficiente en la importancia de la investigación sobre el comercio y el género llevada a cabo bajo los auspicios de nuestro Programa de Cátedras. La OMC está tomando medidas para lograr que el comercio beneficie a las mujeres y, cuando mejora la situación de las mujeres, también mejoran las sociedades.

Muchas gracias.

Hoy concluyó la Tercera Reunión de la Conferencia de Ciencia, Innovación y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones organizada por la CEPAL y el Gobierno de Argentina.

 

Países de la región reafirmaron hoy su compromiso con la ciencia, la innovación y las nuevas tecnologías, relevando el rol que estas tienen en la recuperación pospandemia, y propugnaron un papel más activo y sistémico de la innovación y el conocimiento en las políticas de desarrollo económico, productivo, social y ambiental de América Latina y el Caribe, al cierre de la Tercera Reunión de la Conferencia de Ciencia, Innovación y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, organizada de forma híbrida por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Gobierno de Argentina.

Si bien en varios países de la región se ha avanzado en la constitución de una institucionalidad más robusta sobre ciencia, tecnología e innovación, con la creación de ministerios específicos o el fortalecimiento de las instituciones especializadas en la materia, aún no se observa que la ciencia, la tecnología y la innovación tengan un papel más activo en las políticas de desarrollo económico, productivo y social, lo que se relaciona con los magros niveles de cambio técnico y los bajos niveles de productividad, indica la Declaración de Buenos Aires aprobada este miércoles.

Durante la reunión, en la que participaron 21 Estados Miembros y 7 Estados asociados de la CEPAL, se aprobó el programa bienal de actividades de cooperación en ciencia, innovación y tecnologías de la información y las comunicaciones 2022-2023, que considera como objetivos principales fortalecer la institucionalidad pública para apoyar el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación; mejorar la vinculación de las políticas de ciencia, tecnología e innovación con los desafíos estratégicos de la región; e impulsar la cooperación regional e internacional para trazar nuevos sendas de desarrollo con base en el conocimiento.

Para el logro de dichos objetivos, se acordó la realización de una serie de actividades, entre ellas, reuniones de nivel político y técnico, estudios sustantivos y actividades de asistencia técnica, con foco en el intercambio de información, experiencias y buenas prácticas.

En la inauguración del evento, el lunes 13, Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, enfatizó que la ciencia, la tecnología y la innovación (CTI) han sido esenciales para el manejo de la crisis sanitaria, pero también son indispensables para una recuperación transformadora con mayor igualdad y sostenibilidad ambiental en América Latina y el Caribe.

En este marco, Bárcena resaltó la importancia de la integración y la cooperación regional para cerrar las crecientes asimetrías entre el mundo desarrollado y los países en vías de desarrollo en acceso a vacunas, concentración de la riqueza y el ingreso, economía digital y responsabilidades climáticas, las que amenazan con agudizarse. Un ejemplo concreto de trabajo colaborativo en materia de CTI, remarcó, es la reciente aprobación por parte de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) del Plan de autosuficiencia sanitaria para América Latina y el Caribe elaborado por la CEPAL.

La jornada de clausura incluyó una mesa redonda con la participación de Diego Hurtado, Secretario de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Argentina; Paola Vega Castillo, Ministra de Ciencia, Innovación, Tecnología y Telecomunicaciones de Costa Rica; Marc Litvine, de la Dirección General de Asociaciones Internacionales (INTPA) de la Comisión Europea; Armstrong Alexis, Secretario General Adjunto de la Comunidad del Caribe (CARICOM); y Efraín Guadarrama, Director General de Organismos y Mecanismos Regionales Americanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, en el ejercicio de la Presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Durante el panel se abordaron algunas de las debilidades de los países en temas de CTI, y se destacó la necesidad de robustecer las capacidades nacionales, de avanzar en el intercambio de buenas prácticas y de generar y fortalecer espacios concretos de colaboración y cooperación regional e internacional, entre ellos, la transformación digital, la transición energética y la autosuficiencia sanitaria, incluida la producción de vacunas, y la bioeconomía, por nombras algunos.

En el marco de la Conferencia, la CEPAL presentó el documento de posición Innovación para el desarrollo: la clave para una recuperación transformadora en América Latina y el Caribe, que busca contribuir al debate y a la acción en América Latina y el Caribe para avanzar hacia la autonomía sanitaria, la inclusión digital y el desarrollo de soluciones para un consumo y producción más sostenibles.

De acuerdo con el informe, la región realiza esfuerzos insuficientes en materia de inversión en investigación y desarrollo (I+D), lo que contrasta con la dinámica observada en países más avanzados y en otras regiones y economías emergentes.

Mientras que Estados Unidos, la Unión Europea, los países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y China tienen un nivel de gasto en I+D relativo al producto interno bruto (PIB) superior al 2%, en América Latina y el Caribe el gasto en I+D relativo al PIB es unas cuatro veces inferior, el que incluso se ha reducido en los últimos años, pasando de un 0,65% del PIB en 2013 al 0,56% en 2019, advierte el documento.

Según el estudio de la CEPAL, la industria manufacturera de la salud, las tecnologías digitales y la eficiencia ambiental representan una oportunidad para promover un cambio estructural basado en la creación de conocimiento en América Latina y el Caribe.

En los distintos paneles de la Conferencia se debatió sobre la relevancia de las instituciones y las políticas públicas para impulsar la ciencia, tecnología e innovación; la diáspora y circulación de talentos en América Latina y el Caribe; el desarrollo de repositorios de genomas en la región; la perspectiva de género en los sistemas de ciencia, tecnología e innovación; el rol de la ciencia y la tecnología para la soberanía sanitaria; el papel de las tecnologías digitales y los nuevos modelos de negocio y capacidades productivas en las pymes; la contribución de las tecnologías aeroespaciales y satelitales al desarrollo sostenible; el desarrollo tecnológico y agregación de valor en la cadena del litio; y la ecoinnovación, transición energética y producción sostenible, entre otros.

El Comité Ejecutivo de la Conferencia para el período 2021-2023 quedó conformada por Argentina en la Presidencia, y Costa Rica, Guatemala, México, Perú y San Vicente y las Granadinas en las Vicepresidencias. La Cuarta Reunión de la Conferencia se realizará el segundo semestre de 2023.

En una declaración publicada el 14 de diciembre, los Ministros de Australia, el Japón y Singapur, países coorganizadores de las negociaciones sobre el comercio electrónico celebradas en la OMC, se han felicitado de los progresos considerables alcanzados en el marco de la iniciativa.

El Ministro de Comercio, Turismo e Inversiones de Australia, Dan Tehan; el Ministro de Relaciones Exteriores del Japón, Yoshimasa Hayashi, y el Ministro de Economía, Comercio e Industria, Koichi Hagiuda; y el Ministro de Comercio e Industria de Singapur, Gan Kim Yong, pusieron de relieve la buena convergencia que se ha logrado hasta hora en relación con ocho artículos.

  • “Gracias a los buenos progresos realizados hasta ahora, estamos en camino de lograr, para finales de 2022, una convergencia en torno a la mayoría de las cuestiones que se están negociando. Australia, el Japón y Singapur tienen la firme determinación de impulsar las negociaciones hacia ese objetivo”, dijo el Ministro Tehan.
  • El Ministro de Relaciones Exteriores Hayashi, del Japón, dijo lo siguiente: “Aunque la Duodécima Conferencia Ministerial se ha aplazado, esta negociación sobre el comercio electrónico sigue siendo una de las esferas fundamentales de la OMC, en su calidad de organización que promueve el comercio mundial. Considero que es importante seguir obteniendo resultados en el marco de esta negociación, y tratar de realizar nuevos avances durante el próximo año. El Japón ha venido promoviendo el concepto de la “libre circulación de datos con entera confianza (DFFT)”, y cree que la aplicación de este principio sería muy valiosa. Sin dejar de garantizar la inclusión de los Miembros participantes, el Japón, como coorganizador de la iniciativa, seguirá acelerando las negociaciones para alcanzar un resultado de alto nivel, entre otras cosas con respecto a las normas relativas a la libre circulación de datos”.
  • El Ministro de Economía, Comercio e Industria Hagiuda añadió: “Acogemos con satisfacción los considerables progresos que se han realizado en las negociaciones durante los últimos tres años, y seguiremos dirigiendo dichas negociación con el fin de lograr una convergencia en torno a la mayoría de las cuestiones pendientes para finales de 2022. A medida que el mundo se conecta cada vez más a través de la tecnología digital, el comercio digital hace más ricas a las personas en todo el mundo. Dada la multiplicidad de Miembros de la OMC, la adopción de normas en materia de comercio digital que materialicen el concepto de la “libre circulación de datos con entera confianza” (DFFT) redundará en una mayor previsibilidad y estabilidad de los negocios, lo que a su vez promoverá aún más el comercio digital. A fin de lograr resultados tempranos, trabajaremos para acelerar las negociaciones y darles un nuevo impulso”.
  • El Ministro Gan de Singapur declaró lo siguiente: “El comercio digital se está convirtiendo en un modo esencial de hacer negocios en la actualidad. La iniciativa proporcionará un entorno reglamentario estable para el comercio digital mediante la mejora de las normas y la simplificación de los reglamentos.  La iniciativa, en la que participan 86 Miembros, contribuirá también a reducir la brecha digital y a fomentar la adopción de la tecnología digital, lo que posiciona a nuestras economías en un lugar adecuado para aprovechar los beneficios que suponen las nuevas oportunidades de la economía digital.  Singapur, en colaboración con los coorganizadores Australia y el Japón, redoblará los esfuerzos destinados a dirigir la iniciativa y forjar una convergencia en torno a las cuestiones principales para finales de 2022”.

Los Ministros dijeron que los resultados que ya se habían alcanzado en importantes esferas de las negociaciones producirían beneficios considerables, como el fomento de la confianza de los consumidores y el apoyo a las empresas que comercian en línea. Afirmaron que organizarían el programa de trabajo de la iniciativa a fin de lograr una convergencia en torno a la mayoría de las cuestiones para finales de 2022.

La Directora General de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, señaló que los progresos que han realizado los negociadores de los 86 Miembros de la OMC que participan en estas negociaciones supondrían importantes beneficios para las pequeñas empresas y las mujeres empresarias.

“El trabajo realizado promete más estabilidad y previsibilidad para los consumidores y las empresas en un sector de la economía digital que crece a grandes pasos. La pandemia ha puesto de manifiesto la importancia del comercio electrónico como herramienta de inclusión, que ayuda a las pequeñas empresas a acceder a los mercados internacionales, en particular a las dirigidas por mujeres. Animo a que se sigan manteniendo abiertas las puertas de la iniciativa para que otros Miembros de la OMC se unan a ella y a que se sigan debatiendo las cuestiones de desarrollo que sean necesarias para reducir la brecha digital”, afirmó.

En su declaración, los coorganizadores señalaron que los participantes en la iniciativa apoyaban la continuación de la moratoria multilateral sobre el comercio electrónico. Dijeron que consideraban fundamental que, en el marco de la iniciativa, la práctica de no imponer derechos de aduana sobre las transmisiones electrónicas se volviera permanente entre los participantes.

Los coorganizadores destacaron la importancia de apoyar la participación de los países en desarrollo y los países menos adelantados (PMA) Miembros en la iniciativa, lo que incluye el cumplimiento de los compromisos asumidos. Dijeron que seguirían profundizando el debate sobre las opciones de creación de capacidad y la ayuda a la ejecución de los compromisos para los países en desarrollo y los PMA Miembros en 2022.

Puede consultarse la declaración completa aquí.

Los Premios para PYME de ITU Digital World 2021 exponen soluciones digitales que ayudan a las nuevas empresas tecnológicas creativas a forjar alianzas y atraer inversiones

Las soluciones tecnológicas inspiradoras tienen el potencial de cambiar y mejorar vidas en todo el mundo gracias al impulso y la dedicación de las pequeñas y medianas empresas (PYME).

El miércoles se presentaron y anunciaron las soluciones ganadoras de PYMES digitales con sede en Hong Kong (China), México, Arabia Saudita, Suiza, Corea del Sur y Estados Unidos con motivo de la ceremonia de entrega de los Premios ITU Digital World, colofón del evento ITU Digital World 2021 y programa clave de promoción de las PYME por parte del organismo de las Naciones Unidas dedicado a la tecnología.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), organismo especializado de la ONU para las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), ha puesto de relieve a las PYME como contribuyentes esenciales para ayudar a sacar partido de la transformación digital en curso en el mundo con el fin de garantizar el desarrollo sostenible.

Los últimos Premios ITU Digital World reconocieron las contribuciones sobresalientes de las PYME al avance de la conectividad, las ciudades inteligentes y la vida inteligente, la cibersalud, las finanzas digitales y la tecnología educativa.

«Las PYME tecnológicas innovadoras –que se mueven con rapidez y responden a las necesidades de los diferentes mercados sobre el terreno– tienen un papel vital que desempeñar para acelerar la transformación digital», declaró el Secretario General de la UIT, Houlin Zhao. «Los gobiernos y la industria de las TIC deben actuar juntos para fomentar un clima que apoye la innovación tecnológica y empresarial, ayudando a empresas como las ganadoras de nuestros premios a expandirse y prosperar».

Este año aparecieron seis ganadores, que abarcan las cinco categorías principales.

PYME ganadoras

Las ganadoras fueron:​

Empresa Categoría País
Benefit Vantage Limited – Ipification Conectividad Hong Kong, China
WIWI Conectividad México
URBIT GROUP LLC Finanzas digitales Estados Unidos de América
Baobabooks Education Sàrl Tecnología de la educación Suiza
Mawidy Cibersalud Reino de Arabia Saudita
SCE Korea, Inc. Ciudades inteligentes, vida inteligente República de Corea

El Vicesecretario General de la UIT, Malcolm Johnson, expresó su reconocimiento a los ganadores y les entregó sus certificados en presencia del Viceministro de Información y Comunicaciones de Vietnam, Phan Tam.

Esta séptima edición de los Premios marcó el evento final de una conferencia y exposición en línea de tres meses de duración coorganizada por Vietnam. Inaugurada en septiembre, ITU Digital World 2021 también marcó el 50º aniversario de la serie de conferencias y exposiciones sobre telecomunicaciones más importante de la UIT.

Durante la ceremonia, se anunció una nueva asociación de la UIT con la empresa tecnológica estadounidense Hewlett Packard Enterprise (HPE), con el objetivo de acelerar el programa el próximo año y dotar a las PYME de acceso a las herramientas, las redes y la tutoría de HPE.

Selección competitiva
El concurso estaba abierto a todas las PYME del mundo, y los proyectos ganadores iban desde la autenticación móvil y la accesibilidad a la información hasta la conectividad para el transporte público, la tecnología financiera (fintech), la escritura creativa y la atención sanitaria impulsada por la inteligencia artificial (IA).

Un jurado de expertos, representantes de los campos de la empresa, la tecnología y la iniciativa empresarial, seleccionó a los ganadores entre un total de 133 candidatos elegibles de 53 países.

Preparar a las PYME transformadoras

Los Premios ITU Digital World formaban parte de un programa para PYME dirigido por expertos que incluía clases magistrales en línea y presentaciones para PYME digitales. Manteniendo el formato virtual, la ceremonia final de entrega de premios celebró la creatividad y la innovación tras unas soluciones digitales que responden a las necesidades del mundo real.

Las clases magistrales especiales exploraron áreas tales como la creación de empresas sostenibles y la colaboración entre las PYME y las corporaciones, la licitación para las oportunidades de contratación pública, el servicio al cliente y la innovación, la cibersalud, el diseño para la inclusión de la discapacidad y la recaudación de fondos. El programa y los premios para las PYME son componentes clave de ITU Digital World 2021, que fue coorganizado con el Gobierno de Vietnam y tuvo lugar de septiembre a diciembre de 2021.

Nuevos datos de la UIT sugieren que el COVID ha impulsado la conectividad, si bien los más pobres del mundo se hallan muy rezagados

 

Se estima que el 37% de la población mundial, es decir, 2.900 millones de personas, jamás ha utilizado Internet.

Los últimos datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el organismo especializado de las Naciones Unidas para las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), también revelan un sólido incremento en el uso de Internet a escala mundial, que se concreta en un aumento del número estimado de usuarios de Internet de 4.100 millones en 2019 a 4.900 millones en 2021.

Esta es una buena noticia para el desarrollo mundial. Sin embargo, los datos de la UIT confirman que la capacidad de conexión sigue siendo profundamente desigual.

En ese sentido se estima que, de los 2.900 millones de personas que siguen careciendo de conexión, el 96% vive en países en desarrollo. A ello se suma que, incluso entre esos 4.900 millones de «usuarios de Internet» contabilizados, muchos cientos de millones solo pueden conectarse con escasa frecuencia, a través de dispositivos compartidos, o unas velocidades que limitan notablemente la utilidad de dichas conexiones.

«Aunque casi dos tercios de la población mundial gozan ya de conexión, aún queda mucho por hacer para que todo el mundo pueda conectarse a Internet», declaró el Secretario General de la UIT, Sr. Houlin Zhao. «La UIT trabajará con todos los interesados a fin de establecer las bases necesarias para conectar a los 2.900 millones de personas restantes. Estamos decididos a garantizar que nadie se quede atrás», adujo.

Este extraordinario aumento del número de usuarios de Internet sugiere que las medidas adoptadas durante la pandemia –véanse los confinamientos generalizados y el cierre de las escuelas, combinados con la necesidad de la población de acceder a noticias, servicios gubernamentales, actualizaciones sanitarias, servicios de comercio electrónico y servicios bancarios en línea– han obrado en favor del impulso a la conectividad suscitado por la COVID, que se ha traducido en un aumento estimado del número de usuarios de Internet de 782 millones desde 2019, es decir, de un 17%.

Repercusiones en términos de desarrollo sostenible

La edición de 2021 del informe Facts and Figures, en el que la UIT facilita un resumen anual del estado de la conectividad digital en todo el mundo, muestra que el número de usuarios de Internet a nivel mundial creció en más de un 10% durante el primer año de la pandemia, lo que supone, con diferencia, el mayor aumento anual en una década.

El sólido crecimiento registrado a partir de 2019 fue impulsado en gran medida por los países en desarrollo, donde la tasa de penetración de Internet creció en más de un 13%. En los 46 países menos adelantados (PMA), según la terminología de las Naciones Unidas, el aumento medio superó el 20%.

«Estas estadísticas revelan un gran avance en pos de la misión de la UIT de conectar al mundo», declaró la Sra. Doreen Bogdan-Martin, Directora de la Oficina de Desarrollo de las Telecomunicaciones de la UIT, que se encarga de supervisar los datos y el trabajo analítico de la Unión. «No obstante, sigue existiendo un profundo ‘abismo de conectividad’ en los PMA, donde casi tres cuartas partes de la población nunca se ha conectado a Internet. Entre los grupos poblacionales más marginados de los PMA se hallan las mujeres, pues aproximadamente cuatro de cada cinco siguen careciendo de conexión».

Muchos de estos grupos «digitalmente excluidos» se enfrentan a desafíos colosales, entre ellos la pobreza, el analfabetismo, un acceso limitado a la electricidad y la falta de conocimientos y competencias digitales.

«Se necesitarían soluciones digitales para reimpulsar el desarrollo sostenible y ayudar a los países a retomar la senda hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas para 2030», añadió la Sra. Bogdan-Martin.

«Lamentablemente, las comunidades que corren el mayor riesgo de quedarse atrás, según la Agenda 2030, son las mismas que ahora se están viendo privadas del progreso digital».

Conclusiones principales del informe

La brecha digital de género se está reduciendo a escala mundial, pero siguen existiendo grandes diferencias en los países más pobres.

– 
A nivel mundial, en promedio, el 62% de los hombres utiliza Internet, frente al 57% de las mujeres.

– Aunque la brecha digital de género se ha reducido en todas las regiones del mundo y prácticamente se ha eliminado en el mundo desarrollado (el 89% de los hombres y el 88% de las mujeres gozan de conexión), siguen existiendo grandes diferencias en los países menos adelantados (31% de los hombres frente al 19% de las mujeres) y en los países en desarrollo sin litoral (38% de los hombres frente al 27% de las mujeres).

– La brecha de género sigue siendo especialmente pronunciada en África (35% de los hombres frente al 24% de las mujeres) y en los Estados Árabes (68% de los hombres frente al 56% de las mujeres).

La brecha entre las zonas urbanas y rurales, aunque menos pronunciada en los países desarrollados, sigue planteando un obstáculo importante para la conectividad digital en el resto del mundo.

– 
A nivel mundial, los habitantes de las zonas urbanas tienen el doble de probabilidades de utilizar Internet que los de las zonas rurales (76% de la población urbana frente al 39% de la rural).

– En las economías desarrolladas, la diferencia en términos de utilización de Internet entre las zonas urbanas y rurales parece insignificante (el 89% de la población urbana ha utilizado Internet en los últimos tres meses, frente al 85% de la población rural); sin embargo, en los países en desarrollo, los habitantes de las zonas urbanas tienen el doble de probabilidades de utilizar Internet que los de las zonas rurales (72% de la población urbana frente al 34% de la rural).

– En los PMA, los habitantes de las zonas urbanas tienen casi cuatro veces más probabilidades de utilizar Internet que los de las zonas rurales (47% de la población urbana frente al 13% de la rural).

La brecha generacional es evidente en todas las regiones del mundo.

– En promedio, el 71% de la población mundial de entre 15 y 24 años utiliza Internet, frente al 57% de los demás grupos de edad.

– Esta brecha generacional se hace patente en todas las regiones. De hecho, es más pronunciada en los PMA, donde el 34% de los jóvenes goza de conexión, frente a tan solo el 22% del resto de la población.

– El hecho de que la tasa de adopción sea mayor entre los jóvenes es un buen augurio para la conectividad y el desarrollo. Por ejemplo, en los PMA, la mitad de la población tiene menos de 20 años, lo que sugiere que la tasa de conexión de los mercados de trabajo locales irá aumentando progresivamente, al tiempo que estos van adquiriendo conocimientos en tecnología con la incorporación de más gente joven a la población activa.

La UIT sigue realizando un seguimiento de la evolución de la brecha digital en el mundo.

– Las cifras de la UIT también revelan una brecha flagrante entre la disponibilidad de las redes digitales y la tasa de conexión real. Aunque, en teoría, el 95% de la población mundial podría acceder a una red de banda ancha móvil 3G o 4G, miles de millones de personas siguen sin conectarse.

– La asequibilidad de los dispositivos y servicios sigue constituyendo un obstáculo importante. El objetivo ampliamente aceptado para una conectividad de banda ancha asequible en los países en desarrollo establece el coste de un paquete de banda ancha móvil de nivel básico en el 2% de la renta nacional bruta (RNB) per cápita. Sin embargo, en algunas de las naciones más pobres del mundo, el precio de la conexión a Internet puede ascender al 20%, o incluso más, de la RNB per cápita.

– La falta de competencias digitales y el desconocimiento de las ventajas inherentes a la conexión generan otro cuello de botella, que se ve agravado por la falta de contenidos en idiomas locales, así como por interfaces que exigen competencias de lectoescritura y aritmética de las que muchas personas carecen.

Para los medios de comunicación:
 Sitio «Facts and Figures»
 – Descargar el informe
 – Recursos para medios de comunicación

Nota: Los trabajos de colaboración y análisis de la UIT abarcan el mundo a partir de seis regiones: África, las Américas, los Estados Árabes, Asia-Pacífico, la Comunidad de Estados Independientes y Europa. Esta clasificación puede diferir de otras designaciones comunes de las Naciones Unidas u otras denominaciones regionales. En particular, según la clasificación de la UIT, los Estados Árabes Africanos forman parte de los Estados Árabes y no de África.

La Director General de la OMC Ngozi Okonjo-Iweala y el Director Gerente de la Corporación Financiera Internacional (CFI) Makhtar Diop acordaron, el 29 de noviembre, potenciar la cooperación entre ambas organizaciones para estudiar formas de mejorar la disponibilidad de financiación del comercio para las regiones que necesitan apoyo.

 

(de momento sólo en inglés)

In a joint statement, the two pledged to enhance existing cooperation to improve the analytics, identification and detection of trade finance gaps in order to better direct capacity building and other resources where unmet demand is greatest, particularly in Africa.

“Our developing country members regularly identify a lack of trade finance as a major obstacle to participating in global trade — all the more so for micro, small and medium-sized enterprises, and businesses led by women,” DG Okonjo-Iweala said. “Working together, experts from our two organizations will be able to better analyse, detect and explain trade finance gaps, with a view to directing finite resources where they are needed the most. I believe that a significant share of trade finance gaps results from knowledge gaps.”

“Trade is the lifeblood of the global economy but without trade finance, there can be no effective trade,” said the IFC’s Managing Director, Makhtar Diop. “By expanding our knowledge of trade finance gaps and bolstering traders’ capacity, IFC and the WTO can help small enterprises in developing countries integrate into the global economy.”

Most trade is not paid cash-in-advance. The short-term payment risk involved in international trade is mitigated by a credit, guarantee or credit insurance, present in up to 80% of global trade transactions. The sum of these facilities provided by financial and other institutions is known as trade finance.

In their joint statement, the WTO and the IFC heads agreed to work with small traders and financial institutions at the local level to better understand the ecosystem of trade finance. They also pledged to improve access to trade finance training programmes in emerging markets, mainly in Africa.

They agreed to strengthen the ability of local financial institutions to meet compliance challenges and to facilitate knowledge and awareness for exporters and importers of trade finance support available from development financial institutions. In addition to the IFC, examples of such institutions include the Asian Development Bank, the African Development Bank, the Inter-American Development Bank and the European Bank for Reconstruction and Development.

The IFC — a member of the World Bank Group — is the largest global development institution focused on the private sector in emerging markets.

The full text of the joint statement is below.

Joint IFC-WTO Statement on Enhanced Cooperation to Strengthen Access to Trade Finance

Trade would not happen without trade finance. Yet, in many developing countries, increased trade finance costs during the pandemic are adding to the already high cost of physically moving critical goods and commodities across borders. Trade costs in Africa, for example, can be as high as 300 percent of the value of the merchandise being traded. Meanwhile, the cost of trade finance, for example confirmed letters of credit, has increased during the pandemic and is six to seven times more expensive in Africa than in OECD countries.

Basic trade finance lines are not even available locally in emerging markets, particularly for SMEs. Surveys indicate that over 40 percent of SMEs’ trade finance requests are rejected. This number goes up to 70 percent when the requests emanate from women-owned SMEs. And when trade finance requests are accepted, often the most expensive form of trade finance is proposed — collateralized working capital financing at very high rates. In this context, it is no surprise that global trade finance gaps, mainly in developing countries, have increased during the pandemic, reaching $1.7 trillion.

IFC and the WTO will enhance their cooperation, in order to improve the analytics and understanding of trade finance gaps (better survey, identify, and detect gaps), so as better direct limited resources while strengthening the capacity of local exporters and importers and financial institutions where unmet demand is acute:

  1. Trade Finance Gap Study

The WTO and IFC will work together to improve the identification of trade finance gaps, notably in Africa, where the gaps are considerably high. Improved country-focused surveys will help target priority markets in which the mismatch between supply and demand is particularly high and will help IFC implement the $1 billion Africa Trade Recovery Initiative launched in May 2021.

  1. Improving the Diagnostic of Local Trade Finance Impediments

IFC and the WTO will work with small traders and financial institutions at the local level to better understand the ecosystem of trade finance. With this data, we will be able to maximize the impact of our partnership to address these challenges. Small traders and financial institutions will be surveyed in the context of existing mechanisms, such as the WTO’s Enhanced Integrated Framework and IFC’s annual client survey.

  1. Strengthening Trade Finance Training Programs for SME Exporters and Importers

Trade finance training programs for SMEs have seen considerable interest in low-income, fragile, and vulnerable economies where companies are subject to the highest rejection rates. To further support SME exporters and importers that are suffering from disrupted supply chains caused by the pandemic, IFC has launched pilot trade finance training programs for SMEs. Building on programs already underway, IFC and the WTO will work mainly in Africa to improve access to trade finance training programs in emerging markets.

  1. Strengthening Local Financial Institutions’ Capacity to Meet Compliance Challenges

Meeting transparency standards, such as being able to detect Trade Based Money Laundering (TBML), is key to maintaining trade and financial relations in global markets, notably through Correspondent Banking Relationships (CBRs). IFC and the WTO will expand training and capacity-building programs, mainly targeting Africa, to help emerging market financial institutions meet compliance challenges.

  1. Sharing Knowledge and Raising Awareness of Trade Finance Support Programs

The global pandemic has had a disproportionate impact in emerging markets, limiting access to trade finance. While the demand for trade finance support from Development Financial Institutions (DFIs) is high, these programs are not always well known by the trading community. IFC and the WTO will launch a joint research initiative by facilitating workshops for exporters and importers to identify the level of awareness of DFIs’ trade finance support programs. This will help develop solutions to address the trade finance “information gap.”

BID Lab, el laboratorio de innovación del Banco Interamericano de Desarrollo, y el Foro Económico Mundial lanzan el programa Pagos para avanzar en un crecimiento para todos (Payments to Advance Growth for All o PAGA) para liberar los beneficios de los pagos digitales en América Latina y el Caribe (ALC). Esta iniciativa permitirá unir a los sectores público y privado impulsando recomendaciones prácticas para una mayor adopción de los pagos digitales en nuestra región.

El Foro Económico Mundial, organización internacional para la cooperación público-privada, aporta una plataforma para diálogos multisectoriales en formulación de políticas digitales y gobernanza que permite incubar proyectos e iniciativas que pueden apoyar el desarrollo ALC y de un comercio digital más inclusivo. BID Lab, como la principal fuente de financiación y conocimiento para el desarrollo enfocada en mejorar vidas en ALC, proporciona su amplia red de contactos y experiencia en la región.

Ambos organismos reunirán a empresarios, gobernantes, academia y sociedad civil para que aporten recomendaciones prácticas destinadas a impulsar el desarrollo de los pagos digitales en ALC. Otros socios adicionales son bienvenidos en esta iniciativa que tiene como metas inmediatas:

  1. Identificar de tres a cinco obstáculos principales para el desarrollo de los pagos comerciales digitales en la región de ALC.
  2. Recomendar áreas potenciales de colaboración público-privada y privada-privada, así como de cooperación regional.
  3. Explorar oportunidades para la colaboración privada, la acción de la industria y la implementación de políticas en la materia.

La información obtenida se volcará en un documento técnico (en inglés y en español) destinado al amplio ecosistema de pagos de ALC y a impulsar cambios de política para la próxima etapa del proyecto.

Para obtener más información sobre PAGA, pueden contactar con Sebastian Ogango, en el Foro Económico Mundial (Sebastian.Ogando@weforum.org) y con Sergio Navajas, en BID Lab (sergion@iadb.org).

Kit de herramientas para la evaluación del impacto a Internet: La hoja de ruta

Introducción

Como cualquier ecosistema vivo, Internet está en constante evolución. Esta evolución perpetua sin un plan o control centralizado, pero con miles de personas y organizaciones trabajando colaborativamente en estándares, protocolos y su aplicación en el mundo real, es lo que ha hecho que Internet sea un éxito. Pero a medida que Internet ha llegado a impregnar la mayor parte de nuestras vidas, nos enfrentamos a una nueva realidad en la que los gobiernos y las empresas toman cada vez más decisiones que podrían dañar Internet, y es posible que ni siquiera se den cuenta. Es por eso que Internet Society ha creado el Kit de herramientas para la evaluación del impacto a Internet (IIAT, Internet Impact Assessment Toolkit). Está destinado a ayudar a las personas encargadas de la toma de decisiones de hoy y de mañana a tomar las mejores decisiones sobre Internet y actuar como un marco para evaluar si un cambio propuesto amenaza los fundamentos de Internet.

Internet Society trabaja con el fin de hacer que Internet sea más grande y fuerte para que las personas de todo el mundo se conecten, se comuniquen e innoven, ahora y en el futuro. Pero no es solo nuestro privilegio usarlo. Depende de todos proteger y respaldar las propiedades y condiciones fundamentales de Internet que la hacen más abierta, globalmente conectada, segura y confiable. De lo contrario, corremos el riesgo de que ocurran una serie de cambios irreversibles y acelerados que destruyan y, en última instancia, rompan los cimientos que sustentan este increíble recurso para la humanidad.

Este kit de herramientas se centra en torno a los puntos de referencia para el cambio. Incluye una colección de recursos que utilizan “el Modo Internet de Interconectarse” y los “facilitadores de una Internet abierta, globalmente conectada, segura y confiable” como marco para probar si las nuevas ideas respaldan el mejor potencial de Internet. Nos brinda un marco de referencia estable para evaluar las actuales condiciones de interconexión, las propuestas para el desarrollo tecnológico, las reglamentaciones y las adaptaciones de gobernanza técnica. Ayuda a las personas a tomar mejores decisiones sobre Internet al proporcionar una lente fácilmente aplicable a través de la cual evaluar si un nuevo desarrollo respalda o socava lo que Internet necesita para existir y prosperar.

Cómo utilizar el kit de herramientas para la evaluación del impacto a Internet

El kit de herramientas para la evaluación del impacto a Internet ayuda a los usuarios a evaluar si una propuesta, tendencia o tecnología reglamentaria podría afectar a Internet. Incluye una guía práctica, referencias visuales y una serie de estudios de casos y resúmenes de impacto a Internet como ejemplos de problemas y desarrollos de la vida real que podrían afectar a Internet.

Los resúmenes de impacto a Internet están pensados como una primera evaluación para analizar cómo una propuesta, desarrollo o tendencia podría beneficiar o amenazar a Internet. Su objetivo es ayudar a informar los diálogos de múltiples partes interesadas y determinar si ciertas intervenciones pueden justificar evaluaciones de impacto en profundidad para salvaguardar una Internet próspera del mañana.

Lo invitamos a utilizar el Kit de herramientas para la evaluación de impacto a Internet para desarrollar nuevos informes de impacto a Internet sobre asuntos que son relevantes para su comunidad y compartir los resultados. ¿Qué novedades y tendencias tecnológicas, políticas y de otro tipo están afectando a Internet cerca suyo? ¿Son beneficiosos o hay riesgos involucrados que deberían mitigarse o reducirse?

Las decisiones que tomamos hoy ayudan a determinar la Internet del futuro. Si esas opciones están guiadas por acciones para proteger lo que Internet necesita para existir y respaldar lo que requiere para prosperar, su ecosistema mantendrá su vitalidad a medida que continúa evolucionando.

Un marco para el análisis

¿Qué hace que Internet sea «Internet»? ¿Por qué ha sido adoptada tan rápidamente por tanta gente en todo el mundo? ¿Cómo sigue generando y manteniendo innovaciones? Y, ¿qué queremos que sea Internet en el futuro? Para garantizar el éxito continuo de Internet, necesitamos saber qué la hace única y qué la hace prosperar. El kit de herramientas para la evaluación del impacto a Internet utiliza dos documentos técnicos como marco para analizar el impacto a Internet. El primero describe las propiedades críticas que necesita Internet para existir, y el segundo describe a los facilitadores que lo ayudan a prosperar como un recurso abierto, globalmente conectado, seguro y confiable.

Lo que Internet necesita para existir: propiedades esenciales del Modo Internet de Interconectarse

Internet no se gestiona de forma centralizada. La inteligencia y la autonomía se concentran en los extremos, en manos de quienes dirigen las redes y los servicios. Cualquiera puede ingresar a Internet, multiplicar sus conexiones y aumentar su valor para todos. Por lo tanto, Internet no solo se define por la  tecnología o sus servicios y uso. La forma de interconectarnos: lo que llamamos «el Modo Internet de Interconectarse», también es importante.

El Modo Internet de interconectarse se construye a partir de cinco propiedades esenciales que maximizan los beneficios que brinda Internet.

  • Una infraestructura accesible con un protocolo común
  • Una arquitectura abierta de componentes básicos interoperables y reutilizables
  • Gestión descentralizada y un único sistema de enrutamiento distribuido
  • Identificadores globales comunes
  • Una red de uso general y neutralidad tecnológica

Estas propiedades son esenciales tanto por resultar necesarias para la evolución saludable de Internet como porque transmiten lo que hace que Internet sea única.

Es importante tener en cuenta que es posible que las propiedades esenciales de Internet nunca hayan existido en su forma más pura. Las propiedades esenciales no se remontan a un pasado idealizado. En lugar de ello, representan el estado óptimo de Internet. Al codificar los conceptos básicos del modelo ideal de Internet, tenemos un punto de referencia que nos ayuda a saber si este modelo se está alejando o acercándose a lo mejor que puede ser.

Cada una de las propiedades esenciales ayuda a mantener los beneficios particulares que puede producir Internet. Cuando están presentes, maximizan tanto la salud de Internet como su potencial para crear y difundir valor. Por ejemplo, el acceso sin restricciones y los protocolos comunes brindan conectividad global y fomentan el crecimiento de la red. A medida que se conectan más y más participantes, el valor de Internet aumenta para todos. Otro ejemplo es un único conjunto de identificadores que ofrece una direccionalidad uniforme y una vista coherente de toda la red, sin fragmentación ni fracturas.

Si bien las propiedades esenciales de Internet no pueden garantizar de forma aislada los beneficios vinculados, las propiedades en conjunto crean las condiciones necesarias para la evolución futura de manera tal que se cree y difunda el valor que aporta la conexión.

Lo que Internet necesita para prosperar: facilitadores de una Internet abierta, globalmente conectada, segura y confiable

Las propiedades esenciales describen la base que necesita Internet para existir e ilustran por qué es única de otros modelos de redes. No obstante, para ayudar a que Internet prospere, necesitamos otro conjunto de condiciones que le permitan alcanzar su máximo potencial. Este potencial puede expresarse mediante un conjunto de objetivos para Internet.

Una y otra vez, diferentes grupos en diferentes partes del mundo con diferentes puntos de vista siguen volviendo a un conjunto común de dichas aspiraciones:

  • Una Internet abierta que permite a todos participar con un mínimo de barreras, utilizarla, innovar y hacerla crecer y mantener Internet como una fuerza para el bien.
  • Una Internet globalmente conectada que es inclusiva, que permite a todos interconectarse sin restricciones geográficas y utilizar todo el potencial de la red.
  • Una Internet segura que sobrevive a los ataques, que ayuda a todos a mantener la integridad y la confidencialidad de los datos. Una Internet segura también significa que su uso no crea inseguridad, como las redes de bots que se utilizan en estafas de phishing.
  • Una Internet confiable de la que las personas puedan depender, de modo que Internet pueda ser una base para servicios en todo el mundo, desde la recreación hasta el comercio e información.

Estos cuatro objetivos se convierten en pautas para nosotros en nuestro viaje hacia una mejor Internet. Nos dicen aquello que queremos que sea Internet, ahora y en el futuro.

Estos objetivos de Internet son declaraciones de aspiración y, debido a su naturaleza amplia y abstracta, es difícil utilizarlos para analizar cómo los diversos desarrollos pueden afectar a Internet. Para ayudar en este análisis, para cada uno de los objetivos de Internet, hemos identificado una serie de características de apoyo: cosas que progresan o frenan el crecimiento de Internet y sus objetivos globales. De manera genérica, llamamos a estas características de apoyo «facilitadores»: avanzan y facilitan el objetivo al que se apunta.

Objetivo Facilitador
Abierta Acceso fácil y sin restricciones
Uso e implementación sin restricciones de tecnologías de Internet
Desarrollo, gestión y gobernanza colaborativos
Globalmente conectada Accesibilidad ilimitada
Capacidad disponible
Segura Confidencialidad de datos de información, dispositivos y aplicaciones
Integridad de la información, aplicaciones y servicios
Digno de confianza Confiabilidad, resiliencia y disponibilidad
Responsabilidad
Privacidad

Es posible que nunca lleguemos a un punto en el que podamos decir que Internet está completamente evolucionada o que hemos alcanzado nuestro objetivo. Pero podemos avanzar juntos en una dirección que haga que Internet sea más abierta, más conectada, más segura y más confiable para todas las personas. Los facilitadores de una Internet próspera nos ayudan a comprender qué se necesita proteger y mejorar.

Una evaluación del impacto a Internet

En todo el mundo, están surgiendo modelos de creación de redes que restringen la interconexión de redes y tienen como objetivo organizar Internet sistemáticamente en una red basada en permisos. Los países más autoritarios buscan exportar sus visiones a Internet, con acceso restringido, restricciones de seguridad y políticas que impiden el crecimiento. En otros lugares, han surgido inquietudes sobre la influencia de los actores empresariales importantes sobre partes relevantes de Internet, su dirección y su infraestructura.

Todos estos desarrollos amenazan la saludable evolución de Internet.

Realizar una Evaluación de Impacto a Internet es considerar sistemáticamente las implicaciones del cambio. Consideramos que este kit de herramientas puede hacer precisamente eso:

  • Al mapear el efecto de un nuevo desarrollo contra las propiedades esenciales del Modo Internet de Interconectarse, aprendemos sobre sus implicaciones para preservar un modelo de red que ha demostrado su valor único como plataforma global para las innovaciones y el progreso socioeconómico.
  • Al analizar el impacto en los facilitadores, podemos comprender las implicaciones para una Internet abierta, globalmente conectada, segura y confiable.

Esperamos que en el marco del Modo Internet de Interconectarse y los Facilitadores, encuentre expresiones útiles de «lo que hace que Internet sea Internet», así como una herramienta práctica para ayudar a apoyar su evolución saludable para todas las personas.

Sin embargo, la pandemia ha impactado de manera desigual las empresas de comercio electrónico, invirtiendo, por ejemplo, los beneficios registrados por las que ofrecen servicios de transporte privado y actúan en el sector de viajes.

Las restricciones de circulación introducidas en varios países para luchar contra la pandemia del COVID-19 han provocado un aumento del comercio electrónico, cuya parte de las ventas minoristas pasó del 16% al 19% en 2020, según estimaciones de la UNCTAD publicadas en un informe el 3 de mayo.

El informe fue presentado por la UNCTAD durante una reunión de dos días sobre cómo medir el comercio electrónico y la economía digital.

Según el informe, las ventas minoristas en línea crecieron de forma notable en varios países, de los cuales la República de Corea registró el mayor porcentaje en 2020 (25,9%) en 2020. Su parte en 2019 fue de 20,8% (Cuadro 1).

Entretanto, las ventas mundiales de comercio electrónico alcanzaron los 26,7 billones de dólares a nivel global en 2019, un aumento del 4% con respecto a 2018, según las últimas estimaciones disponibles. La cifra incluye las ventas de empresa a empresa (B2B) y de empresa a consumidor (B2C) y equivale al 30% del producto interior bruto (PIB) mundial de 2019.

«Estas estadísticas muestran la creciente importancia de las actividades en línea. También señalan la necesidad de que los países, especialmente los que están en vías de desarrollo, dispongan de esa información mientras reconstruyen sus economías tras la pandemia del COVID-19», dijo Shamika Sirimanne, directora de tecnología y logística de la UNCTAD.

 

Cuadro 1: Ventas minoristas en línea, economías seleccionadas, 2018-2020

Economia Ventas minoristas en linea

($ mil millones)

Ventas minoristas

($ mil millones)

% en linea de las ventas minoristas

 

2018 2019 2020 2018 2019 2020 2018 2019 2020
Australia 13,5 14,4 22,9 239 229 242 5,6 6,3 9,4
Canadá 13,9 16,5 28,1 467 462 452 3,0 3,6 6,2
China 1.060,4 1.233,6 1.414,3 5.755 5.957 5.681 18,4 20,7 24,9
Corea (Rep.) 76,8 84,3 104,4 423 406 403 18,2 20,8 25,9
Singapur 1,6 1,9 3,2 34 32 27 4,7 5,9 11,7
Reino Unido 84,0 89,0 130,6 565 564 560 14,9 15,8 23,3
EE. UU. 519,6 598,0 791,7 5.269 5.452 5.638 9,9 11,0 14,0
Economias en la lista 1.770 2.038 2.495 12.752 13.102 13.003 14 16 19

Fuente: UNCTAD, a partir de las oficinas nacionales de estadística.

 

Impacto desigual

Según el informe de la UNCTAD, la pandemia del COVID-19 ha dado lugar a resultados desiguales para las principales empresas de comercio electrónico B2C.

Los datos de las 13 principales empresas de comercio electrónico, 11 de las cuales son de China y Estados Unidos, muestran un notable cambio de suerte para las empresas de plataformas que ofrecen servicios turísticos y de transporte privado (Cuadro 2).

Todas registraron fuertes reducciones en el valor bruto de mercancías (VBM) y, por lo tanto, han caído en las clasificaciones del sector.

Por ejemplo, Expedia cayó del quinto lugar en 2019 al undécimo en 2020, mientras que Booking Holdings pasó del sexto al duodécimo y Airbnb, que lanzó su oferta pública inicial en 2020, del undécimo al decimotercero.

A pesar de la reducción del VBM de algunas grandes empresas, el VBM total de las 13 principales empresas de comercio electrónico B2C aumentó un 20,5% en 2020, lo que representa un crecimiento superior al de 2019 (17,9%). Hubo ganancias particularmente grandes para las empresas de Shopify (hasta el 95,6%) y Walmart (72,4%). En total, el GMV B2C de las 13 principales empresas se situó en 2,9 billones de dólares en 2020.

 

Cuadro 2: Principales empresas de comercio electrónico B2C por volumen de negocio, 2020

Clasificación por VBM Empresa Sede Industria VBM

($ mil millones)

Cambio del VBM

(%)

2020 2019 2018 2019 2020 2018-19 2019-20
1 1 Alibaba China Comercio electrónico 866 954    1.145 10,2 20,1
2 2 Amazon EE. UU. Comercio electrónico 344 417 575 21,0 38,0
3 3 JD.com China Comercio electrónico 253 302 379 19,1 25,4
4 4 Pinduoduo China Comercio electrónico 71 146 242 104,4 65,9
5 9 Shopify Canadá Medios y servicios de internet 41 61 120 48,7 95,6
6 7 eBay EE. UU. Comercio electrónico 90 86 100 -4,8 17,0
7 10 Meituan China Comercio electrónico 43 57 71 33,0 24,6
8 12 Walmart EE. UU. Venta de bienes de consumo 25 37 64 47,0 72,4
9 8 Uber EE. UU. Medios y servicios de internet 50 65 58 30,5 -10,9
10 13 Rakuten Japon Comercio electrónico 30 34 42 13,6 24,2
11 5 Expedia EE. UU. Medios y servicios de internet 100 108 37 8,2 -65,9
12 6 Booking Holdings EE. UU. Medios y servicios de internet 93 96 35 4,0 -63,3
13 11 Airbnb EE. UU. Medios y servicios de internet 29 38 24 29,3 -37,1
Empresas en la lista 2.035 2.399 2.890 17,9 20,5

Fuente: UNCTAD a partir de los informes de las empresas.
Nota: El período contable de Alibaba comienza el 1 de abril, el de Walmart el 1 de febrero. Las cifras en cursiva son estimaciones. VBM = valor bruto de la mercancía (así como el valor de las reservas).

 

Las ventas entre empresas dominan el comercio electrónico

El informe estima en 21,8 billones de dólares el valor del comercio electrónico mundial B2B en 2019, lo que representa el 82% de todo el comercio electrónico, incluyendo tanto las ventas a través de plataformas de mercado en línea como las transacciones de intercambio electrónico de datos (EDI).

Estados Unidos siguió dominando el mercado global del comercio electrónico, seguido de Japón y China (Cuadro 3).

Las ventas de comercio electrónico B2C se estimaron en 4,9 billones de dólares en 2019, un 11% más que en 2018. Los tres primeros países por ventas de comercio electrónico B2C siguieron siendo China, Estados Unidos y el Reino Unido.

El comercio electrónico B2C transfronterizo se situó en unos 440 mil millones de dólares en 2019, lo que supone un aumento del 9% respecto a 2018. El informe de la UNCTAD señala que la proporción de consumidores que realizan compras transfronterizas en línea aumentó del 20% en 2017 al 25% en 2019.

 

Cuadro 3: Ventas de comercio electrónico (los 10 principales países, 2019)

Clasificación Economia Ventas totales de comercio electrónico

($ mil millones)

% de las ventas totales del comercio electrónico en el PIB Ventas de comercio electrónico B2B 

($ mil millones)

% de las ventas de comercio electrónico B2B en el comercio electrónico total Ventas de comercio electrónico B2C

($ mil millones de)

1 EE. UU. 9.580 45  8.319 87  1.261
2 Japon 3.416 67  3.238 95      178
3 China 2.604 18  1.065 41  1.539
4 Corea (Rep.) 1.302 79  1.187 91      115
5 Reino Unido     885 31      633 72      251
6 Francia     785 29      669 85      116
7 Alemania     524 14      413 79      111
8 Italia     431 22      396 92        35
9 Australia     347 25      325 94        21
10 España     344 25      280 81        64
Las 10 economias 20.218 36 16.526 82  3.691
El mundo 26.673 30 21.803  4.870

Fuente: UNCTAD, a partir de fuentes nacionales. Nota: Las cifras en cursiva son estimaciones de la UNCTAD.

 

Resultados deficientes en materia de inclusión digital

A pesar de las grandes fortunas de las empresas de comercio electrónico, un índice publicado por la World Benchmarking Alliance en diciembre del año pasado las calificó mal en materia de inclusión digital.

El índice evaluó a 100 empresas digitales, entre ellas 14 de comercio electrónico, en función de su contribución al acceso a las tecnologías digitales, a la creación de competencias digitales, a la mejora de la confianza y al fomento de la innovación.

Las empresas de comercio electrónico obtuvieron resultados inferiores a los de las empresas de otros sectores digitales, como el hardware o los servicios de telecomunicaciones.

Por ejemplo, la empresa de comercio electrónico mejor clasificada fue eBay, que se situó en el puesto 49. En general, las empresas de comercio electrónico obtuvieron una puntuación de sólo 20 de los 100 posibles.

Según el informe de la UNCTAD, uno de los principales factores de los malos resultados será el hecho de que las empresas de comercio electrónico sean relativamente jóvenes. La mayor parte fueron fundadas en las dos últimas décadas.

«Estas empresas se han dedicado más a la satisfacción de sus accionistas que al compromiso con un grupo amplio de partes interesadas y a la elaboración de métricas sobre sus resultados medioambientales, sociales y de gobernanza», dice el informe.

No obstante, hay algunos puntos positivos. Por ejemplo, varias empresas de comercio electrónico ofrecen formación gratuita a empresarios sobre la venta en línea. En algunos casos son dirigidas específicamente a grupos vulnerables, como personas con discapacidades o minorías étnicas.

El Chequeo Digital ya se implementa en nueve países de América Latina y el Caribe. Conoce nuestra experiencia con esta herramienta que permite a las mipymes de la región no sólo diagnosticar su nivel de madurez digital sino avanzar en su camino de digitalización.

A casi un año del inicio de la pandemia y las medidas de confinamiento y distanciamiento social, vemos como resultado una digitalización forzada en las empresas. Hemos presenciado un aumento drástico del uso de la tecnología para mejorar el desempeño o alcance de las empresas en áreas relacionadas con la gestión de procesos internos, la relación con clientes y proveedores y/o la generación de nuevos modelos de negocio.

Según Satya Nadella, director ejecutivo de Microsoft, en seis meses se ha logrado la progresión digital que se esperaba alcanzar en los próximos dos a tres años. Esto se ha visto reflejado, por ejemplo, en un aumento masivo del comercio electrónico en todos los países de América Latina y el Caribe (ALC), con un 157% de crecimiento regional entre el primer y segundo semestre del 2020. Otra señal es el surgimiento acelerado de sitios web empresariales, que experimentó un crecimiento de más de ocho veces en Colombia y México, y cerca de cuatro en Brasil y Chile, entre abril del 2019 y marzo del 2020.

A pesar de estas cifras alentadoras y de un entendimiento cada vez mayor de los beneficios que traen los procesos y canales digitales, muchas empresas de la región aún siguen operando en el mundo analógico. Esto es particularmente notorio en las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), a quienes les resulta especialmente difícil y confuso dar el primer salto hacia la digitalización. En este artículo compartimos nuestra experiencia durante el último año promoviendo la implementación de una herramienta concreta para apoyar a este segmento empresarial en su transformación digital y que esto pueda traducirse en mantenerse en el mercado y mejorar su productividad.

De novato a competente digital: un ejemplo chileno

En Valparaíso, Chile, hay un almacén familiar llamado La Veguita, que viene vendiendo frutas y verduras por más de 30 años. La Veguita es un negocio conocido en el barrio, que se considera incluso un punto de referencia para los vecinos, razón por la cual siempre contaba con clientes y ventas aseguradas.

Sin embargo, en octubre de 2019 con el estallido social de Chile, y luego en marzo 2020 con la llegada de la pandemia del COVID-19, los horarios de atención se vieron restringidos y La Veguita, como tantos otros negocios de Chile y de la región, se encontró en una la situación muy complicada. Como sus ventas empezaron a disminuir, la dueña de La Veguita decidió hacer un curso de marketing digital en Sercotec, una cooperación estatal dedicada a apoyar a las mipymes de Chile y a realizar acciones para fomentar la venta online.

En su búsqueda de cursos y herramientas, descubrió el Chequeo Digital, una herramienta de autodiagnóstico desarrollada por el BID y la Fundación País Digital, quepermite a las mipymes medir el nivel inicial de digitalización de su negocio, e identificar sus fortalezas y debilidades. Mas allá de eso, con base en los resultados del chequeo, la herramienta también recomienda acciones y rutas a tomar para que las empresas puedan avanzar en su camino de digitalización.

La primera vez que la dueña de La Veguita realizó el Chequeo Digital en febrero de 2020, su nivel de madurez digital era “novato”. Seis meses después, en agosto de 2020, su nivel de digitalización avanzó a “competente”. Desde fines de 2019 a la fecha, la dueña de La Veguita ha participado de distintas capacitaciones, lo cual le ha permitido avanzar en el proceso de digitalización de su almacén, y así adaptarse a las nuevas realidades y retos introducidos por la pandemia. Hoy en día, La Veguita, con la ayuda de las redes sociales, está entregando comida a domicilio: crearon una guía de despacho y un catálogo con los productos que venden. Además, ampliaron su cartera de clientes; mientras que antes sólo atendían a clientes del barrio, ahora llegan a barrios vecinos.

Chequeo Digital: una herramienta esencial en el camino de la digitalización

El Chequeo Digital es una herramienta sencilla y gratuita que permite a las mipymes de la región realizar su autodiagnóstico digital en menos de 25 minutos y obtener resultados inmediatos de su nivel de madurez.  Saber de dónde parten es clave para poder encarar procesos de transformación digital adaptados específicamente a las necesidades de las empresas. La herramienta permite obtener recomendaciones personalizadas a implementar en el corto y mediano plazo para arrancar o acelerar la transformación digital y la mejora de habilidades digitales de las mipymes, facilitando además su articulación con la oferta de recursos disponibles localmente. Adicionalmente, las empresas pueden realizar su chequeo cada tres meses para ir monitoreando sus avances, por lo que la herramienta no solo les sirve como guía para iniciar su camino hacia la digitalización, sino que las acompaña durante su travesía.

Para el desarrollo de la herramienta, se revisaron más de 50 modelos de madurez digital desarrollados por instituciones públicas y privadas de Europa, Asia y América, junto con un análisis de más de 15 plataformas internacionales desde la perspectiva de la experiencia del usuario, rescatando las mejores prácticas en cuanto a diseño y usabilidad. Adicionalmente, se realizaron entrevistas a mipymes de diversas industrias y ubicaciones geográficas, así como a una serie de paneles con expertos, logrando recopilar visiones y recomendaciones de diversas instituciones públicas y privadas que en el día a día interactúan y apoyan el desarrollo digital de las empresas de menor tamaño.

El Chequeo Digital beneficia no solo a las mipymes sino también a las instituciones que prestan servicios de apoyo a su digitalización. En primer lugar, puede actuar como una ventanilla única que consolide y ponga a disposición los recursos de apoyo existentes en un solo lugar, pues por lo general esos recursos suelen estar atomizados y son difíciles de identificar y priorizar para las empresas. Igualmente, permite tener un mejor entendimiento de las principales brechas digitales que enfrentan las empresas al generar datos valiosos que ayuden a diseñar y enfocar mejor los programas de apoyo a la transformación digital.

En los últimos meses, el BID ha acompañado la implementación del Chequeo Digital en nueve países de América Latina y el Caribe, así como el desarrollo de programas integrales de transformación digital de mipymes en Argentina, El Salvador, Perú y Uruguay. En la nueva realidad que trajo consigo la pandemia, la digitalización ya no es una opción y el BID seguirá trabajando con los países para que ninguna mipyme se quede atrás.

______________________________________________________________________________

Aprendizajes de Chile

A más de un año de la implementación del Chequeo Digital, el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo de Chile ha podido observar un gran interés por parte de las empresas de menor tamaño en conocer su nivel de madurez digital y, por ende, por incorporar tecnologías digitales en sus negocios. Este interés aumentó a raíz de la pandemia, principalmente motivado por la necesidad de las mipymes de buscar nuevos canales de venta y nuevas formas de llegar a sus clientes, encontrando en la tecnología un gran aliado.

“Hemos visto que la pandemia ha sido un catalizador de la transformación digital, lo que ha generado un intensivo uso de la plataforma entre mayo y agosto, meses en los que enfrentamos el confinamiento más estricto. Esto es reflejo de una realidad que nos trajo la pandemia, donde las mipymes han tomado conciencia de los beneficios de la digitalización. Al conocer su nivel de madurez digital, estas empresas pueden conocer sus falencias y fortalezas, y definir qué herramientas necesitan para seguir creciendo. Esperamos que cada vez más mipymes vayan incorporándose al uso de herramientas digitales y aprovechando la utilidad que atrae para sus operaciones”, indica el subsecretario de Economía y Empresas de Menor Tamaño, Julio Pertuzé.

Respecto a las características de las mipymes que se han realizado el Chequeo Digital, más del 95% corresponden a micro y pequeñas empresas. De acuerdo con los resultados de su autodiagnóstico digital, el 57% tienen niveles de conocimientos técnicos de digitalización muy incipientes, resultado que contrasta con la actitud frente a la importancia de las tecnologías digitales, donde un 77% tiene clara la importancia de la digitalización.

A partir de estos resultados y confirmando la tesis de que el interés de las mipymes por digitalizarse existe, la intención del Ministerio de Economía es que esta herramienta además de servir de evaluación y guía sea una puerta de entrada a la oferta disponible para que las mipymes se digitalicen. En un futuro próximo se busca conectar a la empresa chequeada, de acuerdo con sus resultados, con una oferta específica de capacitaciones e iniciativas para avanzar en su camino de la digitalización.

______________________________________________________________________________

Este artículo fue preparado con la contribución del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo de Chile.